“Bien, lo han hecho”

John Huston3

Por casualidad, o no, ha caído en mis manos un discurso que pronunció el año 1981, el reconocido director de cine norteamericano John Huston, cuando estaba rodando en el Monmouth College de Nueva jersey. El rodaje coincidió con el final de curso y le pidieron al genial director que diese un discurso de graduación. John Huston les obsequió con un discurso corto pero motivador, que impactó a los cerca de 750 graduados de ese curso, y dejó para las generaciones futuras un mensaje de motivación y amor por el legado recibido y su aportación para hacer un Mundo mejor.  Este discurso fue publicado en la revista Mutantia, que dirigió el poeta argentino Miguel Grinberg, en Buenos Aires, y creo que merece la pena compartirlo por estar de completa actualidad.               J.L.Soba

John Huston, en La Plaza de San Marcos de Venezia.“Bien, lo han hecho”

 Tendrían que estar orgullosos de ustedes mismos. Me enorgullece estar de pie ante ustedes. Ahora tienen una educación. Lo cual significa que ahora son capaces de pensar, razonar, soñar, crear y realizar. ¿Qué van hacer con esta capacidad? Confío en que elegirán usar sus jóvenes, entrenadas, vigorosas y educadas mentes sólo para ganarse una paga, sino también para rescatar el planeta Tierra.

Esto no es enteramente imposible. Para comenzar, ustedes necesitan sólo dos cualidades. Precisan la capacidad de pensar con claridad e imaginación: eso lo poseen: el Colegio les ha dado tal cosa. Y ustedes precisan coraje y determinación. Cada uno de ustedes ha demostrado eso, al concluir su curso de estudios aquí. Hoy, cuando el futuro mismo se halla en entredicho, cuando de la noche a la mañana hay caminos elevados que se vuelven callejones sin salida y las actitudes correctas se hacen contradictorias y oscuras, terminar el Colegio es un verdadero acto de coraje y determinación.

Ustedes están bien equipados, clase de 1981, y yo los saludo.

Ahora, ¿tienen ustedes el compromiso?

Resulta algo muchísimo más fácil ponerse orejeras ante los problemas del mundo. Para pagar las cuotas del auto, bañar a los hijos, llevar el perro al veterinario, seducir a la esposa o al marido de la casa vecina, y vivir los días de la propia vida dentro de los parámetros de la telenovela.

Pero, ustedes tienen potencial para hacer muchísimo más. Sólo si se comprometen a sí mismos en el desafío mayor.

Ustedes han aprendido aquí a ser civilizados, uno con otro, a pensar osada e imaginativamente, a correr riesgos, a soñar sueños, a encontrar soluciones para problemas que al comienzo parecían insolubles. Fuera de estos muros, problemas nacionales e internacionales parecen igualmente insolubles y las soluciones se hallan igualmente dentro de ustedes.

Nuestro gobierno actual nos dice que no puede pagar los cupones de alimentación pero que debe pagar por más cabezas nucleares. Que el crimen en las calles tiene que ser refrenado pero que no puede haber control de armas de fuego. Que el consumidor tiene que ajustarse el cinturón, pero que los bancos y las grandes financieras necesitan mayores ganancias y exenciones impositivas. Que la paz debe negociarse en el Medio Oriente, y no obstante seguimos abasteciendo armamentos, municiones y .asesores a cada país involucrado. Que debemos mantenernos fuera de los conflictos internos de otros países, pero enviamos a la C.I.A. a sostener a toda facción que sea pro-EE.UU.

¿Es esto pensar con excelencia? ¿Es pensar siquiera?

Cualquiera de ustedes podría hacerlo mejor. Y hay aquí 750 de ustedes.

De aquí en adelante, para la mayoría de ustedes, no habrá más grados y exámenes y profesores; otra gente sentada para juzgar lo que hacen o no hacen.  ¿Van a tomar el sendero fácil, hacer apenas lo suficiente para pasarla bien, cometer los mismos errores que cometieron sus padres y los padres de sus padres? ¿O van a asumir un compromiso personal para pensar clara, osada e innovadoramente?

Pienso que ustedes van a dar sus mejores movidas. No sólo porque soy un optimista, sino porque me he dado cuenta de que ser mediocre ya no está de moda, menos de lo que uno puede ser, menos que excelente.

Los problemas de hoy en día parecen insuperables. Acertadamente ustedes preguntan ¿qué bien hace que yo me comprometa, soy sólo una persona, qué diferencia puede hacer una persona? No obstarte, fueron individuos separados, aquí en Nueva Jersey, los que economizaron agua suficiente para evitar el desastre durante la sequía; fueron jóvenes aislados, individuales, idealistas, los que pararon la guerra de Vietnam, los que dieron a los negros del Sud la oportunidad de votar, los que erradicaron a Nixon y los que hoy se comprometen para hallar soluciones a la crisis energética, los depósitos de desechos tóxicos y el terrorismo.

Mañana, espero, serán ustedes y convencerán al gobierno de que la guerra nuclear limitada es como estar preñada un poquito: es una contradicción de términos. La guerra nuclear significa el fin del mundo. Todos los armamentos nucleares deben ser proscriptos de la superficie de la Tierra. Es tan simple como eso.

Pensamiento osado, coraje, determinación y compromiso. Ustedes lo tienen. Úsenlo.

Sin embargo, antes de tomar la lanza de Don Quijote, dense tiempo y permiso para explorar el mundo. No tiene que costarles una fortuna. Pueden encontrar el modo de hacerlo. Pero es muy importante trepar los Himalayas, pararse al borde de un risco para mirar las vastas planicies de África, sentir cómo vibra la tierra cuando corren los animales. Pesquen en el Yukón, buceen en la gran barrera de arrecifes, escuchen el canto de las ballenas, vivan en París o en Pekín. Abran sus ojos. A otras culturas, a otras maneras de pensar y de vivir, al constantemente cambiante, fascinante, hermoso calidoscopio que es el mundo. Pues allí, entonces, lucirá válido al máximo el esfuerzo que tomará salvarlo.

Ustedes son la esperanza del mundo. De hecho, más que para otra generación anterior, la supervivencia del mundo está en manos de ustedes.

Es un gran desafío. Estoy convencido de que se encuentran a su altura, e impacientes para comenzar. ¡Buena suerte a cada cual y a todos!

 

John Huston, discurso de graduación del año 1981 en el Monmouth College de Nueva jersey, Estados Unidos, recogido en la revista Mutantia, dirigida por Miguel Grinbergen Buenos Aires, Argentina. 

Collection

John Huston, sello del Principado de Mónaco (2006)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Inteligencia emocional, Motivación, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “Bien, lo han hecho”

  1. Impresionante mensaje que hace reflexionar sobre si hemos andado mucho desde entonces. Con tu permiso lo reblogeo, me ha parecido fantástico que encontraras esta joya de la “filosofía práctica” .Saludos ¡

  2. Reblogueó esto en Opinión y actualidady comentado:
    Impresionante mensaje que hace reflexionar sobre si hemos avanzado mucho en los últimos 35 años, o básicamente todo sigue siendo igual. Os traigo una entrada de un blog amigo, propia de lo que yo llamaría la “filosofía práctica” de la vida . Espero que os guste. Saludos ¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s