Canción Oriental


Inb Said, en su obra ”Bayan al Mugrib”, escribió una bella narración de cómo fue el origen de la granada en al-Ándalus:

“De entre los parques de al-Ándalus mencionaremos en primer lugar el que perteneció a los califas omeyas, a saber, el del alcázar de la Ruzafa.

Refirió mi padre: entre las construcciones que llevó a cabo Abd al-Rahman ibn Muawiya, Abd al-Rahman I, a principios de su reinado, para hacer de ella lugar de esparcimiento y habitar allí buena parte de su tiempo, se encuentra la almunia de la Ruzafa, situada al noroeste de Córdoba.

Allí tuvo un hermoso palacio y situó amplios jardines a los que hizo traer plantas exóticas y magníficos árboles procedentes de las regiones más diversas. En ellos plantó los huesos de frutas seleccionadas y las semillas extrañas que le habían traido Yazid y Safr, sus embajadores en Siria, hasta que crecieron, en un breve espacio de tiempo, gracias a los series esfuerzos y cuidados adecuados, árboles tocados con el turbante en sus hojas, que dieron curiosos frutos y diseminaron, en breve, por toda la tierra de al-Ándalus. El monarca reconoció que estos frutos eran los mejores de su especie.

Su abuelo Hisham fue quien acuñó el término de Ruzafa, aplicándolo a una zona de Siria que era su favorita. Abd al-Rahmán I la imitó al elegir el asentamiento de esta Ruzafa suya: se prendó de ella, la visitó con frecuencia y residió allí la mayor parte del tiempo.

La granada safarí que se difundió por todos los confines de al-Ándalus, de tal modo que los habitantes de este país la preferían a todas las variedades restantes, tenía su origen en esta Ruzafa.

Ibn Hayyán, expone cuanto a ella se refiere:

La trajo a al-Andalus el embajador enviado a Siria por Abd al-Rahmán I con el encargo de entrar en contacto con su hermana, el cual había traído los mejores ejemplares de granadas de la Ruzafa siria, cuya fundación se atribuye a su abuelo el califa Hisham. Abd al-Rahmán la mostró, entonces, a los hombres de su privanza, poniendo de relieve su belleza. Entre los presentes se encontraba Safr bin Ubayd al-Kilai.

El monarca le entregó una parte de estas granadas y él quedó maravillado ante su hermosura y quiso hacer una experiencia con ellas. Las llevó, entonces, a una alquería situada en la cora de Rayya (Málaga).

Allí manipuló sus semillas y se las arregló para plantarlas, alimentarlas y trasplantarlas hasta que surgió un árbol que dio fruto y éste, a su vez, maduró. Safr, entonces, arrancó los frutos de cuajo, quedando asombrado ante su belleza y se dirigió con ellos inmediatamente a presencia de Abd al-Rahmán, quien pudo comprobar que eran semejantes, en todo, a los de la Ruzafa
(siria).

El emir le preguntó cómo lo había conseguido y Safr le informó del procedimiento que había utilizado para obtenerlas. El monarca, entonces, admiró su descubrimiento, apreció sus esfuerzos, le dio las gracias por la tarea que había llevado a cabo y recompensó generosamente su regalo. Acto seguido se plantó aquella granada en la almunia de la Ruzafa y en otros jardines de su propiedad.

Aquella especie de granada se difundió y el pueblo cultivó las plantaciones de esta índole y atribuyó su origen a Safr ya que, desde entonces y hasta ahora es conocida como granada safarí”.

granada

Canción Oriental

1920

Es la granada olorosa
un cielo cristalizado.
(Cada grano es una estrella,
cada velo es un ocaso.)
Cielo seco y comprimido
por la garra de los años.

La granada es como un seno
viejo y apergaminado,
cuyo pezón se hizo estrella
para iluminar el campo.

Es colmena diminuta
con panal ensangrentado,
pues con bocas de mujeres
sus abejas la formaron.
Por eso al estallar, ríe
con púrpuras de mil labios…

La granada es corazón
que late sobre el sembrado,
un corazón desdeñoso
donde no pican los pájaros,
un corazón que por fuera
es duro como el humano,
pero da al que lo traspasa
olor y sangre de mayo.
La granada es el tesoro
del viejo gnomo del prado,
el que habló con niña Rosa
en el bosque solitario.
Aquel de la blanca barba
y del traje colorado.
Es el tesoro que aun guardan
las verdes hojas del árbol.
Arca de piedras preciosas
en entraña de oro vago.

La espiga es el pan. Es Cristo
en vida y muerte cuajado.

El olivo es la firmeza
de la fuerza y el trabajo.

La manzana es lo carnal,
fruta esfinge del pecado,
gota de siglos que guarda
de Satanás el contacto.

La naranja es la tristeza
del azahar profanado,
pues se torna fuego y oro
lo que antes fue puro y blanco.

Las vides son la lujuria
que se cuaja en el verano,
de las que la iglesia saca,
con bendición, licor santo.

Las castañas son la paz
del hogar. Cosas de antaño.
Crepitar de leños viejos,
peregrinos descarriados.

La bellota es la serena
poesía de lo rancio,
y el membrillo de oro débil
la limpieza de lo sano.

Mas la granada es la sangre,
sangre del cielo sagrado,
sangre de la tierra herida
por la aguja del regato.
Sangre del viento que viene
del rudo monte arañado.

Sangre de la mar tranquila,
sangre del dormido lago.
La granada es la prehistoria
de la sangre que llevamos,
la idea de sangre, encerrada
en glóbulo duro y agrio,
que tiene una vaga forma
de corazón y de cráneo.

¡Oh granada abierta!, que eres
una llama sobre el árbol,
hermana en carne de Venus,
risa del huerto oreado.
Te cercan las mariposas
creyéndote sol parado,
y por miedo de quemarse
huyen de ti los gusanos.

Porque eres luz de la vida,
hembra de las frutas. Claro
lucero de la floresta
del arroyo enamorado.

¡Quién fuera como tú, fruta,
todo pasión sobre el campo!

Federico García Lorca, en Libro de Poemas, (1921)

Esta entrada fue publicada en Madre Tierra, Poesías, Reflexiones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Canción Oriental

  1. Marta Lo dijo:

    No conocía este poema del gran Lorca. Gracias por compartir. 😉

  2. Gracias a ti Marta. A mí también me sorprendió gratamente cuando dí con el.
    Namasté

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s