La diosa Ganga, el Ganges en la mitología

El descenso de Ganga, obra del pintor indio Ravi Varma

El descenso de Ganga (1910), obra del pintor indio Ravi Varma. El dios Shiva se prepara para aguantar la caída de la diosa Ganga. Se ve a la diosa Párvati apoyada en la diosa vaca Surabhí y el sabio Baguirata con las manos unidas en actitud devocional.

La diosa Ganga, el Ganges en la mitología

Cuenta una antigua leyenda hindú que Himalaya, dios de la gran montaña, tuvo una hija de gran belleza a la que puso de nombre Ganga, conocida también como Maa Ganga (madre Ganges) o Ganga Devi. La diosa Ganga fue en principio esposa de Visnú, hasta que éste decidió cederla como tal a Shiva. Tiempo después también se convirtió en la consorte de un rey, en concreto del rey Shantanu.

Precisamente estando casada con el rey Shantanu, la diosa Ganga jugó un papel importante en el nacimiento de los Vasus, los ocho dioses del día: viento, fuego, agua, amanecer, luz, luna y estrella polar. Según relata la mitología, estos dioses sufrían una terrible condena que los obligaba a nacer de nuevo pero como seres mortales. Ganga, apiadándose de ellos, se convirtió en la gran madre de todos con la promesa de acabar con su existencia nada más nacer, buscando así obtener nuevamente para ellos la inmortalidad. Y así lo hizo…

El rey Santanu evita que la diosa Ganga ahogue al octavo hijo de ambos, quien se hizo conocido como Bhisma (1890)obra del pintor indio Ravi Varma

El rey Santanu evita que la diosa Ganga ahogue al octavo hijo de ambos, quien se hizo conocido como Bhisma (1890)obra del pintor indio Ravi Varma

Pero llegó el momento de acabar con el último de los recién nacidos, Bhishma. En ese instante apareció el rey Shantanu y evitó el infanticidio. Bhishma, ya convertido en hombre, terminaría siendo convirtiéndose en uno de los principales héroes de la gran epopeya mitológica hindú conocida como Mahabharata.

Pero sigamos conociendo la historia de Ganga y, por ende, del sagrado río Ganges al que personificaba.

Cuenta la mitología que, en un principio, fue el dios Brahma, el creador del universo, quien dio vida al Ganges alimentándolo del sudor de uno de los pies de Vishnú, el dios conservador, pero que por ese entonces el río tan sólo corría por el cielo. Fue Shiva, el dios destructor, quien un día bajó las aguas del cielo hasta la tierra para con ello liberar a la gran cantidad de almas que habían sido condenadas por los dioses. Además, estas aguas sagradas, que brotan de la divina cabellera de este dios, buscan calmar la sed de las tierras de cultivo.

Pero conozcamos otra versión de este mito… Sagara, rey mortal, engendró 60 mil hijos. Cierto día, enfrentado al dios Indra, dios del cielo visible, por el robo de su caballo, ordenó a todos sus hijos que buscaran al valioso animal. Para ello habían de llegar al reino de Patala, el cual se encontraba en lo más profundo de la tierra. Y justo aquí lo encontraron. Pero erraron al culpar y golpear a un anciano, Kapila, que encontraron cerca del caballo pensando que era el propio Indra. Kapila los azotó con tal terrible mirada que terminaron agonizando y muriendo entre las llamas que surgían inexplicablemente de sus propios cuerpos. Después, tendrían que vagar eternamente como almas malditas.

Ansuman, nieto del rey, rogó por el perdón de Kapila y éste se lo concedió, pero al mismo tiempo le dijo que las almas de los hijos de Sagara regresarían de su eterno destierro sólo cuando las aguas del Ganges bajaran del cielo a la tierra.

Fue Bhagiratha Raja, hijo de un hijo de Ansuma, el que lanzó el definitivo ruego a Brahmá, y éste le concedió el que Ganga, la diosa, descendiera desde el cielo para purificar con su divino elemento las cenizas de lo que antes eran cuerpos. Pero tanta era la altura entre los dos mundos, que también pidió a Shiva que creara un camino entre ellos dos para que la fuerza de las aguas no devastara la superficie de la tierra.

Entonces Ganga bajó primero hasta la cabeza de Shiva y entre sus cabellos se dividió en siete ríos, el mítico Ganges y sus afluentes. Así llegó el agua divina hasta el hondo agujero por el cual habían bajado al inframundo los Sagaras, lo inundó liberando sus almas y dio origen a un gran océano.

Hoy en día el Ganges sigue siendo considerado como un río sagrado. Bañarse en él supone la purificación del cuerpo y del alma.

Carmen Márquez, publicado en el blog “Mitologia hindu”.

 

El descenso del Ganges (siglo VII. n. e.) en Mahabalipuram, estado de Tamil Nadu en la India.Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984. Mide 29 m. de largo por 6-13 m. de alto

El descenso del Ganges (siglo VII. n. e.) en Mahabalipuram, estado de Tamil Nadu en la India.

El descenso del Ganges

El descenso del Ganges en Mahabalipuram , en el estado de Tamil Nadu en la India , es uno entre el grupo de monumentos de la zona que fueron designados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984 . Mide 29 m. de largo por 6-13 m. de alto según el punto donde se mida y es un giganteco relieve tallado al aire libre sobre una roca monolítica de granito. Los monumentos y santuarios fueron construidos por los reyes Pallava durante los siglos VII y VIII. La teoría más aceptada es la leyenda representada en el relieve es la historia del descenso del río sagrado Ganges desde los cielos a la tierra guiada por el rey Bhagiratha , lo que está relacionado con la creencia de que las aguas del Ganges tiene propiedades sobrenaturales. Las dos interpretaciones, tanto el descenso del Ganges como la Penitencia de Arjuna , están representados en esta roca, en el patrimonio de la humanidad Pallava.

Dos interpretaciones

En una interpretación, cree que una figura del bajorrelieve que está de pie sobre una pierna es Arjuna realizando una tapa de austeridad (parecido al concepto de penitencia que en el hinduismo se relaciona con la obtención de poder, no con purificación de los pecados como en el catolicismo) para recibir una bendición de Shiva que le ayude en su lucha en la guerra del Mahábharata (la bendición que se dice que recibió Arjuna fue Pasupata, el arma más poderosa de Shiva).

El bajorrelieve se encuentra en una roca con una hendidura. Sobre la hendidura hay un estanque tallado en la piedra que acumula agua recogiendo la lluvia, y, según el momento, es posible que el agua fluya por la hendidura. Se dice que las figuras que aparecen en ella representan a Ganga (divinidad del Ganges) o al río Ganges ya Shiva. Esto proporciona una base para una interpretación alternativa del mural en la que, en vez de Arjuna, sería Bhagirathael que podría tener las posiciones de austeridad para que Ganga podría descender a la Tierra y cubría así las cenizas de sus parientes, liberándolos de sus pecados. Cuando más tarde el rey se dio cuenta de que tal descenso provocaría la inundación de la Tierra tuvo que realizar penitencia para lograr la intervención de Shiva, que interpuso su melena. Así, el Ganges cae primero sobre el pelo de Shiva y desde su pelo se divide en multitud de arroyos siguiendo el fluir de los mechones del dios. El simbolismo de la obra permite que las dos interpretaciones sean factibles, pues ambas eran favorables para los gobernantes Pallava: como símbolo de poder y otra como símbolo de la purificación del agua.

A la izquierda del bajorrelieve se encuentra una pequeña cueva transformada en un templo con columnas llamado Mandapa de Pancha Pandava .

Figuras

Se supone que la roca fue elegida por la hendidura natural que se construiría la escena con menor esfuerzo. La hendidura está ocupada por figuras de nagas mientras que la de la izquierda, apoyada en una sola pierna y con los brazos alzados hacia el cielo, es el propio Arjuna / Bhagiratha. La gran profusión de dioses, diosas, seres mitológicos y animales (que incluye elefantes a tamaño natural) se encuentra en el lugar para ser testigos del increíble hallazgo del descenso del río. El bajorrelieve se centra en la representación de ese momento pero el conjunto completo es una narración mucho más amplia sin un orden demasiado concreto.

Una de las más notables y quizás irónicas figuras del bajorrelieve es la de un gato sostenidamente sobre una sola pata (aparentemente en posición de austeridad). Puede que guarde relación con el Panchatantra , donde un gato que se hace pasar por asceta se engancha en un pájaro ya una palabra para que se acerque, y cuando están lo bastante cerca de los devora.

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Esta entrada fue publicada en Historia, Reflexiones, Relatos, Viajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s