En la esquina de la vida

Muchas veces te encuentras hechos que nunca acabas de comprender… No vale la pena torturarse, querida. Estamos aprendiendo, siempre estamos aprendiendo; incluso en el momento de nuestra muerte. Ella es nuestra última lección: la magistral. No tengas miedo de equivocarte mientras vivas. Recuerda: estás viva y eso te da la opción de corregir. Corregir es un regalo, ¿Sabes? Pocas personas son capaces de apreciar su valor. Ángela Becerra en su libro “Lo que le falta al tiempo” (2007)

xAndrea Kowch

Cuadro de la estadounidense Andrea Kowch

En la esquina de la vida

Cuando el hartazgo de vida y ser nos invade, a escasos pasos de la esquina de nuestra fatiga siempre existe y nos espera un nuevo paisaje.

Sólo es necesario dejar de mirar atrás y darle un hálito de esperanza al optimismo. Olvidar las cuerdas podridas que nos atan, congelar las tristezas que nos oscurecen los sentires, desconectarse de los diálogos sin eco, devolver la dignidad a nuestra capacidad de entrega que quedó afónica de respuestas. Y empezar a caminar con otra actitud y otra mochila, cambiando el paso y con el deseo de vislumbrar un nuevo horizonte.

En la esquina de la vida siempre nos aguardan paisajes prometedores y muros agobiantes. Clorofilas de vida y humedades de tristeza, horizontes sin más límite que nuestro optimismo y barreras apiladas sin cemento de amor, atardeceres que acolchan sueños y despertares a días terrosos de nubes vacías de agua.

No existe el mapa que nos indique la ruta de nuestra vida. Somos nosotros, con nuestra intuición y voluntad, quienes paso a paso la vamos configurando hasta llegar a un punto que, por mucho que lo hayamos imaginado y deseado, siempre es un gran desconocido, esa parada en el camino que cuando contemplamos el viaje hecho llamamos “nuestro destino”.

La vida es una ruta repleta de esquinas. Penetrar en muros y laberintos o perderse en paisajes sin límites es la historia de los grandes caminantes, es decir, de todos y cada uno de nosotros.

Ángela Becerra

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones, Yoga y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s