“Hay hombres que…”

 

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. Bertolt Brecht

xWilliam Holman Hunt Jesús hallado en el templo1860
Jesús hallado en el templo (1860), obra de William Holman Hunt.

“Hay hombres que…”

El río de la vida tiene trayectos de remansos y turbulencias. En una pequeña embarcación, frágil y vulnerable, viajamos los hombres con el bagaje de nuestra propia y única historia.

Debemos esforzarnos para conducir nuestra barca por el cauce adecuado a cada circunstancia para llegar en paz a la desembocadura.

Hay hombres que ayudan con sus remos a hacer más fácil la vida individual y colectiva porque el armazón de su barca está formado por la madera de la entrega a los demás. Estos hombres están guiados por la brújula de la convicción, la fe, la solidaridad, el servicio, unidos al lazo imponderable del amor.

Hay hombres que son como candelas que iluminan las noches más oscuras con sólo brindar una palabra, consagrar un momento, propiciar una palmada en el hombro o invitar, espontáneamente, al festín gozoso de la sonrisa franca.

Hay hombres que son sabios, pues transmiten por canales invisibles el poder sanador de la palabra equilibrada, la mano extendida en el momento preciso, la caricia que cala más allá del simple tacto.

Hay hombres que, desde lo espontáneo, nos enseñan con el testimonio práctico de su ejemplo, el verdadero significado de los términos “humildad”, “lealtad”, “compartir”.

Hay hombres que son como los árboles de tupido follaje, pues siempre invitan a recostarse bajo su sombra protectora y placentera que sólo brinda la amistad sincera. Hay hombres que permanecen en el tiempo como ejemplo de su labor y su servir, porque, aún en la distancia, percibimos, dentro de nosotros, los latidos de su voz, de su existir.

Hay hombres que son santos cotidianos, vestidos de camisa y zapatillas…que tienen a Dios en el bolsillo y regalan el sosiego con la simpleza y encienden la esperanza con sólo una mirada.

Hay hombres que sólo se van de un territorio, qué sólo se marchan un momento, un instante casi silencioso, llevando su magia hacia otro amanecer porque se quedan sentados, en permanencia, en la tribuna angelical de la amistad, encendiendo el candil maravilloso del amor… Así la siembra ser{ resplandeciente y la cosecha tendr{ sabor a eternidad.

Cuando digo “hombres”… digo “amigo”, “hermano”, “compañero”…

Digo “hombres y mujeres” de esta tierra que han descubierto el don de su misión y el habitar con ellos este mundo significa sentir el privilegio de su ternura, de su paz… su bendición.

Carlos Alberto Boaglio, de su libro “Con el Sello del Alma” (2010).

Carlos Alberto Boaglio, (Las Varillas, Córdoba (Argentina) 1958), poeta, narrador, dramaturgo, director y actor teatral argentino, comprometido con su tiempo.

 

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Hay hombres que…”

  1. Goyo Galache dijo:

    Me ha encantado… precioso..👏👏👏👏

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s