Bienestar interior a partir de los 50

Madurez es lo que alcanzo cuando ya no tengo necesidad de juzgar ni culpar nada ni a nadie de lo que me sucede. Anthony de Mello

Wieslaw Smetek

Cuadro de Wieslaw Smetek.

Bienestar interior a partir de los 50

Es cierto que con los años buena parte de las personas mejoran como el vino, pero para quienes no se sienten a gusto consigo mismos y se lo ponen demasiado difícil a la propia felicidad, creándose incontables problemas, también los años le amargan la vida y se amargan como los vinos de escasa calidad.

Hoy quiero referirme a una serie de características fundamentales que distinguen a las personas que, pasados los 50 años, mejoran en todo y, como el buen vino, nos producen satisfacción y bienestar con su presencia. En este caso, sus palabras, sus actitudes y su trato nos gratifican y enriquecen.

Las 12 características que distinguen al hombre y a la mujer que se crean a sí mismos un mayor bienestar y paz interior y, en consecuencia, lo transmiten a los demás, son:

1. Saben convertir cada día casi en una fiesta y lo disfrutan y valoran como un verdadero regalo.

2. Tienen claro que sus palabras, sus reacciones y sus actitudes suman o restan. Por eso, sopesan bien los posibles efectos de cuanto dicen y hacen para no hacer daño a nadie ni crearse enemigos innecesarios.

3. Son emprendedores, activos, comunicativos, amigables, entusiastas y positivos. Obrando así, siempre construyen y crean el mejor ambiente y salen favorecidos.

4. Disfrutan de las cosas sencillas, como estar con los amigos, descansar, dar un paseo o jugar con sus nietos.

5. Por encima de todo, son respetuosos y cordiales y centran su atención en lo mejor de los demás, y lo valoran.

6. Tienen claro que lo mejor deben esperarlo de sí mismos.

7. Son conscientes de que nadie más que ellos puede elegir su propia actitud, y que somos lo que son nuestras actitudes.

8. Se aclimatan y adaptan a la vida que les ha tocado vivir y la disfrutan gozosamente.

9. Su vida la preside la coherencia, el sentido común y la prudencia. Así se evitan incontables problemas.

10. No se despojan jamás del buen humor y del sentido del humor. Saben que nada protege y blinda más que una permanente sonrisa.

11. Conscientes de que el verdadero bienestar se genera en su interior, cultivan la dimensión espiritual haciendo el bien allá por donde van.

12. Aman siempre y sin miedo. Tienen claro que el sentimiento del amor es el más poderoso revitalizador humano que existe.

Bernabé Tierno

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s