“Gafas americanas”, Homenaje al Maestro Gila

“Siempre he creído que el humor es la mejor terapia para la mente. Pienso que es un buen instrumento, no ya para solucionar los problemas sociales actuales, pero sí para ponerlos de manifiesto, para que la gente tome conciencia de que existen.”

“El mundo está loco, pero la risa es la mejor terapia para salir de esa enfermedad contagiosa en la que nos quieren meter los políticos y los gobernantes.”

“Para combatir tantos males que afectan al mundo tan sólo dispongo de un arma, que es el humor. 

No es de ninguna manera comparable a los misiles o a los gases letales, pero con el humor trato de combatir contra esa gente que nos complica la vida, a veces con una estupidez que nos impide ser felices”.

Miguel Gila

Caricatura de Miguel Gila realizada por Alejandro Núñez

“Gafas americanas”

Aquellos tiempos en que pensábamos que todo lo americano era bueno…

Entrábamos en una óptica y decíamos:

—“¿Tienen ustedes gafas de sol?”

Y decía el dependiente con cara de pito:

—“Tengo unas buenísimas, lo último, las acabo de recibir, las polarizadoras, que polarizan el rayo solar siempre que su inclinación visual no sea superior a 25 grados, es decir que no le inciden en la retina directamente porque de una forma cóncava expulsan el reflejo al exterior y lo anulan.”

Y decíamos:

—“¿Pero se ve?”

—“Vamos a ver, señor, son gafas americanas”

—“Ah americanas, entonces démelas oiga que son buenas”.

Y las llevábamos.

Entonces nos íbamos y encontrábamos a un amigo por la calle y le decíamos:

—“Me he comprado unas gafas que polan…”

—“¿Que polan que?”

—“Eeee… el relufao, que no te calurcian en 1008, o sea… triangulan el ojo pero se refractarian”

Y decía el amigo:

—“Pero que te has comprado, ¿¿un tractor??”

—»¡¡Pero qué ignorante eres!!, gafas pordizosas. Tú tienes el ojo bóvedo, ¿¿o eres especial?? Como tienes el ojo bóvedo el sol se te recóncava dentro, pero si tu lo refractarias con un videopolito el sol se da contra él, ¡¡allá el sol!!

Y decía el amigo

—Si es que no te entiendo Luis, perdona.

—Que me he comprado unas gafas americanas.

—¡Ah! Americanas. ¿Dónde?

Y se compraba otras el muy imbécil.

Miguel Gila

Esta entrada fue publicada en Citas, Inteligencia emocional, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s