Los panes negros

Pan-negro

Los panes negros

xeeds2n aquel tiempo, Nicolás Nerli era banquero en la noble ciudad de Florencia. A la hora de tercia se encontraba ya sentado ante su pupitre, y a la hora de nona aún estaba allí sentado, haciendo cuentas todo el día en sus tablillas. Nicolás Nerli prestaba dinero al Emperador y al Papa. Y si no le prestaba dinero al diablo era porque temía hacer malos negocios con el que nombramos el Maligno y que no carece de artimañas.

Era audaz y desconfiado. Había adquirido grandes riquezas y despojado a mucha gente. Por ello era respetado en la ciudad de Florencia. Vivía en un palacio en el que la luz que Dios creó no entraba sino por estrechas ventanas; eso era por prudencia, pues la mansión de un rico debe ser como una ciudadela y los que poseen grandes bienes hacen bien en defender por la fuerza lo que han adquirido por la astucia.

El palacio de Nicolás Nerli se encontraba pues provisto de rejas y cadenas. En su interior, los muros estaban decorados con pinturas de expertos maestros que habían representado en ellas las Virtudes como mujeres, los patriarcas, los profetas y los reyes de Israel. Los tapices expuestos en las habitaciones ofrecían a la vista las historias de Alejandro y de Tristán tal como las cuentan en los libros. Nicolás Nerli hacía brillar su riqueza en toda la ciudad por medio de fundaciones piadosas.

Había mandado construir un hospital en la zona de extramuros cuyo friso, esculpido y pintado, representaba las acciones más honorables de su vida; en reconocimiento por las sumas de dinero que había donado para acabar Santa María la Nueva, su retrato se hallaba expuesto en el coro de esta iglesia. Se le veía en él arrodillado, con las manos juntas, a los pies de la Santísima Virgen. Se le reconocía por su gorro de lana roja, su abrigo forrado, su rostro rollizo y sus ojillos despiertos. Su buena esposa, Mona Bismantova, con expresión honesta y triste, que se podría pensar que jamás nadie hubiera obtenido de ella algún placer, se hallaba al otro lado de la Virgen, en humilde actitud orante. Aquel hombre era uno de los primeros ciudadanos de la República; como no había hablado jamás mal de las leyes y no se preocupaba en absoluto de los pobres ni de aquellos a los que los poderosos del momento condenan a pagar multas o al exilio, no había disminuido nada, en la opinión de los magistrados, la estima que había adquirido a sus ojos por su gran riqueza.

Una noche de invierno, al regresar a su palacio algo más tarde de lo habitual, fue rodeado ante el umbral de su puerta por un grupo de mendigos medio desnudos que le tendían la mano. Los apartó con duras palabras. Pero el hambre hace a los hombres ariscos y osados como los lobos: formaron un círculo a su alrededor y le pidieron pan con voz quejumbrosa y ronca. Estaba inclinándose ya para recoger piedras y lanzárselas, cuando vio llegar a uno de sus criados que llevaba sobre la cabeza una cesta de panes de centeno, destinados a los empleados de las cuadras, de la cocina y de los jardines.

Hizo una señal al de los panes para que se acercara, y, sacándolos de la cesta con ambas manos, les arrojó los panes a los menesterosos. Luego, entró en su casa, se acostó y se quedó dormido. Mientras dormía, sufrió un ataque de apoplejía y murió tan de repente que creía que se encontraba aún en su lecho cuando vio, en un rincón oscuro, a San Miguel iluminado por el resplandor que irradiaba de su propio cuerpo. El arcángel, con la balanza en la mano, estaba cargando los platillos. Al reconocer en el platillo que pesaban más las joyas de las viudas que guardaba como fianza, la multitud de recortes de escudos indebidamente retenidos y algunas piezas de oro muy bellas, que sólo él poseía y que había adquirido por usura o por fraude, Nicolás Nerli reconoció que era su vida, ya finalizada, lo que san Miguel estaba pesando en su presencia. Miró atento y preocupado.

-Señor San Miguel -le dijo-, si ponéis en un platillo todas las ganancias que he obtenido en mi vida, colocad en el otro, os lo ruego, las hermosas fundaciones con las que he puesto de manifiesto mi piedad. No olvidéis la cúpula de Santa María la Nueva a la que contribuí financiando la tercera parte, ni el hospital de extramuros, que he construido por completo con mi dinero.

-No temáis, Nicolás Nerli -respondió el arcángel-. No me olvidaré de nada.

Y con sus manos gloriosas colocó en el otro platillo la cúpula de Santa María la Nueva y el hospital con el friso esculpido y pintado. Pero el platillo no se movió. El banquero sintió gran inquietud.

-Señor san Miguel -dijo de nuevo-, buscad bien. No habéis colocado en ese platillo de la balanza ni mi hermosa pila del agua bendita de San Juan, ni el púlpito de San Andrés, en donde está representado el bautismo del Nuestro Señor a tamaño natural. Es una obra que me costó muy cara.

El arcángel colocó el púlpito y la pila encima del hospital en el platillo, que tampoco se movió. Nicolás Nerli empezó a notar que su frente se inundaba de un sudor frío.

-Señor arcángel -preguntó-, ¿estáis seguro de que vuestra balanza funciona correctamente?

San Miguel respondió sonriendo que, al no ser la balanza como las que usan los lombardos de París ni como las que usan los cambistas de Venecia, aquélla no carecía en absoluto de exactitud.

-¡Cómo! -suspiró Nicolás Nerli, completamente lívido-, ¿la cúpula, el púlpito, la pila, el hospital con todas sus camas, no pesan, pues, más que una brizna de paja o que el plumón de un pájaro?

-Ya lo estáis viendo, Nicolás -dijo el arcángel-, y, hasta el momento, el peso de vuestras iniquidades es muy superior al peso ligero de vuestras buenas acciones.

-Voy a ir al infierno, pues -dijo el florentino. Y sus dientes castañeteaban de espanto.

-¡Tened paciencia, Nicolás Nerli -prosiguió el pesador celeste-, paciencia! No hemos terminado aún. Nos queda esto.

Y el bienaventurado Miguel tomó los panes de centeno que el rico les había lanzado a los pobres la víspera. Los colocó en el platillo de las buenas obras, que descendió de repente, mientras que el otro subía, quedando ambos platillos al mismo nivel. El fiel de la balanza no se inclinaba ni a la derecha ni a la izquierda y la aguja indicaba la igualdad perfecta de los dos pesos. El banquero no podía creer lo que veían sus ojos. El glorioso arcángel le dijo:

-Como estás viendo, Nicolás Nerli, no eres apto ni para el cielo ni para el infierno. ¡Anda, regresa a Florencia! Multiplica en tu ciudad esos panes que diste con tus manos, de noche, sin que nadie te viera, y serás salvo. Pues no basta con que el cielo se abra para el ladrón que se arrepiente y para la prostituta que llora. La misericordia de Dios es infinita: es capaz de salvar incluso a un rico. Sé tú ese rico. Multiplica los panes cuyo peso puedes ver en mi balanza. ¡Anda!

Nicolás Nerli se despertó en su lecho. Decidió seguir el consejo del arcángel y multiplicar el pan de los pobres para lograr entrar en el reino de los cielos.

Durante los tres años que pasó sobre la tierra después de su primera muerte, fue caritativo con los menesterosos y muy generoso en limosnas.

 Anatole France  (1895)

Publicado en Cuentos, Relatos | 8 comentarios

Amarme

¿Si yo no soy para mí, quién será para mí?

¿Si sólo soy para mí, quién soy yo?

¿Y si no ahora, cuándo?

Rabí Hillel

Niño geopolítico mirando el nacimiento del hombre nuevo,obra de Salvador Dalí

Niño geopolítico mirando el nacimiento del hombre nuevo,obra de Salvador Dalí

Amarme

Independientemente de nuestro género sexual, todos poseemos un aspecto femenino y un aspecto masculino internos y la relación entre éstos – la pareja interior – tiende a reproducirse en nuestros vínculos.

Solemos relacionarnos con los aspectos exteriores de la vida a través de su correspondencia con nuestros patrones internos. Así, cuando nos atrae otra persona, la misma está espejando aspectos tanto conscientes como inconscientes de nuestro propio ser.

Habitualmente esperamos que el otro/a nos proporcione aquello de lo que carecemos, o creemos carecer. Muchos de los conflictos que atravesamos en la vida tienen una trastienda de baja autoestima. En las dificultades dentro del ámbito de la pareja, en el plano laboral, en las relaciones con familiares y amigos existen siempre zonas profundas en las que no confiamos. Algunas tienen que ver con creencias de base, que desmoronan la fe en nosotros mismos de manera visible y obvia; otras son creencias que subyacen bajo capas de un aparente “todo está bien”.

Construir la propia autoestima es plantar las semillas para amarse a sí mismo, la base para cualquier relación amorosa con otra persona.

Al mencionar la idea de amarse más y mejor a sí mismo podríamos temer caer en un amor narcisista que, más que acercarnos, nos aparte del resto de la humanidad. Esta propuesta no implica quedarnos, como Narciso, prendidos al propio reflejo en el estanque, embelesados con nuestra imagen. Se trata más bien de reconocer y revalorizar todo lo que tenemos de positivo. Cuando nos conectamos con nuestras partes más luminosas y amorosas absorberemos la energía necesaria para ingresar también en los rincones más oscuros, construyendo así una percepción más plena de quién somos verdaderamente.

La forma en que nos describimos colorea todas nuestras experiencias. ¿Quién sabe desde cuándo o desde quién comenzamos a definirnos de determinada manera? Lo cierto es que todas nuestras ideas y pensamientos producen resultados, y nuestros diálogos internos son la base sobre la cual construimos nuestra experiencia de la realidad. Todo cuanto consideremos real o verdadero se convierte, eventualmente, en una realidad para nosotros.

Es clásico el ejemplo de quien cree que es rechazado por otros. Sin proponérselo, su actitud y su expresión hacen que efectivamente lo rechacen. Si tengo la idea de que no soy lo suficientemente valiosa como mujer y que debido a ello mi pareja me abandonará, comenzaré a aferrarme, a exigir, a reprochar y controlar, y estas reacciones lo inducirán eventualmente a distanciarse y/o a abandonarme, confirmando así mi creencia.

Estas son las famosas profecías auto-cumplidas, en las que terminamos creando lo temido, atrayendo hacia nosotros precisamente aquello que tratábamos de evitar.

A todos nos hubiera gustado escuchar frases amorosas de nuestros padres, y nos gustaría que nuestra pareja y amigos nos dijesen cuánto valemos. Sin embargo, nos cuesta decírnoslo a nosotros mismos.

Tendemos a esperar que sean los demás quienes retruquen nuestra percepción negativa con halagos, felicitaciones y miradas de aprobación. Sin duda es agradable recibir alabanzas, pero esa dosis de autoestima foránea no es duradera ni suficiente.

Lamentablemente, vivimos con la sensación de que el amor está fuera de nosotros, que es algo que nos dan o nos quitan, un regalo, un premio, algo que merecemos o dejamos de merecer en función de que cumplamos con determinados requisitos (ser jóvenes, delgados, atractivos, inteligentes, exitosos, carismáticos, etc.)

Desde pequeños recibimos una serie de mensajes sobre el amor que nos condicionaron, haya sido esto debido a actos, frases escuchadas o sensaciones corporales basadas en acontecimientos vividos, y/o en la interpretación personal que realizamos en función de éstos.

Hoy, ya adultos, necesitamos redefinir nuestra noción del amor.

Para ello, puede ser útil formularnos y responder a las siguientes preguntas:

¿Cuánto soy capaz de amarme a mí mismo?

¿Cuánto me disgusto, critico, condeno, amonesto?

¿Cuánto soy capaz de cuidarme y darme lo que necesito?

¿Cuánto placer me permito tener en mi vida cotidiana?

¿De qué formas me descuido y me abandono?

¿Cuán desarrollada está mi capacidad para dar y recibir? ¿Cuál me resulta más fácil, y por qué? (Frecuentemente preferimos dar a recibir ya que esto último implica mayor vulnerabilidad).

¿Cuán desarrollada está mi capacidad para mostrarme auténticamente? ¿Cuándo me expreso como realmente soy y cuándo muestro una de mis máscaras?

¿Cuál es la creencia personal que más necesito modificar para poder aceptarme y amarme sin condiciones ni exigencias inalcanzables?

Cuando logro darme cuenta de que soy mi propia fuente de amor, todo cambia de dirección – yo soy responsable de transformarme y darme aquello que espero del afuera.

El amor no existe afuera de nosotros – debemos buscarlo en su morada íntima que es nuestro propio corazón.

¿Quién si no yo puede aceptarme y amarme con todas mis características? ¿Quién si no yo conoce la historia de mi niño interno, no para lamentarme sino para sanar mis propias heridas? ¿Quién si no yo tiene en su poder el pasaje de ida y vuelta hacia lo profundo de mi corazón?

Trabajar para construir la propia autoestima es un acto de amor – amor hacia uno mismo que se traduce luego en una mayor capacidad de amar realmente a los demás.

Alicia Schmoller

 

Publicado en Motivación, Reflexiones | 6 comentarios

Los viernes chiste: Casting en TVR

Casting en TVR

En un casting para un programa reality show de la televisión autonómica riojana, se pide a los participantes que den el nombre, los apellidos, oficio y una característica que les haga especiales y merecedores de ser admitidos en el programa.

Llega el primero:

-Nombre.- «Joaquín Sáenz, ex legionario, se salir airoso y sobrevivir en las circunstancias más extremas, con la particularidad de que las mujeres se vuelven locas ante la fragancia de mi sudor».

Llega el siguiente:

-Nombre.- «Manuel Matute: Vividor profesional, vivo como un jeque, no he trabajado en mi vida y mi especialidad es un sablazo aquí, un sablazo allá y mi aire canalla hace que las mujeres pierdan la decencia conmigo». 

Llega el siguiente:

-Nombre.- «José Unamuno: Albañil de oficio y Stripper para sacarme unos ingresos extras y aprovechar así mi tirón con las mujeres, pues tengo una polla de 28 cm. 

La chica que estaba apuntando le mira con los ojos desorbitados y le
pregunta: «Una qué?» 

«¡¡¡¡Unamuno, joder, como el escritor!!!!»

ORACIÓN LAKOTA

Wakan Tanka, Gran Misterio,

enséñame a confiar

en mi corazón,

en mi mente,

en mi intuición,

en mi sabiduría interna,

en los sentidos de mi cuerpo,

en las bendiciones de mi espíritu.

Enséñame a confiar en estas cosas,

para que pueda entrar en mi Espacio Sagrado

y amar más allá de mi miedo,

y así Caminar en Equilibrio

Publicado en La Rioja, Los viernes chiste, Oraciones, Relatos | Etiquetado , , | 1 Comentario

Como hermana y hermano…

Te engañas, no has vivido… No basta que tus ojos
se abran como dos fuentes de piedad, que tus manos
se posen sobre todos los dolores humanos
ni que tus plantas crucen por todos los abrojos.

Te engañas, no has vivido mientras tu paso incierto
surque las lobregueces de tu interior a tientas;
mientras en un impulso de sembrador no sientas
fecundado tu espíritu, florecido tu huerto.

Hay que labrar tu campo, divinizar la vida,
tener con mano firme la lámpara encendida
sobre la eterna sombra, sobre el eterno abismo…

Y callar… mas tan hondo, con tan profunda calma,
que absorto en la infinita soledad de ti mismo,
no escuches sino el vasto silencio de tu alma.

Enrique González Martínez

Como hermana y hermano…

Como hermana y hermano
vamos los dos cogidos de la mano…

En la quietud de la pradera hay una
blanca y radiosa claridad de luna,
y el paisaje nocturno es tan risueño
que con ser realidad parece sueño.
De pronto, en un recodo del camino,
oímos un cantar… parece el trino
de un ave nunca oída
un canto de otro mundo y de otra vida…
¿Oyes? -me dices- y a mi rostro juntas
tus pupilas preñadas de preguntas.
la dulce calma de la noche es tanta
que se escuchan latir los corazones.
Yo te digo: no temas, hay canciones
que no sabremos nunca quién las canta.

Como hermana y hermano
vamos los dos cogidos de la mano…

Besado por el soplo de la brisa,
el estanque cercano se divisa…
Bañándose en las ondas hay un astro;
un cisne alarga el cuello lentamente
como blanca serpiente
que saliera de un huevo de alabastro…
Mientras miras el agua silenciosa,
como un vuelo fugaz de mariposa
sientes sobre la nuca el cosquilleo,
la pasajera onda de un deseo,
el espasmo sutil, el calor-frío,
de un beso ardiente, cual si fuera mío…
Alzas a mí tu rostro amedrentado
y trémula murmuras: ¿me has besado?…
Tu breve mano oprime
mi mano; y yo a tu oído: ¿sabes?, esos
besos nunca sabrás quién los imprime…
Acaso, ni siquiera si son besos…

Como hermana y hermano
vamos los dos cogidos de la mano…

En un desfalleciente desvarío,
tu rostro apoyas en el pecho mío,
y sientes resbalar sobre tu frente
una lágrima ardiente…
Me clavas tus pupilas soñadoras
y tiernamente me preguntas: ¿lloras?
Secos están mis ojos… Hasta el fondo
puedes mirar en ellos… Pero advierte
que hay lágrimas nocturnas – te respondo-
que no sabremos nunca quién las vierte.

Como hermana y hermano
vamos los dos cogidos de la mano…

Enrique González Martínez

Publicado en Citas, Motivación, Inteligencia emocional, Poesías, Reflexiones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Levántate y anda

Busca adentro y desaparecerán las nubes de la periferia. Quédate quieto y en silencio para escuchar al sabio que llevas dentro, el que tiene siglos, no años como tu cuerpo. Por eso está mas allá de tus caprichosas medidas, de los prejuicios que provoca el miedo y que es hijo de tu ignorancia. El sabio que está mas allá de los efectos que crees buenos o malos, ricos o pobres, oscuridad o luz porque está en lo esencial, es decir, en la mismísima causa; está en lo invisible de donde surge todo. Y cuando escuches al sabio que llevas dentro, sentirás a la lluvia buena y saludable, el frío… 

Estarás tan atento a la causa que todos los efectos serán luminosos. Ese estado de claridad impregnará todos los rincones, lo compartirás todo y a todos llegarás con gracia y entonces la riqueza se multiplicará a cada paso. Facundo Cabral

Tómalos y Río Iregua, desde cueva Lóbrega, Torrecilla en Cameros, foto J.L.Soba

Levántate y anda

Levántate y anda, deja la cama donde te duermes con la multitud y sal a caminar por ti mismo, es decir, por lo único verdadero, es decir, por la vida, entonces despierto bendecirás a todos con tu alegría.

Deja la parasitaria tribuna y entra a la cancha a jugar tu partido, deja de complicarte y complicar. Detente y comprobarás que el sentido de la vida está en ella misma.

Puedes llamar a cada cosa como quieras, pero todas las cosas, principalmente las que ni vemos, ni siquiera sospechamos, conforman este luminoso misterio que llamamos vida.

Muchas son las cosas pero una la realidad, ¡ábrete!, ¡anímate!, aprende de todo pero ante todo de ti mismo, concéntrate en esto y te iluminarás y esa serena alegría te llevará de estadio en estadio, siempre en ascenso espiritual, intelectual y material, cantando, bailando y amando.

La alegría te hace sabio no las preguntas. ¿Desde cuándo la obra tiene derecho de preguntarle al creador? 

Sólo hace falta que te des cuenta de que eres parte del universo, entonces serás para ti y para los demás una constante inspiración. Libre de todo lo que vivas, entonces tu vivir será un arte y en lo más profundo de ti esta la raíz de tanta belleza, sólo a partir de ti cada acto puede ser una totalidad, por eso no pidas más, vive más, ese es el secreto de la riqueza, por eso no debes seguir a nadie como un huérfano, sino seguirte como un hombre, entonces comprenderás que para vivir mejor hay que ser mejor.

Vacíate constantemente, atento al momento, entonces las novedades serán constantes, es decir, te enriquecerás constantemente, entonces, tu espíritu volará. Vacíate de pasado y te llenarás de presente, siempre rico cuando lo vives sin pre-conceptos. 

En el pasado te encierras con lo muerto, es una muralla que te separa de lo vivo. Vacíate de pasado y volverás a ser un niño, es decir, un ser abierto a todo, receptivo, y por lo tanto en un constante juego, y el  niño está liviano porque está libre de recuerdos  y experiencias, porque no sabe nada, por eso goza todo, por eso todo lo excita, lo asombra, como el viejo no puede moverse porque sabe demasiado, porque recuerda demasiado, porque sus experiencias lo encadenan a pre-conceptos que lo privan de las novedades, entonces no hay presente, por lo tanto no hay vida, porque la vida está en el ahora mismo.

Las viejas voces de tu interior no te dejan oír las voces nuevas que te llegan del exterior en el presente, que es todo lo que hay. Sólo cuando hay silencio interior se pueden oír las voces del exterior. Sólo en la quietud se puede sentir al eterno movimiento que nos rodea. Sólo en la quietud comprobarás que la hierba, es decir, la vida, crece constantemente y tú eres parte de esa evolución aunque no hagas nada, y sólo tienes que entregarte para tener conciencia de este hacer sin hacedor, entonces te refrescará la espontaneidad.

El ego es el pasado, por eso es viejo y hace que todo te sea pesado. El ego es la memoria de lo que ya no es, por eso te priva de la espontaneidad, es decir, de la audacia, es decir, de un niño. El ego te hace sentir la ilusión suicida de que eres algo aparte, es decir, te ciega, te empobrece, te enfría, y en ese estado sufres a la soledad en lugar de gozarla, y en cuanto más sepas estarás más paralizado, no vivirás, sólo responderás desde tu conocimiento, es decir, mecánicamente y responderás sólo al que tienes enfrente, no a la vida, y sólo por la razón, no por la claridad.

Levántate y anda, deja la cama donde te duermes con la multitud y sal a caminar por ti mismo, es decir, por lo único verdadero, es decir, por la vida, entonces despierto bendecirás a todos con tu alegría.

Deja la parasitaria tribuna y entra a la cancha a jugar tu partido, deja de complicarte y complicar. Detente y comprobarás que el sentido de la vida está en ella misma.

Puedes llamar a cada cosa como quieras, pero todas las cosas, principalmente las que ni vemos, ni siquiera sospechamos, conforman este luminoso misterio que llamamos vida.

Facundo Cabral

Publicado en Citas, Motivación, Inteligencia emocional, Reflexiones, Relatos | Etiquetado , , , , , | 6 comentarios

Invocación al laurel

Por las ramas del laurel
vi dos palomas oscuras.
La una era el sol,
la otra la luna.
«Vecinita», les dije,
«¿dónde está mi sepultura?»
«En mi cola», dijo el sol.
«En mi garganta», dijo la luna.
Y yo que estaba caminando
con la tierra por la cintura
vi dos águilas de nieve
y una muchacha desnuda.
La una era la otra
y la muchacha era ninguna.
«Aguilitas», les dije,
«¿dónde está mi sepultura?»
«En mi cola», dijo el sol.
«En mi garganta», dijo la luna.
Por las ramas del laurel
vi dos palomas desnudas.
La una era la otra
y las dos eran ninguna.

Federico García Lorca

Invocación al laurel

A Pepe Cienfuegos



Por el horizonte confuso y doliente
venía la noche preñada de estrellas.
Yo, como el barbudo mago de los cuentos,
sabía el lenguaje de flores y piedras.

Aprendí secretos de melancolía,
dichos por cipreses, ortigas y yedras;
supe del ensueño por boca del nardo,
canté con los lirios canciones serenas.

En el bosque antiguo, lleno de negrura,
todos me mostraban sus almas cual eran:
el pinar, borracho de aroma y sonido;
los olivos viejos, cargados de ciencia;
los álamos muertos, nidales de hormigas;
el musgo, nevado de blancas violetas.

Todo hablaba dulce a mi corazón
temblando en los hilos de sonora seda
con que el agua envuelve las cosas paradas
como telaraña de armonía eterna.

Las rosas estaban soñando en la lira,
tejen las encinas oros de leyendas,
y entre la tristeza viril de los robles
dicen los enebros temores de aldea.

Yo comprendo toda la pasión del bosque:
ritmo de la hoja, ritmo de la estrella.
Mas decidme, ¡oh cedros!, si mi corazón
dormirá en los brazos de la luz perfecta.

Conozco la lira que presientes, rosa:
formé su cordaje con mi vida muerta.
¡Dime en qué remanso podré abandonarla
como se abandonan las pasiones viejas!

¡Conozco el misterio que cantas, ciprés;
soy hermano tuyo en noche y en pena;
tenemos la entraña cuajada de nidos,
tú de ruiseñores y yo de tristezas!

¡Conozco tu encanto sin fin, padre olivo,
al darnos la sangre que extraes de la Tierra,
como tú, yo extraigo con mi sentimiento
el óleo bendito
que tiene la idea!

Todos me abrumáis con vuestras canciones;
yo sólo os pregunto por la mía incierta;
ninguno queréis sofocar las ansias
de este fuego casto
que el pecho me quema.

¡Oh laurel divino, de alma inaccesible,
siempre silencioso,
lleno de nobleza!
¡Vierte en mis oídos tu historia divina,
tu sabiduría profunda y sincera!

¡Árbol que produces frutos de silencio,
maestro de besos y mago de orquestas,
formado del cuerpo rosado de Dafne
con savia potente de Apolo en tus venas!

¡Oh gran sacerdote del saber antiguo!
¡Oh mudo solemne cerrado a las quejas!
Todos tus hermanos del bosque me hablan;
¡sólo tú, severo, mi canción desprecias!

Acaso, ¡oh maestro del ritmo!, medites
lo inútil del triste llorar del poeta.
Acaso tus hojas, manchadas de luna,
pierdan la ilusión de la primavera.

La dulzura tenue del anochecer,
cual negro rocío, tapizó la senda,
teniendo de inmenso dosel a la noche,
que venía grave, preñada de estrellas.

Federico García Lorca (Libro de Poemas, 1921)

Publicado en Citas, Motivación, Inteligencia emocional, Madre Tierra, Poesías, Reflexiones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El pueblo tiene el poder

«People Have the Power» (El pueblo tiene el poder) es una canción de la cantante y poeta norteamericana Patti Smith, compuesta por ella y por su marido Fred «Sonic» Smith , y perteneciente a su  álbum Dream of Life, publicado en 1988. Espero que esta reivindicativa canción, cuyo video me parece de una calidad y belleza exquisita, y que con el tiempo se ha convertido en todo un himno y en una de sus canciones más representativas, sea de vuestro agrado. J.L.Soba

«Estoy aquí ahora mismo y quiero que sea mi Edad de Oro … si cada generación se diera cuenta de que el momento de la grandeza es ahora cuando están vivos… el momento de florecer es ahora. .» Patti Smith

El pueblo tiene el poder
(People Have The Power)

Estaba soñando en mi sueño
sobre un punto de vista brillante y justo
y mi dormir se interrumpió
pero mi sueño persistió cercano
en forma de valles brillantes
donde se reconocía el aire puro
y mis sentidos se abrieron de nuevo
me desperté al grito
de que el pueblo tiene el poder
para redimir el trabajo de los idiotas
sobre los mansos llueven las gracias
se ha decretado que el pueblo gobierne

El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder

los puntos de vista vengativos se volvieron sospechosos
y también agacharse como para escuchar
y los ejércitos dejaron de avanzar
porque el pueblo tenía su oído
y los pastores y los soldados
yacen bajo las estrellas
intercambiando visiones
y dejando que las armas
se echen a perder en el polvo
en forma de valles brillantes
donde se reconocía el aire puro
y mis sentidos se abrieron de nuevo
me desperté al grito

El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder

Donde había desiertos
yo ví fuentes
como crema las aguas se elevaron
y nosotros paseamos allá juntos
sin nadie que se riera o criticara
y el leopardo
y el cordero
yaciendo juntos realmente unidos
estaba esperando en mi esperanza
recordar todo lo que encontré
estaba soñando en mi sueño
que Dios conoce una vista más pura
mientras me rendía a mi sueño
comprometí mi sueño contigo

El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder
El pueblo tiene el poder

El poder de soñar, de gobernar
de arrancar el mundo a los idiotas
se ha decretado que el pueblo gobierne
se ha decretado que el pueblo gobierne
escuchad. Creo en todo lo que soñemos
puede que pasemos por nuestro sindicato
podemos darle la vuelta al mundo
podemos poner en marcha la revolución de la tierra

nosotros tenemos el poder
El pueblo tiene el poder

Patti Smith

Publicado en Actualidad, Inteligencia emocional, Letras de canciones, Música, Motivación, Poesías, Reflexiones, Video | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Los viernes chiste: Consecuencias del deseo real

Consecuencias del deseo real

Se cuenta que la Reina de cierto pís europeo, cuyo nombre omitiremos, era de vida licenciosa, tal es así, que tenía como amantes a todos los caballeros de la Corte. Se dio la circunstancia de que por motivos de estado, el Rey debía hacer un viaje a tierras lejanas y preocupado por la infidelidad de la Reina, le confesó a Martín, su asesor:
– «Martín, temo que cuando me ausente del reino, la reina no pondrá freno a su pasión y seré la comidilla y burla de todo el reino»
El asesor le aconsejo al Rey colocar un cuchillo muy pequeño, pero afilado, en las partes púdicas de la reina y cuando los caballeros practicasen el acto sexual se mutilarían. El Rey encantado con la idea la llevó a cabo inmediatamente.
A su regreso convocó a todos los caballeros del reino a su salón ordenándoles que se quitaran sus ropas. Tal como lo había previsto, casi la totalidad de los caballeros tenía cercenado su miembro viril, ordenando en forma inmediata la muerte por la orca de cada uno de ellos. Pero, para sorpresa del Rey, se encontró con que Martín, su asesor, mantenía su miembro intacto, el Rey al borde de la lágrimas, le manifestó:
– «Martín, mi noble y fiel caballero, tu lealtad será premiada con riquezas, mujeres, tierras.» De repente, uno de los sirvientes de Martín interrumpió_
– «Majestad, mi señor Martín, se encuentra muy agradecido»
El Rey ofuscado dijo:
– «Pero insolente, quien eres tú para hablar en nombre de este caballero real»
El sirviente, entre contenidas  risas, le contestó:
– «Disculpe mi Rey, es que ayer mi señor Martín se quedó inexplicablemente mudo, como si le hubieran cortado la lengua»

Milarepa

Canción de Milarepa

¡Obediencia a ti, mi maestro!

Te encuentro tras haber acumulado grandes méritos

y ahora permanezco en el sitio que tu profetizaste.

Es un lugar exquisito, con muchas colinas y bosques.

En las praderas montañosas crecen las flores.

¡En el bosque bailan y oscilan los árboles!

Para los monos, éste es un campo de juegos.

Las aves cantan bellas tonadas.

Las abejas vuelan y zumban

y desde el alba hasta el anochecer los arco iris vienen y van.

En el verano y el invierno cae la dulce lluvia,

la bruma y la neblina cubren todo en el otoño y la primavera.

En este lugar tan maravilloso, completamente solo,

yo, Milarepa, vivo muy feliz,

meditando en la Mente que ilumina la vacuidad.

¡Oh! ¡Qué felices son las miles de manifestaciones!

Mientras más altas y bajas suceden, mayor es mi alegría.

Feliz es el cuerpo que no padece del karma culposo.

¡Muy felices, en verdad, son las innumerables confusiones!

Mientras mayor es el temor, más grande es mi felicidad.

¡Oh! ¡Qué feliz es la muerte de las sensaciones y las pasiones!

¡A mayores angustias y pasiones

más dicha y alegría puede uno sentir!

¡Qué felicidad no sufrir dolores ni enfermedades!

¡Qué felicidad sentir que la alegría y el sufrimiento son una misma cosa!

¡Qué felicidad es jugar moviendo todo el cuerpo

con el poder que surge del yoga!

¡Saltar y correr, bailar y brincar, son aun más fabulosos!

¡Qué felicidad entonar el canto victorioso!

¡Qué felicidad tararear y canturrear!

¡Y qué mayor alegría que hablar y cantar en alta voz!

Feliz es la mente, poderosa y segura,

empapada por el reino de la Totalidad.

La felicidad más extrema

es la emancipación del poder propio.

Felices son las miles de formas, las miles de revelaciones.

Como regalo de bienvenida para mis fieles discípulos,

canto a la felicidad yóguica.

Jetsun Milarepa, (1052-1135) es considerado uno de los más famosos yoguis y poetas del Tíbet una importante figura, ejemplo de una persona que abandona su vida por el ascetismo y por seguir las enseñanzas del Buda.

Publicado en Citas, Inteligencia emocional, Los viernes chiste, Mis cosas, Motivación, Oraciones, Poesías, Reflexiones, Relatos, Yoga | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

No reacciones, mantén el control

Hablar de actitud es hablar de motivación, disposición, deseo, ganas.  La actitud se refleja en la energía para actuar, en la iniciativa, para dar los primeros pasos y en la voluntad para mantenerse en pie a pesar de las adversidades. Cuando carecemos de ese empuje, de esa fuerza, de esa chispa no hay manera de saltar muros, de vencer retos, de rebasar al miedo ni de trascender la mediocridad. Lo primero es entonces, tener la actitud, la actitud de un ganador. Renny Yagosesky

No reacciones, mantén el control

No reacciones, mantén el control.

No es bueno que cualquiera te controle.
Conserva tus impulsos junto a la prudencia.
Aunque así lo parezca, nadie tiene el poder para ofenderte.
El problema no está en lo que te acontece.
Está en lo que piensas acerca de lo que te acontece.

No reacciones, mantén el control.

Un grito, un desplante o una ofensa,
surgen de la debilidad del agresor.
Mira su angustia, su soledad, su miedo, su vacío.
Mira su tristeza, su dolor, su frustración y su envidia.
Entonces podrás hacerte inmune a sus agravios.

No reacciones, mantén el control.

Usa tu inteligencia y conviértete en la niebla.
La niebla no sufre, pues se deja atravesar y no responde.
Recuerda que cada quien es esclavo de su inconsciencia.
De sus niveles de ignorancia o de sabiduría.
Cada quien decide el tamaño de su cárcel.
Y el instrumento de medida está en su mente.

No reacciones, mantén el control.

Quien parece presionarte y agredirte,
solo te toma como excusa para equilibrar su miedo.
El trueno estalla únicamente para expresarse.
Y aunque muchos se asustan, él no desea aterrorizarles.
Maneja tus emociones.
No las reprimas, aprende a dirigirlas.

No reacciones, mantén el control.

No cedas fácilmente a las provocaciones.
Quien te presiona no desea dañarte sino sentirse mejor.
Aprende a comprender las motivaciones de las personas.
Aprende a dirigir tus emociones.

Renny Yagosesky

Publicado en Citas, Inteligencia emocional, Motivación, Poesías, Reflexiones, Relatos, Yoga | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Unidos y abrazados

“El hombre es, de todos los animales, el menos capaz de vivir en rebaño. La naturaleza ha hecho al hombre feliz y bueno, pero la sociedad lo deprava y lo hace miserable. ” Jean-Jacques Rousseau

Abrazados (2015) Adela Casado

Unidos y abrazados

Ahora que estamos todos con el corazón
en un puño, y el alma en vilo,
por la incertidumbre que nos inunda,
y el temor que nos golpea,
debemos de unirnos y abrazarnos,
y ser más solidarios y humanos…

De luchar por la vida,
de extirpar el orgullo y la ambición…
de dejar las prisas…, ¡de pararnos!,
y mirar el cielo y a nuestro alrededor…
de disfrutar con las cosas más sencillas
y pequeñas… de respetar y valorar
lo que Dios nos ha dado… de hacer
examen de conciencia…de ser más
humildes y cercanos… de olvidarnos
del Twitter y el WhatsApp…

De hablarnos
y mirarnos a la cara… ¡!de tocarnos!…
de romper barreras y distancias,
y aprender a escuchar a los demás…
de saludar y decir buenos días o
buenos tardes… de ayudar a los ancianos…
de abrirle la puerta a los vecinos…
de ser más comprensivos… de repartir
amor por todas partes…

De ayudar y visitar a los enfermos y
a los desvalidos… ¡de no escurrir
el bulto ante las dificultades!…
de abandonar el camino equivocado…
de unirnos y abrazarnos, para cantar
que resistiremos, y, gritar con fuerza,
-y todos juntos-, ¡que esta batalla
la vamos a ganar!… Sí, ahora es el momento de construir
un mundo más justo, humano
y solidario, de izar en el horizonte
las banderas del amor y la paz…
y, de admitir nuestras culpas,
y aceptar nuestros errores,
para andar con la frente enhiesta,
¡y rectificar!

Francisco López Delgado

Publicado en Actualidad, Citas, Inteligencia emocional, Motivación, Poesías, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

El poder purificador de la música

En la música es acaso donde el alma se acerca más al gran fin por el que lucha cuando se siente inspirada por el sentimiento poético: la creación de la belleza sobrenatural. Edgar Allan Poe

«Himno de la Alegría» canción de Miguel Ríos incluido en su segundo LP, Despierta de 1970. Está basada en el cuarto movimiento de la novena sinfonía de Beethoven, que se inspiró en el poema «Oda a la alegría de Friedrich Schiller, versión con arreglos de Waldo de los Ríos, alcanzó fama mundial, vendiendo siete millones de copias en todo el mundo y llegando a n.º 1 en Alemania, Francia, Suiza, Italia, Reino Unido, Australia, Canadá y Estados Unidos .

El poder purificador de la música

El concepto de Katharsis (purificación) suele atribuirse a Pitágoras, pero el mismo término apareció mucho antes, en los orígenes del arte griego: en la corea, una mezcla de danza y música, de cante y poesía. Practicada durante los misterios y las ceremonias, la corea servía para aplacar y aliviar los sufrimientos, para purificar las almas, para la catarsis. Pseudo-Plutarco afirma que la música tiene orígenes comunes con la medicina. Pudo ser un don del mismo Quirón, que educó y formó a Asclepio, y que “fue maestro, a la vez, de música, de justicia y de medicina”.

Los pitagóricos creían que el alma estaba aprisionada en el cuerpo por culpa de sus pecados y sería liberada cuando se purificase. Consideraban esta purificación “medicina para el alma”, y pensaban que era posible gracias a la música. Como afirma Aristóteles “los pitagóricos utilizaban la medicina para purificar el cuerpo, y la música para purificar las almas”. Por ejemplo creían que, en el éxtasis provocado por la música báquica, el alma se liberaba y abandonaba el cuerpo por un instante. De ahí que consideraran la música como un estado excepcional, un don de los dioses.

Aristóteles al mencionar la catarsis con referencia a la música, recurre a la terminología médica en su significado técnico. O sea, que la catarsis contiene tanto un elemento médico como un elemento órfico. El elemento órfico es la influencia taumatúrgica y mágica de la música, que es capaz de modificar el curso normal de los sucesos y burlar las leyes de la naturaleza, curar y elevar al hombre a la altura de un ser divino, pero también precipitarlo al abismo del mal. Cuando Orfeo tocaba y cantaba, la gente y los animales se detenían extasiados, los ríos cambiaban su curso, los árboles sacaban las raíces de la tierra y avanzaban hacia él, e incluso las rocas se acercaban rodando a sus pies.

Para explicar el poder de la música, los pitagóricos desarrollaron la idea del parentesco entre los movimientos y sonidos y el alma. Por un lado, las figuras de la danza o los tonos musicales expresan las emociones, y por el otro, las despiertan al actuar sobre el alma… “los sonidos despiertan un eco en el alma y vibran al unísono con él. Como en el caso de dos liras que están cerca: cuando tañemos las cuerdas de una, responde la otra”.

La música curaba mediante una purificación espiritual. Aristóteles decía que, bajo la influencia de una melodía que extasía el alma, alguna gente encuentra alivio, como si hubiera tomado una medicina o un sedante. En cambio, los intentos de amansar a los orates con música consistían en grabar profundamente “en sus almas desafinadas el mágico orden cósmico, numérico, a fin de armonizarlos con las proporciones del cosmos”.

En la poesía griega, las imágenes de la felicidad están llenas de tonos musicales, y la danza, el canto, la lira, amenizan todas las festividades. La música fortalecía o debilitaba el carácter, imponía el orden o sembraba la amargura, traía la paz o provocaba disturbios. Expresiones como “sin música”, “sin coro”, “sin lira” solían relacionarse con la guerra, con la venganza de las Erinias y con la muerte… “no me hagas vivir sin música”, canta el coro de ancianos en una tragedia de Eurípides.

Una idea brillante de Pitágoras, según la cual las armonías musicales, es decir, los intervalos, se reflejan en simples relaciones numéricas, dio origen a una teoría de la belleza basada en el orden y la proporción. En cambio, la fuerza emocional de la melodía y la influencia que ejerce sobre el alma eran temas del “ethos (talante) de la música”. Insistía con particular énfasis en distinguir la música buena de la mala para “no dejar nada al azar” y no correr los riesgos que esto supondría en una materia moral y socialmente tan importante como la música.

    El efecto educativo y espiritual de la música dependería, pues, de la escala musical, que aproximadamente podríamos comparar con nuestra tonalidad. Pero ninguna característica es capaz de crear un ethos por sí sola: ni la estructura modal, ni la altura del tono ni la bifocalidad de algunas melodías.

Unas investigaciones recientes de pediatras norteamericanos, que se basan en un registro minucioso de la actividad del cerebro, indican que los bebés de cuatro meses prefieren las consonancias que las disonancias. Las consonancias son intervalos agradables al oído, que están construidos sobre proporciones pitagóricas simples entre números naturales, por ejemplo la octava (1:2), la quinta (2:3) o la cuarta (3:4). A juzgar por el comportamiento del bebé, la música basada en consonancias no estimula los mismos centros del cerebro que una sarta de disonancias. Una música así afinaría el cerebro como si fuera un instrumento, y conseguiríamos una afinación limpia, buena, positiva… ¿a que esto suena como la doctrina del ethos de la música de los griegos?

Lo cierto es que el cerebro humano viene al mundo dotado de la capacidad de percibir y extraer del entorno algunas regularidades musicales. La frecuencia de octavas y quintas en la música de culturas geográficamente muy distantes puede derivar de la estructura del órgano auditivo. Todos tenemos una pequeña arpa dentro del oído porque, en el oído interno, la membrana de la cóclea está formada por fibras transversales más cortas en la base y varias veces más largas en la cúspide. El conjunto de fibras hace pensar en un arpa o en las cuerdas de un piano. De la longitud de onda, es decir, de la altura del tono, depende qué fibras empiezan a oscilar, a vibrar. Las señales de las fibras vibrantes son recogidas por unos receptores sensoriales y a través de las neuronas llegan al cerebro. En cuanto a su ordenación, concuerdan con la serie de tonos armónicos que forman parte de todos los sonidos. El compositor Leonard Bernstein llama a los tonos armónicos “la prefiguración del universo” y “la fuente común de toda la música”. ¿Acaso llevamos este universo implantado en el cuerpo?

Basándose en la comparación entre el canto de los pájaros, las ballenas y los hombres, algunos estudiosos suponen la existencia de un solo, universo musical platónico que aún está por descubrir.

Las observaciones de los neonatólogos americanos no dejaban lugar a dudas: la música tiene una influencia benigna en el estado de ánimo, la percepción del dolor, el ritmo cardíaco, la presión arterial, el aumento de peso e incluso la oxigenación de la sangre de los niños prematuros tratados en unidades de cuidados intensivos. ¿Acaso tenía razón Novalis cuando, hace más de doscientos años, escribió: “Toda enfermedad es un problema musical, toda curación es una solución musical”.

Andrzej Szczeklik – Catarsis. Sobre el poder curativo de la naturaleza y el arte

Publicado en Citas, Inteligencia emocional, Letras de canciones, Música, Mis cosas, Motivación, Poesías, Reflexiones, Relatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los viernes, chiste: Fallo en el correo

Fallo en el correo

Mateo y Espe, un matrimonio de Logroño, decide ir a pasar unos días a Cádiz, y alojarse en el mismo hotel donde pasaron la luna de miel 20 años atrás.

Pero a última hora, debido a problemas de trabajo, la mujer no podía ausentarse el día previsto, así que decidieron que el marido volaría el Jueves, desde el ajetreado y muy concurrido aeropuerto de la capital riojana y la mujer lo haría al día siguiente.

Mateo llegó sin novedad y una vez alojado en el hotel, vio que en la habitación había un ordenador con conexión a Internet, así que decidió enviar un correo electrónico a su mujer. Sin embargo, cambio una letra al escribir la dirección, y mandó el mensaje sin darse cuenta del error.

En Sevilla, una viuda acababa de llegar del funeral de su marido, que había fallecido repentinamente debido a un ataque al corazón. La viuda comprobó su correo electrónico esperando ver mensajes de parientes y amigos, al leer el primero se desmayó.

El hijo al entrar en la habitación, encontró a su madre en el suelo sin conocimiento a los pies del ordenador, en cuya pantalla se podía leer:

A: Mi querida esposa
Asunto: He llegado bien

Probablemente te sorprenda recibir noticias mías por esta vía, ahora tienen ordenadores aquí y puedes enviar mensajes a tus seres queridos. Acabo de llegar y he comprobado que todo está preparado para cuando llegues tú, mañana Viernes. Tengo muchas ganas de verte. Espero que tu viaje sea tan tranquilo y relajado como lo ha sido el mío.

PD: ¡No traigas mucha ropa, hace un calor tremendo aquí abajo!

Cerridwen (1910) obra de Christopher Williams

Madre Divina Te Pido


Madre Divina te pido:

¡Ayúdame a entender cual es el sentido de mi existencia!

Ábreme los Caminos de luz y Sabiduría
para que acceda a tus Misterios
y sepa cuál es la lección idónea a mi espíritu.

Ayúdame a ser mejor cada vez, día con día.
Ayúdame a saber decir la verdad sin herir y sin herirme,
Madre, Divina Cerridwen, dame la Sabiduría de la Visión clara.

Dame las palabras adecuadas a cada ocasión
para alegrar mi corazón
y llegar a los corazones de quienes sufran
y aliviarles gracias a Tu Poder en mi interior.

Salve señora, Diosa Preciosa, Dama de la Noche en la Plateada Luna.
¡Que así sea!

Ceridwen o Cerridwen es una diosa galesa (muchas veces considerada como bruja) que poseía el caldero de la Inspiración y la Sabiduría.

Publicado en Los viernes chiste, Oraciones | Etiquetado , | 2 comentarios