El Vino

michelangelo-buonarroti-baco-1497

Baco (1497) Miguel Angel Buonarroti, Museo Nazionale del Bargello en Florencia.

El Vino

Había un emir que era un buen vividor y apreciaba mucho el vino. Su

morada era el refugio de los pobres y de los inconscientes. Su corazón encerraba, como el océano, perlas y oro.

En aquella época, que era la de Jesús, se permitía beber vino. Una noche,

nuestro emir recibió la visita inesperada de otro emir cuyo carácter era muy

semejante al suyo. Para que nada faltase a su alegría, se hicieron traer vino.

Pero, como quedaba muy poco, el emir llamó a su esclavo y le pidió que fuese a buscar vino a casa de un sacerdote vecino suyo.

“Toma esta cántara, le dijo, y ve a llenarla de vino de ese sacerdote, pues su

vino es puro. ¡En una sola gota de esa bebida, se encuentra un efecto que se

buscaría inútilmente en un tonel de otro vino!”

El esclavo tomó, pues, una cántara y corrió al monasterio. Adquirió vino y

pagó en moneda de oro. Dio guijarros y recibió joyas. ¡Pues el vino, que anima

incluso los huesos, cambia, para el que lo bebe, el trono en un vulgar trozo de

madera!

Así pues, provisto de su preciosa carga, el esclavo se volvió hacia el palacio

de su amo. Pero, de pronto, apareció en su camino un asceta de aspecto triste.

Su cuerpo estaba como consumido por el fuego de su corazón. Y sus duras

pruebas lo habían marcado profundamente. Vivía noche y día en contacto con la tierra y con la sangre. Su paciencia y su lucidez no se apagaban sino pasada la medianoche. Este asceta preguntó al esclavo:

“¿Qué contiene esa cántara?

-¡Vino! respondió éste.

-¿Y para quién es ese vino? prosiguió el asceta.

-¡Para mí amo! respondió el esclavo.

-¿Cómo es posible buscar la verdad cuando se entrega uno a los placeres de

la bebida? exclamó el asceta. ¿Se puede beber el vino de Satanás cuando la

razón nos falla? La razón se dispersa sin que nos demos cuenta y conviene

añadir razón a la misma razón. ¡Cuando uno se embriaga tan tontamente, se

encuentra como el pájaro cogido en el cepo!”

Y, tomando una piedra, la lanzó contra la cántara, que se rompió. El esclavo huyó y fue a refugiarse en la casa de su amo. Este le preguntó si había

encontrado vino y el esclavo le contó lo que había sucedido. El emir entró

entonces en una violenta cólera y pidió que se le indicara la casa de aquel asceta.

“¡Se ha ganado un buen estacazo! exclamó. ¡Qué especie de asno!

¿Qué podría saber él del orden de la sabiduría? ¡Habrá querido hacerse

notar adquirir renombre por la hipocresía! ¡Cuando un loco se enreda en

calumnias, el látigo es un excelente remedio para hacer salir a Satanás de su

cabeza!”

Vociferando así, con su estaca en la mano el emir llegó, medio ebrio, a la

casa del asceta, con la intención de matarlo. El asceta, asustado, se ocultó bajo unos fardos de lana. Al oír desde su escondite las imprecaciones del emir se dijo:

“¡Desde luego hace falta un gran valor para atreverse a decir a la gente la

verdad en su cara! Sólo los espejos son capaces de ello. Hay que tener una cara tan dura como un espejo de metal para atreverse a decir a un hombre semejante:

“¡Mira el horror de tu cara!»

Finalmente, el emir acabó por encontrar al asceta y se dedicó a la tarea de

molerlo a palos. Hizo tanto ruido que todo el barrio estuvo pronto sobresaltado.

El asceta estaba magullado por todas partes.

¡Oh, emir! ¡Perdónalo! Este pobre asceta es un desdichado que ha

soportado muchos sufrimientos. ¡Oh, queridos amigos! ¡Tened piedad de los que aman! Pues son como muertos en este mundo de muerte. También tú has roto muchas cántaras por ignorancia. Y tu corazón espera, sin embargo, el perdón.

Entonces, perdona tú también si quieres ser perdonado.

El emir exclamó:

“¿Quién es él para haberse atrevido a romper esta cántara? Hasta el león

me mira con temor. ¿Cómo ha tenido este asceta el atrevimiento de lastimar el

corazón de mi esclavo y avergonzarme ante mi invitado? ¡Ha derramado un vino más precioso que la sangre y ahora intenta escapar como una mujer! Aunque fuera un pájaro, ni siquiera eso impediría que la flecha de mi cólera desgarrase

sus alas. ¡Aunque se protegiese bajo toneladas de rocas, sería para mí un juego hacer estallar su refugio! ¡Mi intención es apalearlo de tal modo que eso sea una lección para todos los de su especie!”

Su cólera era tan viva que escupía fuego ebrio de sangre. Al oír estas

amenazas, la gente se puso a interceder en favor del asceta. Besaron las manos y los pies del emir:

“¡Oh, emir! ¿Son dignas de ti tal cólera y tal rabia? Aunque tu vino haya

sido derramado, ¿no quieres buscar la alegría sin el vino? La atracción que

experimentas por esa bebida proviene de ti. Tu corpulencia y el color de tus

mejillas hacen esclavos tuyos a todos los vinos y vuelven celosos a todos los

bebedores. Nada tienes que hacer con un vino del color de las rosas. Porque tú

mismo eres de ese color. ¡En realidad, el vino en su tonel se estremece de afecto por tus mejillas! Tú eres un océano. ¿Qué es una gota para ti? Tú eres la fuente de las alegrías y del placer. ¿Por qué tomarte ese trabajo por un poco de vino?

“¡La joya es el hombre y los cielos no están hechos sino para él! Lo esencial

es el hombre y todo lo demás no es más que detalle. No te mancilles, pues la

razón, la idea y la previsión son esclavas tuyas. Toda criatura tiene por misión

servirte. Puesto que tú eres la joya, no está bien que halagues tu montura. ¡Ay!

¡Tú buscas la ciencia en los libros y en el gusto de los dulces! Pero tú eres un

océano de ciencia oculto en una gota. Todo el universo está escondido en tu

cuerpo. Pues, ¿qué es el vino, el sama (danza de los derviches) o la fornicación, para que tú esperes encontrar en eso placer o utilidad? ¿Cómo podría tomar el

sol algo de las chispas? Tú eres un alma libre pero, ¡ay! te has convertido en

prisionero de las condiciones. ¡Apiadémonos del sol enredado en sus ataduras!”

El emir respondió:

“¡No! El vino es mi pasión y no puedo contentarme con vuestros placeres

inocentes. Querría ser como el jazmín que se estremece al viento. Querría

liberarme de toda esperanza y de todo temor. Querría ser como el sauce que se derrama por todos lados. Querría jugar con el viento, como hacen sus ramas.”

 

Rumi

Yalal Al-Din Rumi, poeta, teólogo, escritor,profesor, filósofo y clero, fue un místico musulmán persa. (1207, Balj, en la actual Afganistán — 1273, Konya, Anatolia turca), es conocido como Rumí.
La importancia de Rumí, a través de los siglos ha tenido una gran influencia en la literatura persa, urdú y turca. Sus poemas son diariamente leídos en los países de habla persa como Irán, Afganistán y Tayikistán y han sido traducidos a varios idiomas.
Tras su muerte, sus seguidores fundaron la orden sufí de los “Derviches Giróvagos”, ya que realizan una meditación en movimiento llamada “semá” donde hombres (y actualmente, mujeres) giran sobre si mismos acompañados por flautas y tambores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos, Historia, La Rioja, Madre Tierra, Reflexiones, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s