Los viernes chiste: La ternura de un marido Torrecillano

“Hay gente que cree que porque se ríe de que el cojo se cae tiene sentido del humor. Hay que reírse cuando es uno el que se cae. Te diviertes mucho más.” Joan Manuel Serrat

IMG_20190202_135021

La belleza de Torrecilla en Cameros nevado, foto J.L.Soba

La ternura de un marido Torrecillano

– Daniel, un afamado médico de cabecera, natural y residente en Torrecilla en Cameros, ejerce su profesión en un centro de salúd de la capital riojana.

– Un duro día de invierno, después del agotador trabajo matutino y antes de emprender viaje de regreso a la nevada Torrecilla, decide llamar a casa por teléfono:

– Hola, mi reina. Cómo estás, mi amor?, Bien??

– Si, muy bien!…

– Los chicos están bien?

– No te preocupes amor, están de lo mejor, acaban de llegar del Serradero…

– Perfecto… ¿Comieron?

– Si, comieron muy bien.

– ¿Sí? Qué bueno! Dime, preciosa, qué cocinaste para comer?

– Cucos, cabrito asado y de postre……unas deliciosas torrijas.

– Mi plato preferido!  …Te adoro, divina! Siempre complaciéndome. Y dime…

– ¿Todo tranquilo en casa?

– Todo bien, te espero con la comida caliente y luego el postre que tanto te gusta…..

– No me digas esas cosas, que me dan ganas de volar con el coche y me van a multar en Islallana, voy hacia allá, ahora mismo! …
¿ Me prometes que esta noche te pones esa tanguita de hilo dental que me explota la cabeza?

– Como mandes, dulzura, sabes que soy tu esclava…

– ¿Sí? Gracias cosita, por eso te quiero tanto…
Bueno amorcito… Ahora pásame por favor a mi mujer un momento, ¿sí?

– ¡Señoraaaaaa! ¡Le llama el Doctoooorrrr!

Namasté, que la sonrisa no se borre nunca de nuestra cara, y para conservarla nada mejor que la nieve, en este caso, servida por el inmortal poeta mejicano Amado Nervo.

 

Jaculatoria a la nieve

¡Qué milagrosa es la Naturaleza!
Pues, ¿no da luz la nieve? Inmaculada
y misteriosa, trémula y callada,
paréceme que mudamente reza
al caer… ¡Oh nevada!:
tu ingrávida y glacial eucaristía
hoy del pecado de vivir me absuelva
y haga que, como tú, mi alma se vuelva
fúlgida, blanca, silenciosa y fría.

Amado Nervo

Esta entrada fue publicada en La Rioja, Los viernes chiste, Mis cosas, Relatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s