«Lo que puede el dinero»

«Lo que puede el dinero», poema de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, incluido en su obra «Libro de Buen Amor», publicado en el año 1330, me sirvió en mi juventud de referente poético y musical, al cual llegué como a muchos otros, algunos de ellos referenciados en este blog, gracias a Paco Ibáñez y su memorable concierto que dió el 2 de diciembre de 1969 en el Olympia de Paris, del que se editó un doble disco, que a mi entender ha hecho amar la poesía española a muchísima gente que de otra forma no hubiese llegado a ella. Este poema, de total actualidad, a pesar de los muchos años transcurridos, nos hace recordar las sabias palabras de Séneca: «No os espante la pobreza; nadie vive tan pobre como nació». Por ello comparto con vosotros la letra y os recomiendo que escuchéis la versión de Paco Ibáñez en el Oympia, os emocionará.  J.L.Soba

Alegoría a La Riqueza, obra de Simon Vouet, s XVII, Museo del Louvre, París

Alegoría a La Riqueza, obra de Simon Vouet, s XVII, Museo del Louvre, París

«Lo que puede el dinero»

 Hace mucho el dinero, mucho se le ha de amar;
Al torpe hace discreto, hombre de respetar,
hace correr al cojo al mudo le hace hablar;
el que no tiene manos bien lo quiere tomar.

También al hombre necio y rudo labrador
dineros le convierten en hidalgo doctor;
Cuanto más rico es uno, más grande es su valor,
quien no tiene dinero no es de sí señor.

Y si tienes dinero tendrás consolación,
placeres y alegrías y del Papa ración,
comprarás Paraíso, ganarás la salvación:
donde hay mucho dinero hay mucha bendición.

El crea los priores, los obispos, los abades,
arzobispos, doctores, patriarcas, potestades
a los clérigos necios da muchas dignidades,
de verdad hace mentiras, de mentiras hace verdades.

El hace muchos clérigos y mucho ordenados,
muchos monjes y monjas, religiosos sagrados,
el dinero les da por bien examinados,
a los pobres les dicen que no son ilustrados.

Yo he visto a muchos curas en sus predicaciones,
despreciar el dinero, también sus tentaciones,
pero, al fin, por dinero otorgan los perdones,
absuelven los ayunos y ofrecen oraciones.

Dicen frailes y clérigos que aman a Dios servir,
más si huelen que el rico está para morir,
y oyen que su dinero empieza a retiñir,
por quién ha de cogerlo empiezan a reñir.

En resumen lo digo, entiéndelo mejor,
el dinero es del mundo el gran agitador,
hace señor al siervo y siervo hace al señor,
toda cosa del siglo se hace por su amor.

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, de su obra «Libro de Buen Amor», año 1330.

Esta entrada fue publicada en Letras de canciones, Música, Poesías, Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s