El poder de la actitud

Cuanto mas vivo me doy mas cuenta del impacto de la actitud ante la vida. La actitud para mi es mas importante que los hechos. Es mas importante que el pasado, la educación , el dinero, que las circunstancias, que el fracaso, que los éxitos. Que lo que otras personas piensan o dicen o hacen. Es mas importante que la apariencia talento o habilidad. Es hacer o deshacer una empresa, una iglesia, una casa. Lo notable es que tenemos una elección todos los días respecto a la actitud que asumiremos ese día. No podemos cambiar nuestro pasado, no podemos cambiar el hecho de que la gente actuará de una manera determinada. No podemos cambiar lo inevitable. lo único que podemos hacer es jugar en la cuerda que tenemos, y esa es nuestra actitud. Estoy convencido de que la vida es el 10% lo que me pasa y el 90% como reacciono ante ello. Y así es contigo, estamos a cargo de nuestras actitudes. Charles R. Swindoll

benheine8

Cuadro de Ben Heine, artista visual​ y productor musical belga.

El poder de la actitud

Hemos de estar muy atentos ante aquellos mensajes que nos intentan convencer de que no podemos cambiar, que solo es posible aspirar a la mediocridad. Estos mensajes resultan fáciles de digerir porque generan una sensación de alivio. ¿Por qué sentirnos decepcionados con nosotros mismos, si sencillamente no nacimos con lo necesario? Esto consuela mucho. No hay nada mejor que una buena justificación para poner nuestra conciencia a dormir.

Los talentos y las capacidades que tenemos son expansibles y, por consiguiente, ni la inteligencia, ni la imaginación ni la memoria son facultades estáticas. El propio esfuerzo y la dedicación tienen un gran impacto en estas facultades tan importantes. Por eso, no nos debemos desanimar cuando nuestro punto de partida no es el que quisiéramos tener. La actitud es siempre más importante que la aptitud. Desde el reconocimiento del “no sé” y desde el entusiasmo del “quiero saber”, nos podemos superar y acceder a muchos mundos insospechados.

Es mejor reconocer nuestra falta de coraje, de determinación y compromiso que escudarnos en una falta de talentos y capacidades. Es mejor reconocer que nos falta “cociente agallas” a escudarnos en un supuesto insuficiente cociente intelectual.

No son las cartas que nos tocan, sino la manera en la que las jugamos, lo que más impacto tiene en el juego. Sin embargo, hoy, como en época de Descartes damos por hecho que lo que de verdad cuenta en el éxito es el talento que uno ha heredado y no el carácter que uno ha desarrollado.

Mario Alonso Puig, en su libro  “El cociente agallas”

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s