Los viernes chiste: Relato de un deseo

Relato de un deseo

Amit era un alto funcionario de la corte del Rey Akbar, el primer emperador mogol, en el siglo XVI .
Hacía mucho tiempo estaba obsesionado con el deseo incontrolable de gozar de los voluptuosos pechos de la reina Jodhaa hasta hartarse.
Por supuesto, nunca había podido hacerlo.
Un día reveló su deseo a Birbal, principal consejero y Contable de la Corona, y le pidió que hiciese algo para ayudarlo.
Birbal, después de mucho pensar, acordó, con la condición de que Amit le pagara mil monedas de oro. Amit aceptó el acuerdo.
Al día siguiente Birbal preparó un líquido que causaba picazón y lo derramó en el sostén de la reina Jodhaa mientras ésta tomaba un baño;
Pronto el escozor comenzó y fue aumentando en intensidad, dejando al rey preocupado y a la reina muy molesta.
Se hicieron consultas a los médicos, y ante la falta de respuesta de éstos Birbal dijo que a su entender sólo una saliva especial, aplicada por cuatro horas, curaría el mal. Birbal también dijo que esa saliva tan especial podría ser encontrada en la boca de Amit.
El Rey Akbar se puso muy feliz y llamó a Amit, quien durante las cuatro horas siguientes se cansó de gozar a voluntad los suculentos y deliciosos pechos de la reina Jodhaa, haciendo todo lo que siempre había deseado.
Con su deseo ya plenamente realizado y su libido satisfecha, Amit se negó a pagarle a Birbal lo que habían convenido; además se burló de él y se le rió en la cara.
Sabía que, naturalmente, Birbal nunca podría contar el hecho al rey. Pero Amit había subestimado al Contable de la Corona, hombre de muchos recursos como todos los de su profesión.
Al día siguiente Birbal colocó el mismo líquido en los calzoncillos del rey Akbar.
Moraleja: Nunca dejes de pagarle a tu Contable.

Retrato del emperador mogol Akbar en una oración de Dua.

El emperador mogol Akbar salió un día al bosque a cazar Cuando llegó la hora de la oración de la
tarde, desmontó de su caballo, tendió su estera en el suelo y se arrodilló para orar, tal como hacen en
todas partes los devotos musulmanes.
Pero, en aquel preciso momento, una campesina, inquieta por la desaparición de su marido, que
había salido de casa aquella mañana y no había regresado, pasó por allí como una exhalación, sin reparar en la presencia del arrodillado emperador, y tropezó con él, rodando por el suelo; pero se levantó y, sin pedir ningún tipo de disculpas, siguió corriendo hacia el interior del bosque.

Akbar se sintió irritado por aquella interrupción, pero, como era un buen musulmán, observó la
regla de no hablar con nadie durante el “namaaz”.

Más tarde, justamente cuando él acababa su oración, volvió a pasar por allí la mujer, esta vez alegre
y acompañada de su marido, al que había conseguido encontrar. Al ver al emperador y a su séquito, ella
se sorprendió y se llenó de miedo. Entonces Akbar dio rienda suelta a su enojo contra ella y le gritó:
“¡Explícame ahora mismo tu irrespetuoso comportamiento si no quieres que te castigue!” .
Entonces la mujer perdió de pronto el miedo, miró fijamente a los ojos al emperador y le dijo:
“Majestad, iba tan absorta pensando en mi marido que no os vi, ni siquiera cuando, como decís, tropecé
con vos. Ahora bien, dado que vos estabais en pleno «namaaz», habíais de estar absorto en Alguien
infinitamente más valioso que mi marido. ¿Cómo es que reparasteis en mí?”
El emperador, avergonzado, no supo qué decir. Más tarde confiaría a sus amigos que una simple
campesina, no un experto ni un “mullah”, le había enseñado lo que significa la oración.

Anthony de Mello en «La oración de la rana»

Esta entrada fue publicada en Cuentos, Historia, Inteligencia emocional, Los viernes chiste, Motivación, Reflexiones, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s