La controversia

” Solo hay una manera para evitar las críticas: no hacer nada, no decir nada y no ser nadie”.  Aristóteles

monjesLa controversia

Era un lama joven y con gran sentido del humor, que sabía bien que la vida espiritual no tiene por qué ser, en absoluto, triste y solemne. Era muy accesible, cordial y sin artificios.

Consideraba a todos los monjes y novicios como sus hermanos pequeños y estaba siempre haciendo bromas con ellos. Les enseñaba la doctrina, en el patio del monasterio, haciendo juegos, riendo, bailando con los monjes y novicios, realizando bromas y contando chistes.

Pero un día un grupo de fieles pasó por allí y vio cómo se divertían los monjes y novicios y cuánto griterío y risas producían. Acudieron al abad del monasterio y le dieron una queja. Consideraban que aquel no era modo de enseñar la doctrina; que el lama era irreverente e irrespetuoso.

El abad del monasterio llamó al lama y le puso al corriente de las opiniones y las quejas de los fieles.

El lama dijo:
– Cambiaré de método, pero será lo mismo.

Era un hombre muy inteligente.

Sorprendido, el abad preguntó:
– ¿Cómo que será lo mismo?
– Venerable abad, ya lo veréis: será lo mismo.

El abad no comprendió al lama y le dejó ir.

El lama cambió el sistema de enseñanza: todos tenían que guardar un estricto silencio, permanecer estoicamente en postura meditacional durante toda la clase, jamás sonreír y no hacer el menor comentario.

Los fieles pasaron por allí y se asomaron a ver la clase. Aquello les parecía increíble: ¡cuánta rigidez, cuánta severidad, cuánta pesadumbre! Se preguntaron se era necesaria tan estricta disciplina para mostrar la doctrina. Fueron al abad del monasterio y se quejaron del lama.

El abad llamó al lama y le dijo:
– Tenías razón, querido mío.
– Como tú decías: “será lo mismo”.
– Y ahora yo te digo, enseña como quieras.
– No te dejas más influenciar por controversias.

El lama, obviamente, volvió a su anterior modo de mostrar la doctrina.

Maestro: haga lo que haga, la mangosta quiere acabar con la serpiente.

Ramiro A. Calle, de su libro “Cuentos espirituales del Tíbet” 

Esta entrada fue publicada en Cuentos, Inteligencia emocional, Reflexiones, Relatos, Yoga y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s