Madre: palabra de afecto

El amor de una Madre es paciente y perdona cuando todos los demás abandonan, no falla o flaquea, incluso cuando el corazón está roto. Helen Rice.

“Maternidad”(1952), obra de Rafael Zabaleta Fuentes.

Madre: Palabra de afecto

En el día de las madres no habla la inteligencia analítica sino la inteligencia emocional. Lógicamente, el comercio explota ese día, pero el significado de la figura de la madre es tan poderoso que nunca se deja desvirtuar totalmente. No es necesario subrayar la importancia de la madre en la orientación futura de la vida de un niño. Basta referirse a las aportaciones inestimables de Jean Piaget con su psicología y pedagogía evolutiva, y principalmente a las de Donald Winnicot, con su pediatría combinada con psicoanálisis infantil. Ellos nos detallaron los complejos vericuetos de la psiqué infantil en esos momentos iniciales y decisivos de la vida.

Hoy no cabe ese tipo de reflexión por importante que sea. Ocupa su lugar el afecto, cuyas raíces se remontan a hace más de doscientos millones de años, cuando en el proceso de evolución surgieron los mamíferos, de los que descendemos nosotros. Con ellos nos llegó el afecto y el cuidado, guardados como informaciones por el cerebro límbico hasta los días actuales. Entreguémonos brevemente a la tierna fuerza del afecto.

Hay muchos textos conocidos que exaltan la figura de la madre, como el bellíssimo del obispo chileno Ramón Jara. Pero hay otro de gran belleza y verdad que nos viene de África, de una noble abisinia, recogido como prefacio del libro «Introducción a la esencia de la mitología» (1941), escrito por dos grandes maestros en este área, Charles Kerény y Karl Gustav Jung. Así habla una mujer en nombre de todas las madres:

«¿Cómo puede saber un hombre lo que es una mujer? La vida de la mujer es totalmente diferente de la de los hombres. Dios la hizo así. El hombre permanece el mismo desde su circuncisión hasta su declive. Él es el mismo antes y después de haber encontrado por primera vez a una mujer. Sin embargo, el día en que la mujer conoce a su primer amor, su vida se divide en dos. Ese día ella se vuelve otra. Después del primer amor, el hombre es igual a lo que era antes. La mujer a partir de su primer amor es otra. Y así permanecerá toda la vida. El hombre pasa una noche con una mujer y después se va. Su vida y su cuerpo son siempre los mismos. La mujer, sin embargo, concibe. Como madre, ella es diferente de la mujer que no es madre, pues ella carga en su cuerpo durante nueve meses las consecuencias de una noche. Algo crece en su vida y de su vida jamás desaparecerá, pues es madre. Y seguirá siendo madre aun cuando el hijo o todos los hijos tengan que morir. Porque ella llevó a la criatura en su corazón. Y aun después de nacida, la sigue llevando en su corazón. Y de su corazón no saldrá jamás, aunque el hijo o la hija mueran».

«Todo esto no lo conoce el hombre. No sabe nada de esto. No conoce la diferencia entre el «antes del amor» y el «después del amor», entre antes de la maternidad y después de la maternidad. No puede saberlo. Sólo una mujer puede saber y hablar sobre eso. Por eso las madres nunca nos dejamos persuadir por nuestros maridos. La mujer puede solamente una cosa: cuidar de sí misma. Puede conservarse decente. Debe ser lo que su naturaleza es. Debe ser siempre niña y madre. Antes de cada amor es niña. Después de cada amor es madre. En eso podrá saberse si es o no una buena mujer».

Estas reflexiones están dedicadas a las madres vivas o fallecidas, como mi madre Regina. Hoy las recordamos con cariño. Ellas están en nuestros corazones y de ahí nunca se irán.

 Leonardo Boff, 12 de Mayo de 2006, en su Columna Semanal de Sevicios Koinonia. 

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Eventos, Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s