Estoy aprendiendo…

Una de las cosas que más me satisfacen, es leer en la red un texto interesante sin identificar el autor, buscar, e intentar dar el crédito a quién se lo curró. Hoy publico un bello texto que circula en la mayoría de los casos como anónimo y cuya autora es Alexandra Do Patronio Rod, escritora angoleña, nieta de un explorador de la isla de Madeira y de la princesa del Kunene, de Angola (África), y reconocida en su país como princesa, aunque Angola sea una República. Nómada como los Kuanhama, tribu de la que desciende. Graduada en Geografía e Historia, intenta sacar lo mejor de las dos culturas y de las dos razas. Vivió en 33 ciudades y 59 casas de varios países y continentes. J.L.Soba

S151439E133555

Mujer de la tribu Mumuhuila de Angola, foto de Eric Lafforgue.

Estoy aprendiendo…

Yo estoy aprendiendo.

Estoy aprendiendo a aceptar a las personas, aún cuando ellas me decepcionan.

¿Tú sabes amar?

Cuando huyen del ideal que tengo para ellas.

Cuando me hieren con palabras o acciones impensadas.

Es difícil aceptar a las personas como son, no como yo deseo que ellas sean.

Es difícil, muy difícil, pero estoy aprendiendo…

Estoy aprendiendo a amar.

Estoy aprendiendo a escuchar, escuchar con los ojos y oídos, escuchar con el alma.

Escuchar lo que dice el corazón, lo que dicen los hombros caídos, los ojos, las manos inquietas.

Escuchar el mensaje que se esconde por entre las palabras superficiales.

Descubrir la angustia disfrazada, la inseguridad enmascarada, la soledad encubierta.

Penetrar la sonrisa fingida, la alegría simulada, la vanagloria exagerada.

Descubrir el dolor de cada corazón.

Poco a poco, estoy aprendiendo a amar.

Estoy aprendiendo a perdonar.

Porque el amor perdona, lanza afuera las tristezas, y cura las cicatrices que la incomprensión y la insensibilidad grabaron en el corazón herido.

El amor no alimenta heridas con pensamientos dolorosos, no cultiva ofensas con lástimas y autocompasión.

El amor perdona, olvida, extingue todos los trazos de dolor en el corazón.

Paso a paso, estoy aprendiendo a perdonar, a amar, estoy aprendiendo a descubrir el valor que se encuentra dentro de cada vida, de todas las vidas.

Valor enterrado por el rechazo, por falta de comprensión, cariño y aceptación, por las experiencias duras vividas a lo largo de los años.

Estoy aprendiendo a ver en las personas su alma, y las posibilidades que Dios les dio.

Estoy aprendiendo, pero ¡cómo es de lento el aprendizaje!

¡Cómo, es de difícil amar Incondicionalmente!

Todavía tropezando, cometiendo errores, estoy aprendiendo…

 

Alexandra Do Patrocinio Rod, en su libro “No toda la gente errante anda perdida”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s