La belleza de una Madre

“Siempre las madres tienen ese encanto secreto de tratarlo a uno como a un niño”. Reinaldo Arenas

manos

“Las manos feas”

Mamá, le dijo el niño, eres hermosa;
tu rostro es el trasunto de una diosa.
Sonrojose la madre enternecida,
mas el niño, tornando a otras ideas,
añadió con palabra conmovida:
pero en cambio tus manos ¡son tan feas!

Calló el niño al mostrar estos decires,
pues, replicó la madre: no las mires,
si tanto te disgusta contemplarlas…
No lo puedo evitar, le dijo el niño,
si al palparlas con ávido cariño,
tengo, ¡oh madre!, al instante que apartarlas.

El padre que escuchaba al niño dijo:
te contaré una historia, mi buen hijo.
Hace tiempo, dormía un niño rozagante;
encendióse el mosquitero,
y las llamas del fuego traicionero
amenazaban la vida del infante.

La nodriza corrió despavorida;
mas la madre, heroica y decidida,
el fuego dominó a manotadas,
salvando de las llamas a su niño,
pero sus manos de blancor de armiño,
quedaron sin piedad carbonizadas.
Cuando al final las vendas le quitaron,
sus manos deformadas le quedaron…

El niño comprendió, y en un segundo,
voló hacia su madre, le besó las manos,
diciendo entre sollozos sobrehumanos:
¡no hay manos cual las tuyas en el mundo!

Rabindranath Tagore

Madre e hijo, obra de Pablo Picasso

Madre e hijo, obra de Pablo Picasso

Madre e hijo, obra de Pablo Picasso

Las Madres están más arriba

Sé tú el constructor, crea, configura.

Se la estampa de tu tiempo, el soporte de tu

momento, el sembrador de tu mundo.

Yo estaré más arriba, siempre junto a ti.

Porque las madres tienen una raíz tan larga que

siempre saben cómo llegar al hijo; tienen un tallo

tan fuerte que las espinasno lo secan.

Esa lucecita encendida para cada hijo no se les

apaga nunca.

Yo estaré arriba, como un espejo donde

siempre te estará mirando mi corazón.

Arriba, donde siempre me podrás encontrar en

una estrella.

Arriba, donde las nubes se abren para dejarme

pasar a sonreírte.

Es la ventaja que tienen las madres y que ni

Dios mismo ha osado discutir: las separa de los

hijos, pero no les quita el amor.

¡Sólo las mueve, y las pone más arriba!

Zenaida Bacardí de Argamasilla

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesías y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s