“Poema del Tiempo que no pasa”

Cuadro de Alex Levin

“Poema del Tiempo que no pasa”

Todas las habitaciones de la vida a fin de cuentas son cajones volcados.
Todas las habitaciones de la vida y aquellas de las que no digo nada.
Todas las habitaciones ahora mudas y sin embargo rumorosas.
Todos los muros sin palabras, las ventanas muertas.

Incluso el lugar en que esto escribo al alba mucho tiempo después
En el silencio de pájaros repleto.

Las habitaciones, cartas desgarradas.
Sólo quedan de ellas gritos apagados,
El desorden de haber sido el desorden sempiterno de ser.
A partir de un cierto día vivir no es más que sobrevivir.
Nunca más habrá otra cosa que este desorden llamado irrisoriamente memoria.
Nadie volverá a colocar aquí de nuevo los objetos en su lugar.
Nunca más.
Todo habrá perdido el sentido que para mí solo tenía.
Nada en adelante significará ya nada.
Tanto peor para nosotros los que fuimos.
Los niños del porvenir van a hablar de otras cosas con sus bocas frescas.

Escribo para olvidar.
Escribo sobre mis pasos.
Para borrar mis pasos.
Para perderme
y que estos versos no sean
otra cosa que apertura del silencio.
No quiero seguir oyendo el cuchillo que desde siempre me trabaja
el corazón.

Excusadme por decíroslo y sentirme mal pero bien sé
Que sentirse mal es algo por completo inexcusable.
Sin embargo es por vosotros por quien sufro
Por vosotros, gentes de más tarde.
Y no como parece ni parecerá tal vez.Dios que llegue el día en que no abra de nuevo el periódico
cada día sobre la desdicha del mundo.
Bien veis que por todos los lados vengo herido.
Ya en ninguna parte queda sitio para otra llaga.
Excusadme.

Nadie volverá a encontrar las habitaciones.
Las casas serán demolidas tal como ahora saben demoler.
Que no subsista nada,
Ni la huella de un pie.
No tal como bajo los siglos el sueño de los faraones
Ni en las geologías el hueco de un ser que vivió.

Oh maravillosa calma que vas a llegar, comienza
Como una enorme risa desde el lugar hecho donde yo estaba.
Barred, barred de todas partes mi sombra y mi paja.
Vientos misericordiosos barred mi aliento y mi palabra.

No serán construidas ya más tumbas.
No habrá ya cantos fúnebres.
Tal será el fin de toda barbarie.
Oh cuán limpio y puro estará el cielo por encima de nuestra ausencia
Y en tiempo en ninguna parte tendrá reloj.
Será hermoso.

Hermoso con esa simpar belleza
en la que nada ha sido pintado.
No hay mas que blancura de la tela.
Hermoso con esa belleza sin arruga y sin nube
Hermoso con una belleza de boca de sombra
Hermoso alcanzar el borde balbuciente del vaso
Será tan hermoso morir cuando llegue
La noche de al fin morir de al fin,
De al fin amor mío de morir la noche de al fin morir.

Una noche de espinos en flor en los confines de los perfumes y de la noche.
Una noche profunda como la tierra para callar.
Una noche tan hermosa que voy a creer hasta el último momento
Dormir el sueño de tus brazos
En el país sin nombre, sin despertar y sin sueños.

El lugar de nosotros en el que todo se desliga.Porque todo pasa, pero no el tiempo de haber amado, de seguir amando todavía, hasta el último aliento.

Louis Aragon, del libro: “Habitaciones. Poema del tiempo que no pasa” (1969)

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Poesías, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Poema del Tiempo que no pasa”

  1. Pingback: “Poema del Tiempo que no pasa” — el ambigú del yoga – Luis Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s