Donde el agua se une a otras aguas

img_20160820_120044-copia_opt

Río Iregua a su paso por Islallana (La Rioja), foto J.L.Soba

Donde el agua se une a otras aguas

Adoro los arroyos y la música que crean.
Y las corrientes, entre reflejos y prados, antes
de que tengan oportunidad de hacerse arroyos.
Incluso pueden gustarme sobre todo
por sus misterios. ¡Casi olvidaba
decir algo de la fuente!
¿Hay algo más maravilloso que un manantial?
Pero las grandes corrientes también me apasionan.
Las bocas abiertas de los ríos cuando se unen al mar.
Los sitios donde las aguas se unen
a otras aguas. ¡Esos lugares permanecen
en mi mente como lugares sagrados!
¡Esas desembocaduras!
Las adoro como otros hombres adoran a los caballos
o a las mujeres glamurosas. Tengo algo
con esta fría agua veloz.
Con sólo mirarla se me acelera la sangre
y se me eriza la piel. Puedo estar sentado
mirando estos ríos durante horas.
Ninguno es igual a otro.
Hoy tengo 45 años.
¿Me creería alguien si dijera
que una vez tuve 35?
¡Mi corazón vacío y seco de los 35 años!
Tuvieron que pasar cinco años más
antes de que volviera a fluir.
Voy a tomarme todo el tiempo que me de la gana esta tarde
antes de dejar mi puesto a la orilla del río.
Me gustan, adoro los ríos.
Los adoro hasta su misma fuente.
Adoro todo lo que me hace crecer.

Raymond Carver, de su libro “Donde el agua se une a otras aguas”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesías, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s