Lo que hemos hecho de nosotros

 

«Haya paz en los planos mortales, inmortales y divinos y meditemos sobre el fulgurante esplendor de Savitri. Que estimule nuestros pensamientos y nos inspire a hacer lo correcto en el momento oportuno.»

Esta bella oración, dedicada al Sol como creador, al que llaman Savitri, tiene más de 3.000 años, es una de las más antiguas del mundo, se sigue utilizando todos los días por muchos hinduistas y aparece en el Rigveda, el libro más antiguo de los Vedas.

 

Gustave Courbet The Desperate Man Self Portrait, 1844-45.

El hombre desesperado (1844-45), obra de Gustave Courbet.

Lo que hemos hecho de nosotros

“… Mira a todos a tu alrededor y ve lo que hemos hecho de nosotros y de eso considerado como victoria nuestra de cada día.No hemos amado por encima de todas las cosas.

No hemos aceptado lo que no se entiende porque no queremos pasar por tontos.

Hemos amontonado cosas y seguridades por no tenernos el uno al otro.

No tenemos ninguna alegría que no haya sido catalogada.

Hemos construido catedrales y nos hemos quedado del lado de afuera, pues las catedrales que nosotros mismos construimos tememos que sean trampas.

No nos hemos entregado a nosotros mismos, pues eso sería el comienzo de una vida larga y la tememos.

Hemos evitado caer de rodillas delante del primero de nosotros que por amor diga: tienes miedo.

Hemos organizado asociaciones y clubs sonrientes donde se sirve con o sin soda.

Hemos tratado de salvarnos, pero sin usar la palabra salvación para no avergonzarnos de ser inocentes.

No hemos usado la palabra amor para no tener que reconocer su contextura de odio, de amor, de celos y de tantos otros opuestos.

Hemos mantenido en secreto nuestra muerte para hacer posible nuestra vida.

Muchos de nosotros hacen arte por no saber cómo es la otra cosa.

Hemos disfrazado con falso amor nuestra indiferencia, sabiendo que nuestra indiferencia es angustia disfrazada.

Hemos disfrazado con el pequeño miedo el gran miedo mayor y por eso nunca hablamos de lo que realmente importa.

Hablar de lo que realmente importa es considerado una indiscreción.

No hemos adorado por tener la sensata mezquindad de acordarnos a tiempo de los falsos dioses.

No hemos sido puros e ingenuos para no reírnos de nosotros mismos y para que al fin del día podamos decir «al menos no fui tonto» y así no quedarnos perplejos antes de apagar la luz.

Hemos sonreído en público de lo que no sonreiríamos cuando nos quedásemos solos.

Hemos llamado debilidad a nuestro candor. Nos hemos temido uno al otro, por encima de todo. Y todo eso lo consideramos victoria nuestra de cada día…”.

Clarice Lispector

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones, Relatos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s