Grande y pequeño

“Hay un gran árbol; su tronco es tan grueso que sería muy difícil cortarlo. Ahí sigue al borde del camino. Los carpinteros que pasan por allí ni se dignan mirarle, pero muchos viajeros se cobijan bajo su enorme sombra. Así es el Sabio: de tan grande deviene en inútil, pero muchos se cobijan bajo sus palabras. ¿Por qué, entonces, va a ser perjudicial y malo no servir para nada?” Chuang Tzu

El tejo de Anguiano, con más de mil años, es el ser vivo con mayor edad de La Rioja.

El tejo de Anguiano, con más de mil años, es el ser vivo con mayor edad de La Rioja.

Grande y pequeño

Cuando observamos las cosas a la luz del Tao,
nada es lo mejor, nada es lo peor.
Cada cosa, vista bajo su propia luz,
destaca a su manera.

Puede parecer “mejor”
de lo que se compara con ella
en sus propios términos.
Pero en términos de la totalidad,
nada destaca como “mejor”.

Si medimos las diferencias,
lo que es más grande que otra cosa es “grande”.
Por tanto, no hay nada que no sea “grande”.
Lo que es más pequeño que otra cosa es “pequeño”.
Por tanto, no hay nada que no sea “pequeño”.

Así que todo el cosmos es un grano de arroz,
y la punta de un cabello
es grande como una montaña…
Éste es el punto de vista relativo.
Se pueden derribar muros con arietes,
pero no se pueden tapar agujeros con ellos.
Todas las cosas tienen diferentes usos.
Los buenos caballos pueden hacer cien millas al día,
pero no pueden cazar ratones.

Como los perritos o las comadrejas:
todas las criaturas tienen dones que les son propios.
El búho de cuerno blanco puede cazar pulgas a medianoche
y distinguir la punta de un cabello,
pero en pleno día se queda pasmado, impotente,
y no puede ver ni siquiera una montaña.
Todas las cosas tienen distintas capacidades.

En consecuencia: aquel que desea el bien sin el mal,
el orden sin el desorden,
no comprende los principios
del Cielo y la Tierra.
No sabe cómo están vinculadas las cosas.
¿Puede un hombre aferrarse nada más que al Cielo

y olvidarse de la Tierra?
Son correlativos: el conocer el uno es conocer la otra.
El renegar de uno es renegar de ambos.
¿Puede un hombre aferrarse a lo positivo
sin nada negativo en contraste con lo cual se ve que es positivo?
Si afirma poder hacerlo,
es un bellaco o un loco.

Los tronos pasan de dinastía a dinastía,
ora hacia acá, ora hacia allá.
Aquel que llega al poder por la fuerza, en contra de la corriente,
es llamado tirano y usurpador.
Aquel que se mueve con la corriente de los acontecimientos,
es llamado sabio estadista.

Kui, el dragón de una sola pata,
tiene envidia del ciempiés.
El ciempiés tiene envidia de la serpiente.
La serpiente tiene envidia del ojo.
El ojo tiene envidia de la mente.
Kui le dijo al ciempiés:
“Controlo mi única pata con dificultad.
¿cómo puedes controlar tú un centenar?”
El ciempiés replicó:
“Yo no las controlo.
Caen por todas partes
como gotas de un escupitajo.”

El ciempiés dijo a la serpiente:
“A pesar de todos los pies que tengo,

no consigo moverme tan rápidamente
como tú lo haces sin tenerlos.
¿Cómo puede ser?”
La serpiente replicó:
“Tengo un deslizamiento natural
que no puede ser cambiado. ¿Para qué quiero yo pies?”

La serpiente habló con el viento:
“Yo ondeo mi columna dorsal y me muevo de una manera física.

Tú, sin huesos, sin músculos, sin método,
soplas desde el Mar del Norte hasta el Océano del Sur.
¿Cómo consigues llegar hasta allí sin tener nada?”
El viento respondió:
“Cierto, surjo del Mar del Norte
y llego sin obstáculos hasta el Océano del Sur.
Pero cada ojo que me observa,
cada ala que me utiliza,
es superior a mí, a pesar de que yo pueda

arrancar los más grandes árboles, o derribar grandes edificios.

El verdadero conquistador es aquel que no es conquistado
por la multitud de lo pequeño.
Este conquistador es la mente…
Pero sólo la mente del hombre sabio.

Chuang Tzu

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, La Rioja, Motivación, Poesías, Reflexiones, Relatos, Yoga y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Grande y pequeño

  1. Muy interesante el escrito de Chuang Tzu.
    Yo pienso que no hay que comparar, ¿por qué habríamos de hacerlo?
    Cada cosa o persona es como es, con su inmensidad y su belleza propia.
    Si me comparo con alguien siempre me sacaré algún defecto.
    Me admito como soy, así como nací, como me he ido formando y por ello doy gracias y soy feliz.
    Todos tus textos me hacen reflexionar.
    ¡Gracias!🌹

  2. En esa línea que comparto totalmente, te contesto con las motivadoras palabras de Louise Hay:

    Los adultos nos preocupamos tanto porlo que pensarán los
    vecinos que nos preguntamos: « ¿Me aprobarán?»Cada
    persona, cada cosa, es única y diferente, y está destinada a
    ser así. Si somos como las otras personas, entonces no
    estamos expresando aquello que nos hace especiales.

    Soy un ser especial y único
    Tú no eres tu padre, ni eres tu madre. No eres ninguno de tus
    familiares. No eres los maestros que tuviste en la escuela, ni las limitaciones de tus primeras enseñanzas religiosas. Eres tú mismo . Eres especial y único, tienes tus propios talentos y tus propias capacidades. Nadie puede hacer las cosas exactamente como tú las haces. No hay competición ni comparación posibles. Eres digno de tu propio amor y de tu propia aceptación. Eres un ser magnífico. Eres libre. Reconócelo como la nueva verdad sobre ti mismo. Y así es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s