La niña de Guatemala

Hoy me ocupa en el ambigú una de esas románticas historias de amor platónico que perduran en el tiempo y que cuando uno conoce no queda indiferente.  Para ello comparto en el ambigú opiniones que en su época realizaron personajes allegados a los protagonistas y el bello poema “La niña de Guatemala que José Martí dedicó a María García Granados. J.L.Soba

Maria_Garcia_GranadosMaría García Granados

José Martí escribió al conocer a María García Granados:

Si en la fiesta teatral —corrido el velo—
Desciende la revuelta escalinata,
Su pie semeja cisne pequeñuelo
Que el seno muestra de luciente plata.
[…]
Quisiera el bardo, cuando al sol la mece,
Colgarle al cuello esclavo los amores;
¡Si se yergue de súbito, parece
Que la tierra se va a cubrir de flores!

¡Oh! Cada vez que a la mujer hermosa
Con fraternal amor habla el proscripto,
Duerme soñando en la palmera airosa,
Novia del Sol en el ardiente Egipto.

Amo el bello desorden, muy más bello
Desde que tú, la espléndida María,
Tendiste en tus espaldas el cabello,
¡Como una palma al destocarse haría!

Desempolvo el laúd, beso tu mano
Y a ti va alegre mi canción de hermano.
¡Cuán otro el canto fuera
Si en hebras de tu trenza se tañera!

María García Granados (Ciudad de Guatemala, 1860-1878) fue una jóven dama de la alta sociedad guatemalteca, hija del general Miguel García Granados, que fue presidente de Guatemala, y en cuya mansión eran habituales las tertulias con los artistas y literatos destacados de Guatemala. María, era sobrina y nieta de María Josefa García Granados, famosa poetisa y periodista. El poeta y patriota cubano José , con solo 24 años, llegó en 1877 a Guatemala procedente de México, frecuentando la tertulia del general García Granados y se enamoró de María, pero Martí ya estaba comprometido para casarse. María murió en 1878, poco después de enterarse del matrimonio de Martí con Carmen Zayas Bazán, Martí le dedicó el poema “La Niña de Guatemala”, en su obra Versos Sencillos, publicado en 1891, en el que deja entrever alegóricamente más que una muerte por tristeza, el suicidio de la amante rechazada.

Era tal el magnetismo de María, que no dejaba indiferente a quien la conocía, siendo muchos los testimonios de artistas sobre la joven:

«Era una joven interesantísima. Llevé a Martí a un baile de trajes, que se daba en casa de García Granados, a los dos días de haber llegado [por primera vez] a Guatemala; estábamos los dos de pie, en uno de los hermosos salones, viendo desfilar las parejas [cuando vimos venir] del brazo dos hermanas señoritas. Me preguntó Martí, “¿Quién es esa niña vestida de egipcia?”—“Es María, hija de la casa” [le contesté]. La detuve y le presenté a mi amigo y paisano Martí, y se encendió la chispa eléctrica».  B. Martínez

«Era alta, esbelta y airosa: su cabello negro como el ébano, abundante, crespo y suave como la seda; su rostro, sin ser soberanamente bello, era dulce y simpático; sus ojos profundamente negros y melancólicos, velados por pestañas largas, revelaban una exquisita sensibilidad. Su voz era apacible y armoniosa, y sus maneras tan afables, que no era posible tratarla sin amarla. Tocaba el piano admirablemente, y cuando su mano resbalaba con cierto abandono por el teclado, sabía sacar de él notas que parecían salir de su alma y pasaban a impresionar el alma de sus oyentes.» José María Izaguirre

la-niña-de-guatemala-MARIA

María García Granados, “La niña de Guatemala”

La niña de Guatemala

Quiero, a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor:
la niña de Guatemala,
la que se murió de amor.

Eran de lirios los ramos,
y las orlas de reseda
y de jazmín; la enterramos
en una caja de seda.

Ella dio al desmemoriado
una almohadilla de olor;
él volvió, volvió casado;
ella se murió de amor.

Iban cargándolas en andas
obispos y embajadores;
detrás iba el pueblo en tandas,
todo cargado de flores.

Ella, por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador:
él volvió con su mujer,
ella se murió de amor.

Como de bronce candente
al beso de despedida,
era su frente: ¡la frente
que más he amado en mi vida!

Se entró de tarde en el río;
la sacó muerta el doctor:
dicen que murió de frío:
yo sé que murió de amor.

Allí, en la bóveda helada,
la pusieron en dos bancos;
besé su mano afilada,
besé sus zapatos blancos.

Callado, al oscurecer,
me llamó el enterrador:
¡nunca más he vuelto a ver
a la que murió de amor!

José Martí

Versos Sencillos” 1891.

Esta entrada fue publicada en Historia, Poesías y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a La niña de Guatemala

  1. Elia dijo:

    Siempre me ha encantado esta historia, miro las fotografías, leo los testimonios y me imagino como sucedió ese primer encuentro, José Martí cumplió con su deber de casarse con su prometida, aunque al final su esposa lo abandonó llevándose consigo su único hijo, es cuando pienso que en algunas ocasiones es mejor darle paso a los sentimientos y no tanto al deber.
    Gracias por recordarme de nuevo esta trágica y romántica historia.

    • Elia Santos dijo:

      La vincularse con mi entrada si no te importa. Es una gran historia. Pero creo como dije anteriormente que José Martí en su verso; dicen que murió de frío:
      yo sé que murió de amor. Fue un tanto excéntrico y pretencioso, y más por la amistad que tenía con la familia de la niña, pero de cualquier forma es lo que encanta de este poema.

      • Te imaginas Elia si esta historia se desarrollase hoy en día, es triste pero creo que se hablaría de todo menos de amor.
        Para mi, sigue siendo una bella historia.
        Namasté.

  2. Gracias a ti Elia. Lo cierto es que esta historia de amor imposible, es tan triste como bella.
    Namasté

  3. laugut79 dijo:

    No conocía la historia, hermosa en verdad! Valla que si hay muertes por amor…

  4. Pingback: La niña de Guatemala | laugut79wordpresscom

  5. elfaintelectual dijo:

    Me gusta este poema :’) muy bueno sígueme y te sigo 👀

  6. Pingback: La niña de Guatemala, José Martí – La vida en palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s