La princesa salvaje

xafrica

La princesa salvaje

x-hhrosasabía una vez un joven que amaba locamente la caza. Montado en su incansable caballo corría jornadas enteras por montes y valles. Allá en el bosque, entre las hierbas y las plantas, no había huella de ser humano. Era el reino de las aves multicolores, de los antílopes, de los leones y de los leopardos.                                                                                               Mas un día, tras las gacelas que se abrevaban en la fuente vio una joven mujer de extraordinaria belleza. No tenía la osadía de avanzar por miedo de romper el encanto. El arma que tenía en la mano se le cayó al suelo y el leve ruido puso en vuelo a las gacelas. Él se encontró de frente a la joven salvaje. La saludó gentilmente, y le preguntó por el nombre, la aldea de su padre y el motivo por el cual estaba en ese lugar desierto. Solamente el silencio respondió a sus preguntas: la pobre era muda.                                             El príncipe decidió, igualmente, montarla en su caballo y llevarla a la casa. En la casa había un médico famoso que hacía caminar a los paralíticos y hablar a los mudos; a él le confiaron la muchacha, y el médico con paciencia infinita, logró darle confianza y después hacerle emitir algún sonido.                                                                                                                           Después de algunos meses, había despertado en ella el recuerdo de la palabra perdida. Todavía ninguno había logrado sacarle el secreto de su infancia. Al príncipe no le importaba, estaba enamorado perdidamente y obtuvo del padre el permiso de casarse.         Su alegría fue tan grande al nacer un niño tan bello. Todo el pueblo estaba de fiesta. Ninguno había visto nunca, un niño así tan bello. Lleno de agradecimiento, el príncipe regaló a su esposa un precioso collar de oro. La joven madre lo miró distraídamente y no prestó mucha atención al obsequio. El príncipe se preocupó mucho. “Tal vez —pensó— el oro no le gusta”.                                                                                                                                             Después de unos años, cuando nació el segundo niño, el príncipe dio a su esposa un collar de perlas rarísimas. También esta vez, la joven madre puso a parte el regalo con indiferencia y dijo al príncipe sorprendido e incierto: hubiera preferido un racimo de uvas o dátiles, un pequeño pan o una docena de huevos.                                                                                 Estos eran los regalos de costumbre, los que la gente común de la aldea solían hacer a una joven madre: frutas, huevos y pan, los símbolos más genuinos de la vida que comen las madres en comunión con la gracia de Dios.                                                                                               Pero para el príncipe, no había nada mejor que un collar de oro o de perlas preciosas hechas por las manos de un artista. el no comprendió las palabras de la esposa y dejó la habitación de lujo.                                                                                                                                             Cuando regresó tuvo una nueva sorpresa: encontró a la esposa hirviendo en una pequeña olla los collares de oro y de perlas. Furioso pensó que una mujer salvaje no podía apreciar sus dones refinados y se marchó murmurando: “hija de mendigantes…”, la mujer tuvo un sobresalto pero se quedó callada.                                                                                                   Después de algún tiempo, la princesa pidió al marido que fuera con ella a volver a ver el pueblo de su padre y los lugares de su infancia. El príncipe aceptó de buena voluntad, así tendría la suerte de conocer finalmente el origen misterioso de la esposa.                                   Para el gran viaje prepararon los mejores caballos, las provisiones abundantes y los sirvientes en buen número. Cuando todo estuvo en orden, la caravana emprendió el viaje. Marchó por valles, montañas y desiertos hasta que llegó a los pies de una pared rocosa donde la princesa se paró.                                                                                                                               Eh aquí —dijo— mi padre era Rey de este pueblo, pero su reino fue engullido por la arena. ¡Excavad aquí!                                                                                                                                               Los siervos se pusieron a la obra y rápido encontraron una puerta. El príncipe y la princesa entraron en el subterráneo, encontraron salones revestidos de mármol y vieron urnas repletas de oro y de joyas de todo estilo. Encontraron tablas, sillas y camas de oro. Al final entraron en una sola habitación donde vieron, alineados a la pared, una docena de esqueletos. La princesa explicó:                                                                                                                   —¡Eh aquí mi padre! Allá está mi madre. Aquí están mis hermanos y mis hermanas.               —¿Y por qué murieron? —preguntó el príncipe con excitación.                                                       —La lluvia no volvió más a fecundar la tierra. El sol secó las fuentes y manantiales, los rebaños perecieron y también la gente comenzó a morir por falta de agua y de alimento. Mi padre no pudo ayudar al pueblo. Sus fabulosos tesoros no pudieron hacer conseguir una gota de agua o frutos para comer. Entonces decidió seguir con toda su familia la suerte de su gente.                                                                                                                                                            El príncipe comenzó a entender, bajó la cabeza y meditando sobre la vanidad del poder y de la riqueza, se dio cuenta que existía una balanza sobre la que puso un racimo de uvas que pesaba mucho más que todas las montañas de oro y los collares hechos por artistas.               Pálida, la mujer continuó:                                                                                                                           —Mi padre hizo preparar una bebida envenenada y cada uno de mis parientes tomó su copa, yo sola escogí la vida. Cerré mi copa con un poco de arcilla y huí a la sabana donde me habéis encontrado. Aun recuerdo donde la escondí.                                                                               Y en aquella fúnebre soledad, donde toda la familia real se había unido al pueblo en la muerte para testimoniar la vanidad de las riquezas, delante de la voluntad de aquel que es el único soberano, la joven princesa antes que el marido se diera cuenta de lo que estaba por acaecer repitió el gesto de su padre y vació la copa de un solo trago. Después dijo:             —Eh aquí mi copa. Hoy la bebí también yo para quedar entre mis parientes. Y tú no dirás más “hija de mendicantes”.

 Fábula Popular de África

Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La princesa salvaje

  1. Salva dijo:

    Bonita historia, pero menudo final.

    Un saludo

  2. a mi entender Salva, aquí la que aportaba todo lo esencial, era ella, que fue la única que se dio una oportunidad. El no aportaba nada que no le sobrase, y así es muy difícil contentar a una princesa, aunque el en su fuero interno la creyese una mendiga bella. Me parece toda una lección de la que debemos tomar nota,
    Namasté

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s