Hace tiempo

 “… Una vez en Victoria, vi una casa muy grande. Me dijeron que era un banco y que los hombres blancos colocaban su dinero allí para ser atendidos, y que lo recuperaban con intereses. Somos indios y no tenemos dicho banco; pero cuando tenemos un montón de mantas, las regalamos a los jefes y las personas, y poco a poco nos las devuelven con intereses, la humildad, la sonrisa y un canto a la Madre Tierra, eso son los intereses y nuestro corazón se siente bien, por que nos enseñaron de niños el gozo de dar lo que más deseábamos sin esperar nada a cambio. Nuestra manera de dar es nuestro banco…”. Jefe Maquinna

Ilustración de los pueblos indígenas de América, siglo XIX

Hace tiempo

Cuentan las leyendas y los viejos indios que en un tiempo dónde no había caminos y las praderas no tenían alambrados, los animales y las personas vagaban por todo el continente.

Como nadie era dueño de nada, cada tribu indígena recorría grandes distancias…

Construían sus chozas con cueros y ramas de árboles.

En primavera solían estar en praderas dónde el verde ocupaba vastas extensiones y así recolectaban granos y semillas.

En el verano se entretenían en los lagos y lagunas, pesca y recreación en hermosos valles.

En otoño comenzaban a recolectar y prepararse para días fríos y lluviosos.

En invierno llegaban hacia las zonas más cálidas, las frutas silvestres que allí nacían eran las delicias de grandes y chicos.

Los ríos estaban llenos de peces que nadaban en el agua fresca y pura.

Las montañas tenían animales de caza y cueros para vestimentas…

Pero…un día llegó la civilización…palabra dura, fuerte, aniquilante.

Los ríos…ya no fueron ríos; aguas sucias y contaminadas de la que no podían beber ni hombres ni animales.

El aire irrespirable en grandes ciudades, las chozas de cuero ya no existían…las personas enfermaban por la contaminación, escapes de automóviles, fábricas lanzando humo espeso.

Pero las medicinas eran otra cosa…cada vez el hombre necesitaba más y más medicinas químicas para las dolencias que ellos mismos se ocasionaban.

Los alimentos no había que salir a recolectar estaban en el supermercado ¡qué bien! Pero las personas sin trabajo y que no tenían dinero no se les permitía llevar alimentos a sus hijos que morían de hambre.

El mar… Ah el mar…Esa fuente de agua tan grande, también estaba contaminado. Los animales peces, ballenas, pulpos y demás ya morían por la suciedad de los afluentes cloacales, sin que ninguna persona se apiade de los pobres seres que vivían debajo del agua.

El hombre. Eso, el hombre, ese ser que se cree omnipotente da vida y quita vida sin que se le remueva el corazón…hace alarde de ser inteligente y superior.

Sin darse cuenta que con la tecnología a su alcance podría hacer de este mundo un lugar de convivencia y paz.

Las futuras generaciones tendrán grandes avances científicos, pero tan inútil si todo está destruido.

Los alimentos y granos que consumían tenían tanto químico que perjudicó su población.

Y…en un futuro muy lejano una nave descenderá sobre el planeta, un planeta yerto sin atmósfera y se preguntarán ¿Existió vida? ¿Había agua? ¿Existió civilización?

¿Qué nos depara el futuro a nosotros humanos…hijos, nietos?

Pregunta sin respuesta…

María Teresa Di Dio

¡¡¡Dios Está Hablando Contigo!!!

Un hombre susurró: Dios, habla conmigo.
Y un ruiseñor comenzó a cantar…
Pero el hombre no oyó.
¡Entonces el hombre repitió:
Dios, habla conmigo!
Y el eco de un trueno, se oyó…
Mas el hombre fue incapaz de oír.
El hombre miró en derredor y dijo:
¡Dios, déjame verte!
Y una estrella brilló en el cielo…
Pero el hombre no la vio.
El hombre comenzó a gritar:
¡Dios, muéstrame un milagro!
Y un niño nació…
Mas el hombre no sintió el latir de la vida.
Entonces el hombre comenzó
a llorar y a desesperarse:
¡Dios, tócame y déjame saber
que estás aquí conmigo…!
Y una mariposa se posó
suavemente en su hombro…
El hombre espantó la mariposa con la mano y,
desilusionado, continuó su camino,
triste, sólo y con miedo.

Oración de los indios cherokees…

Esta entrada fue publicada en Citas, Inteligencia emocional, Madre Tierra, Motivación, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s