El mito de Perseo

Acabo de recibir un whatsapp de David, con una bella foto de su viaje por italia, en la que se ve en todo su explendor la bella escultura de Benvenuto Cellini, Perseo con la cabeza cortada de Medusa, en la Plaza de la Señoría de Florencia. Esta me parece una buena excusa para compartir este sábado un resumen del Mito de Perseo, de Pierre Grimal , de su obra «Diccionario de mitología griega y romana», que espero os guste. J.L.Soba

IMG-20180714-WA0005

Perseo con la cabeza cortada de Medusa, escultura de Benvenuto Cellini, con Hércules y Caco de Baccio Bandinelli observando al fondo, en Florencia, Italia, foto David Soba.

El mito de Perseo

(Resumen)

Perseo, uno de los antepasados directos de Hércules, nació de Dánae, hija de Acrisio, quien fue encerrada por su padre en una cámara subterránea de bronce para evitar que se cumpliera el oráculo, que había vaticinado la muerte de Acrisio a manos de su propio nieto. A pesar de los esfuerzos de Acrisio, Dánae quedó embarazada, según algunos autores por Petro el hermano de Acrisio y, según otros, por el dios Zeus, quien penetró en la cámara para fecundar a Dánae transformándose en lluvia de oro. Como resultado de esa unión, nació Perseo, y Acrisio, al enterarse, temiendo su propia muerte, decidió meter al recién nacido y a su madre en un cofre de madera y los arrojó al mar a su suerte. Las olas arrastraron el cofre a la isla de Sérifos, donde fueron rescatados y acogidos por Dictis, el hermano de Polidectes, tirano de la isla.

Cuando Perseo creció, demostró poseer una gran valentía y habilidades poco usuales en los humanos. Polidectes pretendía poseer a Dánae contra su voluntad pero temía hacerlo con Perseo cerca, por ello lo engañó y le ordenó traer la cabeza de Medusa, un monstruo horrible y alado con la capacidad de petrificar con la mirada, y al que anteriormente nadie había sido capaz de vencer. Perseo aceptó la misión para defender a su madre, y para poder llevarla a cabo contó con la ayuda y consejo de los dioses Hermes y Atenea. En primer lugar, viajó al encuentro de las Grayas, tres ancianas que comparten un solo ojo y un solo diente, para conocer el paradero de la Gorgona Medusa. Éstas se negaron a hablar, pero Perseo utilizó su astucia para robarles el ojo y el diente hasta que las Grayas le proporcionaron la respuesta. Posteriormente, se dirigió a la mansión de las Ninfas para obtener los artilugios necesarios para su misión: unas sandalias aladas, el casco de invisibilidad de Hades y un zurrón. También logró una hoz de acero muy duro que le proporcionó Hermes. Con todo ello, junto a Atenea acudió a la morada de la temible Medusa y, mientras Atenea sostenía un escudo bruñido de bronce que le permitía ver a Medusa y evitar al mismo tiempo su mirada, decapitó a la Gorgona y metió su cabeza en el zurrón.

En su viaje de regreso, pasó por Etiopía, donde gracias a las armas mágicas que poseía rescató a Andrómeda, hija de Casiopea y Cefeo, de las fauces de un terrible monstruo marino, acto por el que logró su mano. El día de la boda, el ex prometido de 12 Andrómeda, su tío Fineo, trató de impedir el matrimonio, pero Perseo utilizó la cabeza de Medusa para convertirlo en piedra y acabar con él. Andrómeda acompañó a Perseo en su regreso a Sérifos. Allí el héroe encontró a Dánae y a Dictis refugiándose de Polidectes, por lo que volvió a utilizar la cabeza de Medusa para vengarse y petrificó a Polidectes y a su ejército y entregó el mando de la isla a Dictis. Después, devolvió los objetos prestados a Hermes y entregó la cabeza de Medusa a Atenea para que la colocara en lo alto de su escudo.

Finalmente, decidió regresar a Argos junto a su esposa para reencontrarse con su abuelo, pero éste, temeroso de que se cumpliera el oráculo, huyó al país de los pelasgos al conocer la noticia del regreso de su nieto. Antes de llegar a Argos, Perseo decidió participar en unos juegos que se realizaban en dicho país, con tan mala suerte de que al lanzar el disco golpeó a su abuelo y lo mató. Perseo no se atrevió a volver a Argos después de aquello; por ello intercambió su trono con el de Megapentes, su primo, y reinó junto a Andrómeda en Tirinto, donde fueron felices y tuvieron varios hijos

Pierre Grimal , Diccionario de mitología griega y romana (1981: 425-427).

Esta entrada fue publicada en Historia, Mis cosas, Relatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El mito de Perseo

  1. Muy interesante. Gracias por contarlo.
    Abrazote

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s