¿Qué deberá decirle a su hijo?

hiperrealismo (9)[1]

¿Qué deberá decirle a su hijo?

Un padre ve a su hijo acercándose a su hombría.
¿Qué deberá decirle?

“La vida es dura; sé de acero, sé una roca”.
Y eso puede que le sirva para las tormentas,
y para el aburrimiento y la monotonía,
para guiarle en medio de las traiciones repentinas,
y atarlo en los momentos flojos.

«La vida es un barro suave; sé suave, no te compliques.»
Y esto también podría servirle.
Brutos han sido suavizados donde fallaron los latigazos.
El crecimiento de una frágil flor en una subida
ha quebrado y partido, algunas veces, una roca.

Un pensamiento contará. Del mismo modo el deseo.
Igual que un rico y suave desear.
Sin un rico desear nada llega.

Dile que demasiado dinero ha matado a hombres
y los ha dejado muertos años antes de su entierro;
y cuestiona que el lucro, más allá de unas sencillas nece
sidades, ha convertido a hombres suficientemente buenos
a veces en perversos gusanos secos.

Dile que el tiempo puede gastarse como cualquier cosa.

Dile que se haga el tonto de vez en cuando,
y que no se avergüence por haberse hecho el tonto
y aprenda algo de cada tontería,
esperando no repetir ninguna de las tonterías baratas
sino llegando a una comprensión íntima
del número de tontos que hay en el mundo.

Dile que esté solo a menudo y que esté con él mismo.
Y por encima de todo, dile que no se mienta a sí mismo,
sean cuales sean las mentiras blancas y los frentes protectores
que podría usar con otra gente.

Dile que la soledad es creativa si él es fuerte
y que las decisiones finales se toman en habitaciones si¬-
lenciosas.

Dile que sea diferente de otra gente
si el ser diferente le surge natural y fácilmente.

Déjale que tenga días perezosos buscando sus motivos más
profundos.

Déjale que busque profundo en dónde ha nacido natural
mente.

Entonces quizás entienda a Shakespeare
Y a los Wright Brothers, Pasteur, Pavlov,
Michael Faraday y a las mentes libres,
trayendo cambios a un mundo que no le gustan los cambios.
Estará lo suficientemente solo
para tener tiempo para el trabajo
que conoce como suyo.

Carl Sandburg

Carl August Sandburg, poeta, historiador y novelista estadounidense (Illinois, 1878 – Carolina del Norte 1977)

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s