Diálogo entre un padre y un hijo norteamericano

“Sale de la guerra, paz; de la paz, abundancia; de la abundancia, ocio; del ocio, vicio; del vicio, la guerra”. Francisco de Quevedo

los-ninos-de-lidice-rpca-checamonumento-que-recuerda-una-horrible-masacre-de-la-segunda-guerra-mundial-fotografia-de-donald-judge

Los Niños de Lidice (Rpca Checa). Monumento que inmortaliza una horrible masacre de la Segunda Guerra Mundial, con un gran número de niños de tamaño natural mirando hacia un futuro que nunca vivirán para ver, obra que tardó 20 años en terminarse, el artista original, Marie Uchytilová, murió antes de acabarla, y fue terminada por otros artistas. Fotografia de Donald Judge

Diálogo entre un padre y un hijo norteamericano

Padre, ¿por qué nuestro país invadió a Irak? preguntó Billy, de 8 años.
– Allá había armas de destrucción masiva.

– Pero la TV dijo que los inspectores no encontraron nada.
– Los iraquíes las escondieron. Y nuestro gobierno sabe que las invasiones funcionan más que las inspecciones.

– Si tenían tales armas ¿por qué no las usaron cuando atacamos?
– Para que nadie supiese que ellos tenían las armas. Prefieren morir a defenderse.

– ¿Cómo un pueblo puede preferir morir a defenderse?
– La cultura de ellos es diferente. Prefieren morir e ir junto a Alá. Y recuerda que Saddam Hussein era un cruel dictador.

– ¿Cómo cruel?
– Torturaba y mataba gente.

– ¿Como en la China comunista?
– China es diferente. Su pueblo trabaja para nuestras empresas, reduciendo los costos de producción y aumentando nuestros lucros.

– Pero ¿China no es comunista?
– Sí.

– ¿Y los comunistas no son malos?
– Sólo los comunistas de Corea del Norte y de Cuba, que prenden y torturan a la gente.

– ¿Como hacemos en Bagdad?
– Es diferente. Nosotros prendemos y torturamos en defensa de los derechos humanos y de la libertad.

– ¿Fue lo que hicimos en Afganistán?
– Allá fue por culpa de Osama Bin Laden.

– ¿Él es afgano?
– No, es saudita.

– ¿Cómo 15 de los 19 secuestradores suicidas del 11 de septiembre?
– Sí.

– Y ¿por qué no invadimos a Arabia Saudita?
– Porque el gobierno de allá es nuestro amigo.

– ¿Como era Saddam en 1980, al combatir a Irán?
– Sí, quien combate a nuestro enemigo es nuestro amigo.

– ¿Y por qué tenemos enemigos?
– Porque muchos pueblos tienen envidia de nuestro progreso.

– Pero, padre, ¿la envidia no es un problema del envidiado?
– El envidioso de hoy puede volverse el terrorista de mañana.

– ¿Qué es un terrorista?
– Es una persona que no piensa como pensamos nosotros.

– Pero ¿nosotros no defendemos la libertad de opinión?
– Sólo la que no va contra nuestra opinión.

– ¿Irak nos atacó?
– No, pero ahora hacemos guerras preventivas, evitamos el mal antes que la simiente de él caiga sobre la tierra.

– ¿Nosotros producimos las armas empleadas en las guerras?
– Buena parte de ellas, pues la guerra favorece a nuestra economía.

– ¿Quiere decir que nos hacemos ricos a costa de la muerte de otros pueblos?
– Es la lógica del mercado.

– Pero, padre ¿una vida humana no vale más que un misil? ¿No fue eso lo que usted me enseñó?
– Teóricamente sí, pero en la práctica no es así. Para el mercado, sólo tiene valor la vida que está dentro de él, la del consumidor.

– ¿Y las otras vidas?
– Hijo, nada en exceso es bueno. Mucho viento causa huracán; mucha agua, inundación; muchas bocas, hambre.

– ¿Quiere decir que nosotros matamos como mataban Saddam y el Talibán?
– Nosotros matamos en favor de la libertad; ellos en contra.

– ¿Inclusive a niños como yo?
– Tú no eres como ellos. No tenemos la culpa de que nuestros enemigos tengan hijos.

– ¿Dios lo aprueba?
– Sí, nuestro Presidente habla directamente con Dios.

– ¿Cómo hace?
– Él escucha la voz divina en su cabeza. Dios lo eligió para hacer la guerra del Bien contra el Mal.

– Pero ¿Dios y Alá no son la misma persona?
– Billy, basta de preguntas. Y, por favor, ¡no confundas a nuestro Dios con el de ellos!

Frei Betto

Carlos Alberto Libânio Christo, más conocido como Frei Betto, (Brasil 1944), es un fraile dominico brasileño, escritor y periodista, encarcelado y torturado en distintos periodos de la dictadura militar brasileña por defender los derechos de los más necesitados y de los perseguidos políticos. Colaboró sin usar nunca un arma, con la organización guerrillera ALN (Acción Libertadora Nacional. En ese periodo, estudió teología, filosofía y antropología. En São Paulo, conoció al dirigente obrero Luis Inácio Lula da Silva, quien sería después Presidente de Brasil y de quien se convirtió en amigo personal, así como del teólogo y sacerdote franciscano Leonardo Boff, con quién comparte su proximidad a la Teología de la Liberación.
Premio Jabuti, 1985 y 2005 (el premio literario más importante de Brasil). En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores. Asesor de movimientos sociales, como las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra. Entre 2003 y 2004 fue asesor especial del presidente Luis Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero. El 28 de enero de 2013 la Unesco concedió a Frei Betto el Premio Internacional José Martí.                                       J.L.Soba (tomando como referencia Wikipedia)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos, Reflexiones, Relatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Diálogo entre un padre y un hijo norteamericano

  1. Muy buena entrada, y de actualidad total, para reflexionar. Con tu permiso la voy a compartir. Saludos ¡¡

  2. Reblogueó esto en y comentado:
    Me ha impresionado como se plasma la realidad que vivimos en la conversación, mantenida en esta entrada, entre un padre y un hijo norteamericanos……

  3. Salva dijo:

    Siempre me ha fascinado la hipocresía del termino guerras preventivas. Y la hipocresía de darle la vuelta a la tortilla en beneficio propio. Lo malo es que es una actitud habitual.

    Un abrazo

  4. Totalmente de acuerdo Salva, esto que dices, lo refleja a la perfección Dalton Trumbo, en su obra “Johnny cogió su fusil”, de la que entre gran cantidad de frases maestras, destaco la siguiente: “Solo los muertos saben si vale la pena morir por todas esas cosas que suelen decirse. Y los muertos no pueden hablar. De modo que las palabras sobre nobles muertes, sangre sagrada y honor y otras por el estilo las ponen en boca de los muertos los ladrones de tumbas y los tramposos que no tienen derecho a hablar en nombre de los muertos”.
    Namasté

  5. Marta Pinhao dijo:

    ¡insuperable! Gracias Francisco.

  6. No hay nada que perdonar Marta, al revés, sólo era una aclaración de nombres, lo importante es compartir y difundir. Gracias a ti y a Francisco, y espero que sigamos en contacto..
    Namasté

  7. Por dos torres que unos locos detruyeron (en realidad
    hay varias versiones), se destruyó un país y miles, si no millones de vidas.
    Pero solo se recuerdan las torres en casi todos los países.
    ¿Conveniencia económica…?

  8. Así es Luis, ya nos lo decía el Arcipreste de Hita en su poema “Lo que puede el dinero”, sólo que el dinero entonces estaba en otras manos. Gracias por tu atención.
    Namasté

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s