Los viernes chiste: Y mi marido jugando al golf

“Si la filosofía tiene algún valor, es el de enseñar al hombre a reírse de sí mismo”.          Su-Tungpo

Golf

Y mi marido jugando al golf

Tomás era un empresario logroñés de éxito que trabajaba como un burro, toda la semana…. todo el año.
Mas allá de su familia, sus hijos, su hogar, sus amigos, lo único que lo
hacía verdaderamente feliz y le daba fuerzas para seguir trabajando de ese
modo era saber que los domingos eran suyos.

Como todos los domingos, se levantó muy temprano, se puso la ropa apropiada y, tratando de no hacer ruido para no despertar a su esposa, salió del dormitorio, bajó las escaleras, para luego tomar un desayuno rápido, subir a su BMW y dirigirse al campo de golf de “La Grajera”.

Camino al campo de golf, encendió la radio del coche y en la emisora de Radio Rioja que tenía sintonizada, estaban dando el parte meteorológico: “Tormentas eléctricas, cielo encapotado y lluvias durante toda la mañana”. Una mueca de fastidio llenó su ilusionada cara y tras pensarlo unos instantes, dio la vuelta y regresó a su casa.

Guardó el flamante BMW en el garaje, subió al dormitorio, se quitó la ropa
deportiva, tratando de no hacer ruido, para luego deslizarse entre las
sábanas hasta quedar pegado a la espalda de su esposa y susurrarle muy dulcemente:

“Amor, hay una tormenta terrible…”

Y ella, con su voz más sensual, le respondió:

Si Cariño, “Y el idiota de mi marido, jugando al golf…”

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s