Saborear la vida

“Cuando éramos niños, cada experiencia estaba cargada de posibilidades mágicas. Si pudiéramos capturar de nuevo aunque fuese un poquito de ese antiguo sentimiento y jugar un poco más, podríamos recuperar un poco de nuestra inocencia perdida.” Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler

Atardecer en San Juan de Luz, foto J.L.Soba

Saborear la vida

La principal lección que nos enseñan las personas que se han enfrentado a enfermedades terminales es la de vivir cada día en su máxima plenitud, pues cuando reconocemos la realidad de la propia muerte nos damos cuenta de que seguimos vivos, que debemos vivir nuestra vida ahora y que lo único que tenemos es esta vida en este momento. Ésta es, sobre todo, una lección para las personas que aún tienen tiempo para hacer cambios y disfrutar de los resultados. 

¿Cuándo fue la última vez que contemplaste de verdad el mar, o percibiste el olor de la mañana, o acariciaste la cabecita de un bebé, o disfrutaste plenamente de una comida, o paseaste descalzo en la hierba, o contemplaste el cielo azul? Todas éstas son experiencias que, por lo que sabemos, tal vez no tengamos de nuevo. 

Muchos de nosotros vivimos cerca del mar pero nunca nos tomamos el tiempo de verlo sosegadamente. Todos vivimos bajo las estrellas, pero ¿contemplamos alguna vez el cielo? ¿Realmente tocamos y saboreamos la vida, vemos y sentimos lo extraordinario, especialmente en lo ordinario? 

Hay un refrán que expresa que, cada vez que un niño nace, Dios ha decidido darle al mundo una nueva oportunidad. Del mismo modo, cada día que despiertas te han regalado un día más para experimentar la vida. ¿Cuándo fue la última vez que viviste plenamente un nuevo día? 

No tendrás otra vida como ésta. Nunca volverás a desempeñar este papel y experimentar esta vida tal como se te ha dado. Nunca volverás a experimentar el mundo como en esta vida, en esta serie de circunstancias concretas, con estos padres, hijos y familiares. Nunca tendrás los mismos amigos otra vez. Nunca experimentarás de nuevo la tierra en este tiempo con todas sus maravillas. 

No esperes para echar una última mirada al océano, al cielo, a las estrellas o a un ser querido. Ve a verlo ahora. 

Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler, en su libro “Lecciones de vida”

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en Citas, Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Saborear la vida

  1. elenovellas dijo:

    Así es, debemos de darnos vidilla para no caer en monotonías y vivir y revivir experiencias que nos llenen y nos den ganas de vivir cada día como si fuera un día nuevo y llenarlo de maravillosas lecciones que nos den plenitud. Parece mentira pero a veces nos hemos de acordar de vivir un poco, gran escrito!. Salu2

  2. Así es Elena, hay que potenciar la capacidad de disfrutar con las cosas cotidianas.
    Namasté

  3. Pingback: Saborear la vida — el ambigú del yoga – De Paseo por la Vida

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s