El yoga se adapta a ti

“El Yoga es muy democrático, está hecho a la medida de la persona que lo ejercita”. Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar, conocido como Yogacharya B.K.S. Iyengar.

Un grupo de mujeres practicando vriksa-asana (‘postura del árbol’).Wikipedia

El yoga se adapta a ti

El yoga no es difícil ni competitivo porque no es un deporte. Es una ciencia para el desarrollo físico, mental y espiritual de nuestro potencial humano. No te exige cambiar tu estilo de vida o tus creencias, ni requiere ningún entrenamiento o habilidad. Nadie es “bueno” o “malo” para el yoga. Es a la vez una herramienta y una mirada para la auto-observación, la transformación y la trascendencia.

Además, es fácil de practicar porque cada cual comienza desde el punto donde se encuentra. Hace algunos años, yo ni lo pensaba. Porque antes de conocer bien cuál es la esencia del yoga y lo simple que puede ser practicarlo, pensaba que “yoga” eran unos ejercicios muy difíciles de fuerza y estiramiento cercanos a la contorsión, que iba a hacer el ridículo tratando de hacer, y que me exigirían adoptar un estilo de vida extraño para el cual no estaba preparada.

También pensaba firmemente que, aunque me parecían hermosos y aunque intuía que eran parte de algo más grande que unos ejercicios y que me podían cambiar la vida, no eran para mí. No creía ser lo suficientemente flaca, disciplinada o atlética para hacer yoga. Sólo cuando fui a India y tuve la fortuna de cambiar la visión, pude ver que mis verdaderas limitaciones eran mentales, como en tantos aspectos de la vida. Estamos atados por mis creencias. Como a otros espíritus inquietos, la búsqueda de sentido, libertad y plenitud me llevaron al yoga. No como una forma de ejercicio más, que es como lo concebimos en Occidente, sino como medicina y práctica espiritual. Lo que realmente es.

Aunque es cierto que algunas veces vemos imágenes impresionantes de lo que puede llegar a realizar el cuerpo entrenado de un yogui con mucha experiencia, el yoga es para todo tipo de cuerpos, edades y estados de salud. La verdad es que el yoga no requiere que seamos nada en particular. No necesitamos ser fuertes o flexibles para practicar yoga. Estas cualidades son resultados del yoga, no requisitos, y no son lo más importante.

Tampoco exige que seamos jóvenes y ni siquiera que estemos perfectamente saludables porque precisamente el yoga es medicina. Con un poco de constancia nos sana, nos rejuvenece, nos vuelve flexibles y fuertes. No según los estándares de la publicidad: según nuestros propios estándares. Porque para el yoga somos únicos y somos bellos, sólo tenemos que encontrar el balance natural donde está la salud y claridad mental y florecemos hacia nuestra plenitud.

Porque el yoga es una tradición científica y filosófica. Es decir, se trata de una forma de vida no dogmática, de la cual tu tomas lo que mejor te parezca y una medicina y como tales, son para todo el que quiera desarrollarse como ser humano. Las posturas tampoco deben ser difíciles porque fueron creadas para ser practicadas por todos los seres humanos. Simplemente constituyen un proceso individual cuyo ritmo lo determina cada cuerpo y donde el objetivo esencial es trabajar el cuerpo para aquietar la mente.

En realidad, trabajamos el cuerpo para que esté fuerte y saludable y al alcanzar una salud radiante podamos ir más allá de él. El objetivo del yoga no es hacer la parada de manos o lograr el loto perfecto. El objetivo del yoga es simplemente hacer yoga. Es hacer la práctica, escuchando el cuerpo, con constancia y amor, porque nos hace sentir estupendamente bien.

Sólo tenemos que elegir el yoga adecuado para cada cuerpo y cada temperamento, según sus necesidades y posibilidades. El yoga en realidad es muy fácil si nos acercamos a él con paciencia y apertura, con la única expectativa de sentirnos mejor. Y ese sentirnos bien puede que no sea lograr una postura asombrosa pero sí hacer algo que no sabíamos que podíamos y mucho más importante, es mucho más de lo que esperamos: es más claridad mental, tranquilidad, estabilidad interior, mejor salud, mayor motivación y sentimiento de alegría.

Si bien las técnicas que más conocemos en Occidente son los ejercicios físicos del yoga (las posturas), el yoga es todo un sistema que abarca diferentes prácticas, herramientas y que constituye una forma de ver y vivir la vida. Hacer yoga puede ser un estado interior de apertura y atención, respirar con conciencia o cantar un mantra. Y claro, la práctica central de la tradición del raja yoga es la meditación. Con nuestro primer estiramiento se abre un mundo nuevo, más armonioso con la inteligencia de nuestro cuerpo y la naturaleza cósmica de nuestro ser. Más feliz.

Beatriz Dávila

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones, Yoga y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El yoga se adapta a ti

  1. Goyo Galache dijo:

    Me ha encantado …soy de ese pensar…🙏

  2. Gracias Goyo, me alegra tener tantas cosas en común.
    Namasté

  3. Pingback: El yoga se adapta a ti — el ambigú del yoga | Angela Periodista

  4. Pingback: El yoga se adapta a ti — el ambigú del yoga – Angela Lopez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s