“La esencia y el nombre”

Lo que es real no es la forma externa, sino la esencia de las cosas. Constantin Brancusi

Manzano Tántrico (Jacek Yerka)

Manzano Tántrico, obra del artista surrealista polaco Jacek Yerka.

“La esencia y el nombre”

Un día, un hombre instruido, por gusto de relatar una historia, hablaba de un árbol situado en la India. “Nadie que come de sus frutos, decía, envejece ni muere jamás.”

Un rey oyó referir este relato a una persona fidedigna, y deseó con todo su corazón descubrir aquel árbol. Por eso envió a un mensajero inteligente en su búsqueda.

Éste recorrió el país visitando todas las ciudades, llanuras y montañas. Todos a quienes preguntaba se burlaban de él, lo trataban de loco, o le mostraban un respeto irónico más penoso que un insulto. También, lo enviaban a lugares en los que supuestamente estaba el árbol en cuestión. Cada uno le daba una información diferente, hasta que al final, tras varios años transcurridos en vanas investigaciones, el mensajero resolvió renunciar a su búsqueda y totalmente desconsolado tomó el camino de vuelta.

Ahora bien, en un lugar donde hizo un alto, vivía un sabio. El mensajero se dijo: “Ya que no tengo más esperanza, lo visitaré antes de irme, para que me acompañe su bendición”.

Llorando, se dirigió dónde estaba el sabio y puso de manifiesto su desespero. El sabio le preguntó cuál era el motivo y el hombre respondió:

“El emperador me envió a buscar un árbol que es único en el mundo; su fruto es de la substancia del Agua de vida. Hace años que lo estoy buscando y sólo he recibido burlas”.

El sabio se echó a reír y dijo:

“¡Ingenuo!, este árbol es el del Conocimiento; altísimo, enorme y que se extiende hasta muy lejos, es un Agua de vida que proviene del océano infinito de Dios. Partiste en busca de la forma y te perdiste; no puedes hallarlo, pues has abandonado la realidad.

A veces lo llaman “árbol”, a veces “sol”, ora “mar”, ora “nube”. Es ese algo único de donde provienen cien mil efectos, el menor de ellos es la vida eterna. Aunque su esencia es una, tiene mil efectos y se le pueden aplicar innumerables nombres.

Una persona puede ser tu padre, con respecto a otro individuo puede ser su hijo. Respecto de otro puede ser su enemigo y, para otros más, mostrarse amigo. Posee cientos de miles de nombres, pero es un solo hombre; ninguna de sus características puede dar de él una verdadera descripción.

Quienquiera que busque sólo el nombre, está extraviado y perdido, como tú lo estás. ¿Por qué atenerte a la palabra “árbol” de tal modo que quedes amargamente defraudado? Renuncia a los nombres y considera los atributos, para que los atributos puedan guiarte a la esencia.”

Las disputas de los hombres las causan los nombres; la paz llega cuando se dirigen a la realidad indicada por el nombre.

Yalal ad-Din Muhammad Rumí (1.207 – 1.273)

Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “La esencia y el nombre”

  1. @lidiacastro79 dijo:

    Me encantan las creaciones de Jacek Yerka!! 😍 Me transportan. Un saludo 😊

    • La verdad Lidia es que viendo la obra de Jacek Yerka, te vienen a la mente cantidad de sugerencias e ideas, y creo que en esta entrada, se juntan dos visiones muy parecidas de dos cretivos con mil años de diferencia. Me alegra que te haya gustado.
      Namasté.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s