Historia de un hijo y de magia

Todos somos magos, ¿te das cuenta? Cuando crezcas, crecerá tu propia magia.

Cuando se nace se rompe el cordón umbilical que te ata a tu madre. Cuando se

crece ha de desprenderse uno de la magia de los padres para ir armando el mago

mundo de cada cual.

Carta al buzón para los Reyes Magos, grabado de Pedrero-Estevan, siglo XIX.

Carta al buzón para los Reyes Magos, grabado de Pedrero-Estevan, siglo XIX.

 

Historia de un hijo y de magia

xttt (2)e contaré la historia de un mago.

Érase un rey que adoraba a su hijo el príncipe y lo educaba con la didáctica más

esmerada.

El rey le enseñó que no existen las islas, que no hay Dios, y que tampoco

existen sirenas de mar. El hijo aprendió eso y todo lo demás que su padre le había

enseñado.

Cuando creció, su padre lo envió a recorrer el mundo para que acrecentara sus

conocimientos y su experiencia de la vida.

Navegando por los mares el barco del príncipe fue a recalar en un grupo de islas

cerca de Australia. Ahí se detuvieron.

El príncipe descendió con su cortejo. Un hombre grande, con una galera alta, y

un manto negro de mangas anchas, blancas por dentro, salió a su encuentro.

—¿Qué es esto? —preguntó el príncipe.

—Una isla —respondió el hombre.

—¿Y tú quién eres?  —Yo soy Dios —dijo el hombre.

El príncipe miró a su alrededor. De pronto avistó, entre la vegetación,

mujeres hermosas, con la mitad del cuerpo en forma de pez.

—¿Y ésas quiénes son?

—Son sirenas —dijo el hombre.

—No puede ser. Me has mentido. Mi padre me enseñó que no hay islas ni Dios

ni sirenas.

—Vuelve a tu casa y dile a tu padre que él te ha mentido. Dile que lo has visto

todo con tus propios ojos y repróchale a él su mentira.

El príncipe se embarcó.

Regresó a su casa. Corriendo fue a ver a su padre y con furia le gritó:

—¿Padre, por qué me has mentido?

—No te he mentido, hijo. ¿Por qué estás tan agitado?

—Me has mentido. En mi viaje encontré islas, sirenas, y también a Dios.

—¿Quién era Dios?

—Era el hombre que estaba en la isla.

—¿Y cómo estaba vestido?

—Con una galera alta, un abrigo negro, grande, de anchas mangas, negras por

fuera y blancas por dentro.

—No era Dios. Era un mago. Te engañó con su magia, hijo. Ahora vuelve y dile

que es un mago, y que es un mentiroso.

Así se hizo.

Cuando el príncipe retornó a la isla le dijo al hombre:

—Mi padre me dijo que eres un mentiroso, que eres un mago, y que todo lo que

has hecho es trucos de ilusión y que…

Estaba tan enojado que las palabras lo asfixiaban y no podía terminar de hablar.

El hombre sonrió con dulzura.

—Esta vez tu padre te dijo la verdad. Es cierto, soy un mago. Pero…

—¿Pero qué? —gritó el muchacho, ansioso, angustiado.

—Pero hay algo que tu padre no te dijo.

—¿Qué cosa?

—Que también él es un mago…

Desconcertado, cabizbajo, hundido bajo su perplejidad, retornó el príncipe a su

casa y le transmitió al padre el mensaje del mago.

—¡Dice que también tú eres un mago! *

—Es cierto, hijo, es cierto…

—Entonces —exclamó con la voz teñida de llanto—, entonces no hay islas, no

hay Dios, no hay sirenas, lo he perdido todo, padre, todo…

—No, hijo, no lo has perdido. Estás creciendo. Hasta ahora viviste en el mundo

por mí construido. Ahora tendrás que ser tú mismo un mago, y de tu magia

dependerá el mundo que tengas…

Jaime Barylko, en su libro “Los hijos y los limites”

 

Esta entrada fue publicada en Cuentos, Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones, Relatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s