” Ne me quitte pas”

Jacques Brel

Jacques Brel

“Ne me quitte pas”

Jacques Brel (Schaerbeek, Bélgica, 8 de abril de 1929 – París 9 de octubre de 1978), fue un cantante, actor y cineasta belga francófono. Sus canciones se distinguen por la poesía y honestidad de sus letras. Vivió el explendor de su vida artística en París, donde volvió para morir después de pasar sus últimos años en las Islas Marquesas en la Polinesia Francesa.

En septiembre de 1959, Jacques Brel graba el sello Philips, su cuarto álbum “Le valse a Mille Temps”, en el que está incluida “Ne me quitte pas”, considerada por muchos como la más bella canción de amor.

Suzanne Gabriello, foto ( Cliché Parisienne de photographie)

Suzanne Gabriello, foto ( Cliché Parisienne de photographie)

“Ne me quitte pas”es un ejercicio de autohumillación que se impuso el cantautor por la forma en que trató a su amante, una actriz cómica llamada Suzanne Gabriello, conocida como “Zizou”con la que Jacques Brel vivirá, una complicada y tórrida relación durante cinco años repletos de intrigas, en la que el embarazo de “Zizou”, es el fin de una relación en la que Brel se porta como un cobarde, como el marido que se niega a reconocer que es el padre del hijo de su querida, ante lo cual “Zizou” le amenaza con demandarle ante los tribunales.

Brel se inspiró en estos hechos para poner letra y, aunque el lo llegara a negar, en los acordes y la melodía de la ‘Rapsodia Húngara número 6’ de Franz List, para poner música a la más terrible canción de amor de la historia “Ne me quitte pas”, canción que siempre ha perseguido a Jacques Brel como una mujer ofendida, como una mujer irritada que triunfa sobre un hombre humillado, y de la que el mismo llegó a decir:
«Es la historia de un gilipollas, de un fracasado, de un cobarde».

Con respecto a esta canción, Edith Piaf habló muy mal de Brel, pues conocía muy bien la historia, pero también decía que Brel no se debía haber humillado tanto en la letra. Pensaba que era un himno a cómo se venden los hombres por el amor y hasta dónde pueden  humillarse por el amor a una mujer.

Jacques Brel en 1967, foto de Serge Hambourg

Jacques Brel en 1967, foto de Serge Hambourg

Jacques Brel había escrito que «morir no es nada, pero envejecer…¡ah, envejecer!».          Tras tres años en los idílicos Mares del Sur junto a Maddly Bamy, una mulata joven, de cabellos cortos y silueta de pantera, Jacques Brel murió de embolia pulmonar, (fué un gran fumador), a los 49 años, y quiso que lo enterrasen junto a su pintor favorito Paul Gauguin en la Polinesia francesa.

Suzanne Grabiello “Zizou”, la eterna “dulce locura” de Jacques Brel, falleció de cáncer, a los 60 años y está enterrada en París.

Os dejo con el video (es digno de reseñar la expresión del rostro de Brel) y la letra en castellano de esta emblemática canción, que han versionado muchos interpretes con mayor o peor fortuna y de las que aparte de la original, a mi particularmente me gusta la que hizo la cantante y actriz francesa, considerada por muchos como la musa de los existencialistas, Juliette Greco.

” Ne me quitte pas”

No me dejes
Es necesario olvidar
Todo se puede olvidar
Quien se escapa ya
Olvidar el tiempo
De los malentendidos
Y el tiempo perdido
A saber cómo
Olvidar estas horas
Quiénes mataban a veces
A golpes de porqué
El corazón de la felicidad
No me dejes
No me dejes
No me dejes
No me dejes

Yo te ofreceré
Perlas de lluvia
Llegadas del país
Donde no llueve
Yo cavaré la tierra
Hasta después de mi muerte
Para cubrir tu cuerpo
De oro y de luz
Haré un ámbito
Donde el amor será rey
Donde el amor será ley
Donde serás reina
No me dejes
No me dejes
No me dejes
No me dejes

No me dejes
Yo te inventaré
Unas palabras absurdas
Que te incluirá
Yo te hablaré
De esos amantes
Quien vio dos veces
Sus corazones abrazarse
Yo te diré
La historia de este rey
Muerto de no haber
Podido encontrarte
No me dejes
No me dejes
No me dejes
No me dejes

A menudo vimos
Reflejarse el fuego
De un antiguo volcán
Que se creía demasiado viejo
Es, parece
de las tierras quemadas
Dando más trigo
Que mejor abril
Y cuando viene la noche
Para que un cielo brille
El rojo y el negro
No se casan
No me dejes
No me dejes
No me dejes
No me dejes

No me dejes
No voy a llorar más
No voy a hablar más
Me esconderé allí
Al mirarte
Bailar y sonreír
Y a escucharte
Cantar y luego reir
Déjame hacerte
La sombra de tu sombra
La sombra de tu mano
La sombra de tu perro
No me dejes
No me dejes
No me dejes
No me dejes

Esta entrada fue publicada en Letras de canciones, Música, Video y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s