“El loco”

“Te pareces a un mosquito que se cree importante. Al ver una brizna de paja flotando en un charco de orina de cerdo, el mosquito levanta la cabeza y piensa : “Hace mucho tiempo que sueño con el mar y con un barco, ¡y aquí están por fin !”. Yalal Al-Din Rumi

Laberinto de primavera, obra del pintor surrealista polaco Jacek Yerka.

Laberinto de primavera, obra del pintor surrealista polaco Jacek Yerka.

“El loco”

Un loco que acababa de escaparse del manicomio se detuvo ante la verja de un jardín en el que un hombre trabajaba. El recinto estaba bien cuidado; flores y ramaje le daban aspecto agradable y coquetón.

-Buenas tardes -exclamó el loco, dirigiéndose al hombre que trabajaba-. Vaya un bonito jardín que tiene usted.

-No es feo.

-¿Hace mucho tiempo que vive usted aquí?

-Cerca de diez años.

-¿Se necesita mucho para tener un jardín así?

–Mucho; empleé aquí “todas mis horas de descanso”. Cuando vine esto estaba lleno de basura y de inmundicias.

-Supongo que lo compraría por muy poco dinero.

-No es mía la casa.

-¿No? ¿Por qué, pues, trabaja usted tanto?

-¿Por qué…? Naturalmente, la casa es mía hasta cierto punto; mientras pague el alquiler.

-¡Ah! Entonces ni la casa ni el jardín son de usted.

-No; pertenecen al señor Bagley, el banquero. “Vive aquí cerca, en la esquina; en aquella casa rodeada de grandes jardines.

-¡Ah! Sí; la conozco. Pero empleará una barbaridad de tiempo el señor Bagley en cultivar sus jardines.

-¿Cultivar él sus jardines? Ni por pienso. Para eso paga tres o cuatro jardineros.

-Entonces, siendo este jardín propiedad suya, le pagará él por su trabajo.

-No lo crea; yo le pago por vivir aquí.

-Pero le cobrará menos que a los inquilinos que descuidan el jardín.

-¡Ja, ja, ja! Está usted de broma. Lo que sucede es que me hace pagar más la casa a causa de las “mejoras que ha experimentado la propiedad”.

-¿Pero la casa y el jardín serán algún día de usted?

-Ni pensarlo. Todo lo más que puedo hacer es seguir pagando el alquiler…

El loco abrió la reja, y dirigiéndose de puntillas y con gran cautela hacia donde estaba el hombre, le preguntó intrigado:

-Dime, ¿cómo te las arreglaste para escapar del manicomio?

Autor Anónimo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos, Relatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “El loco”

  1. diodoromateo dijo:

    un texto muy interesante

  2. Salva dijo:

    La primera parte de la entrada, lo del mosquito que se creía importante me recuerda a un relato que tengo en un nlibro de cuentos esquimales. Es una pequeña joya que me regaló una tía mía cuando era pequeño. El primer relato es el de un ratón que quería hacer algo grande, cruzar el mar cuando en realidad era un charco, atravesar un desierto ardiente cuando realmente era un descampado iluminado por una farola. La verdad es que son unos cuentos muy instructivos y con mucha moraleja.
    Y sobre el loco. Como la tienda que había en Logroño, Cuerda locura.

    Un saludo

  3. La verdad es que Rumí, a pesar de todo el tiempo transcurrido, siempre tiene esa chispa que nos hace reflexionar y comprender mejor los hechos cotidianos, que nos ocurren a diario.
    Sobre el texto anónimo del loco, a mi me hace pensar en esa nueva generación de personas que a pesar de trabajar, no salen de la pobreza, y de todos aquellos responsables de no subsanar esta injusticia. Siempre un placer salva.
    Namasté

  4. Salva dijo:

    En este enlace podrás leer el cuento del que te hablé. El Ratón Orgulloso.
    Un abrazo y disfrútalo

    http://tiocarlosproducciones.blogspot.com.es/2012/06/el-raton-orgulloso.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s