Nunca te ates

Un apego no es un hecho. Es una creencia, una fantasía de tu mente, adquirida mediante una “programación”. Si esa fantasía no existiera en tu mente, no estarías apegado. Amarías las cosas y a las personas y disfrutarías de ellas; pero, al no existir la creencia, disfrutarías de ellas sin atadura de ningún tipo. Anthony De Mello

hombre-atado-por-cuerdas

“Nunca te ates”

La imposición ata; el entendimiento, fusiona.

Atar es la presión de la fuerza; entenderse es la caricia de la convicción.

Atar es adherir dos unidades usando una fuerza externa para que permanezcan juntas. Una fuerza que a veces se llama poder, a veces conveniencia o necesidad, y en los casos más tristes, brutalidad o temor obsceno.

Atar siempre es un ejercicio perecedero, porque por potentes y enrevesados que sean los nudos, cuando con voluntad irrompible el adherido desea deshacerlos, tarde o temprano los acaba desligando.

Atan los faltos de plumas en el alma y sobrados de arena en el cerebro. Todas las ataduras acaban podridas. Como las cuerdas.

Entenderse es acoplarse hasta encajar, es sostenerse mutuamente hasta fusionarse.

Entenderse es renunciar a la rigidez propia y estar dispuesto a oír, discernir y valorar la opinión ajena. Es tratar de igual a quien le dices que es tu otro igual.

No le mientes porque vas sobrado de la energía que da el saber escuchar para entender. Porque tu triunfo no es dominar para sostener, es el encajar para sostenerse. Como los arcos de medio punto, esas construcciones hechas con piedras que se unen a la perfección y lo aguantan todo por los años de los años, sin otro ensamblaje que su perfecto encaje de las unas con las otras.

Su fuerza para sostenerse y sostener empieza y acaba en ellas mismas, en su magistral acoplamiento. No es fuerza atada, es entendimiento fusionado.

Ángela Becerra

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nunca te ates

  1. Bella dijo:

    La mayoría de nuestras ataduras las creamos nosotros mismos. Aveces sucumbimos a sentir esa presión por la circunstancia del momento y luego llegamos acostumbrarnos a sentirnos así!

  2. Lo cierto es que es así y es realmente difícil desapegarnos, pero hay que intentarlo.
    Namasté

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s