“Ramón Ruiz Marrodán, excepcional arquitecto, mejor persona”

“Ramón Ruiz Marrodán, excepcional arquitecto, mejor persona”

Sirva esta entrada que tenía pendiente, pues se la debía, para rendir un merecido y sentido homenaje a un profesional y ante todo gran persona, Ramón Ruiz Marrodán, prestigioso arquitecto riojano, con el que coincidí innumerables veces a lo largo de nuestra vida laboral, y que nos dejó a finales del 2021, a los 68 años, con tanta dignidad como siempre vivió, depidiéndose con un “Esto es todo amigos”.

De él, me quedan innumerables recuerdos y muestras de su gran profesionalidad, de la que son viva muestra sus obras, siempre originales, arriesgadas y con un resultado que nunca te dejaban indiferente, en muchas de las cuales tuve la suerte de participar en mi condición de delineante proyectista de una empresa dedicada a la realización y transformación de obras con distintos metales como el hierro, el latón, el aluminio y sobre todas ellas, el acero inoxidable.

Durante 40 años, sobre todo en Arnedo, su pueblo, donde era y sigue siendo muy querido, y cuya arquitectura no se puede explicar sin su importante contribución pues no hay un local, obra pública o empresa, donde  no esté presente el poso de su trabajo, y para mí, era siempre un placer recibir su llamada para pasarme por su oficina para hablar con él y con Justo (su mano derecha) sobre algún nuevo proyecto a realizar.

De su generosidad, de la que doy fe, de sus colaboraciones desinteresadas, se cuentan innumerables anécdotas, que sería muy largo de contar, de su gusto por los buenos coches y la buena música, tengo una experiencia de película cuando íbamos en su BMW (como el de James Bond, le decía yo) a ver una obra a San Asensio, y puso en el coche la Parte 1 del disco “Concierto en Colonia” de Keith Jarrett, y tarareándola como en éxtasis,me dijo era como la banda sonora de su vida. Me impactó tanto esa música, que desde entonces no he dejado de escucharla y sentir el escalofrío que sentí entonces, y que siempre me evoca a Ramón.

Hasta siempre amigo Ramón, te dejo con esta fábula del también prestigioso arquitecto Alberto Campo Baeza, inspirada cuando construyó la Casa Turégano, en Madrid, el año 1988, que estoy seguro será de tu agrado, allá donde estés, seguro que bien, pues las monjitas del Monasterio de Vico, te habrán recomendado. J.L.Soba

“Fábula del arquitecto feliz y la blanca y cúbica cabaña”

Había una vez, en un viejo país, un joven arquitecto que amaba apasionadamente la Arquitectura y que ¡insensato de él! era un artista que pensaba y construía casas. Era un pensador que construía. Era un constructor que pensaba. Y pensando y construyendo, soñando y haciendo realidad esos sueños, era inmensamente feliz.

Había, en ese mismo país, otros arquitectos que creían poseer la exclusiva de la intelectualidad, que estaban convencidos de ser los únicos poseedores de la verdad. Y despreciaban al artista. “Ese, decían, ¡construye! ¡Construye, luego se mancha!” y tachaban al artista de contaminado, de inculto, de estar de fuera de onda, de impuro. Había, en ese mismo país, otros arquitectos que creían poseer la exclusiva de la profesionalidad y que, también, estaban convencidos de ser los únicos poseedores de la verdad. Y despreciaban al artista. “Ese, decían, piensa. ¡Está en las nubes!” Y tachaban al artista de radical, de duro, de no estar con los pies en la tierra, de riguroso, de purista. Y entre aquellos dos mares furiosos, enfurecidos, nuestro arquitecto, sereno, se hacía fuerte en su isla donde, feliz, pensaba y construía. Pensaba y concebía en sus pensamientos bellísimas obras que podían y debían hacerse realidad. Construía y ponía en pie hermosísimas fábricas que plasmaban aquellas ideas con pasmosa claridad. “Como si ejecutara concibo. Lo que pienso es hacedero, y lo que hago se conforma a lo inteligible”, repetía con el Eupalinos de su querido Valéry.

Y se recreaba en considerar que la Belleza de sus obras provenía de aquel pensamiento construido. “Sin ideas, decía, no puede haber buena Arquitectura: La Arquitectura es algo más que sólo Forma”. “Sin construcción, explicaba, no puede haber verdadera Arquitectura: La Arquitectura es algo más que sólo Idea.

Y pensando y construyendo, soñando y haciendo realidad esos sueños era, inmensamente feliz. Un día ¡Oh día feliz! nuestro eternamente joven arquitecto, el artista, soñó en vivir en una idea: en una blanca y cúbica cabaña. Pues siempre había pensado que en vez de buscar el Paraíso y en él la Cabaña, buscar la Cabaña y con ella el Paraíso. ¡Una vez más el mito de la cabaña primitiva! “Llegar a poder construir un ideal para habitar en él, discurría el artista, debe ser el summum de la felicidad para el hombre racional” ¡Habitar un ideal! ¡Vivir en un sueño hecho realidad!

Al día siguiente, ¡cuán largo se le hizo aquel día de casi más de un año! nuestro artista, con la ayuda de otros locos que le entendieron, puso manos a la obra y ¡construyó la idea! ¡Y cómo latía su corazón cuando iban alzándose aquellos muros que proclamaban que aquella realidad era posible! ¡Y cómo tembló su espíritu cuando la Luz decidió atrapada quedarse para siempre entre aquellas paredes! ¡Y cómo se conmovió todo su ser cuando la Belleza penetró radiante en aquel espacio para no abandonarlo jamás! El artista creyó morir de felicidad.

Y al tercer día ¡todavía dura ese día! descansó. Y vio que lo que había hecho era bueno. Y vivió en aquella blanca y luminosa casa eternamente feliz. Y los pájaros venían a posarse sobre ella. Y los árboles que la circundaban le ofrecían su sombra y sus más sazonados frutos. Y el aire acariciaba la casa al atardecer. Y aunque el artista quiso refugiarse en el silencio, la Luz y la Belleza y la Arquitectura no cesaron de proclamar a los cuatro vientos lo que allí había sucedido.

¿Llegará alguien alguna vez, en alguna parte, a oír el canto de esas voces?

Texto de Alberto Campo Baeza cuando construyó la Casa Turégano, Madrid. 1988.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Cuentos, Inteligencia emocional, La Rioja, Mis cosas, Motivación, Reflexiones, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s