El elogio del vino y de las “Fiestas de la Vendimia”

Antigua vendimia en viñas de la capital riojana

Antigua fotografía de la vendimia en la capital riojana

Hoy, víspera de la festividad del Santo, es el disparo del cohete o “chupinazo” que da comienzo a las fiestas de “San Mateo 59 Fiesta de la Vendimia Riojana” en Logroño, unas fiestas totalmente populares, con un origen que se aleja en el tiempo al siglo XII, y que, desde 1956, se denominan también de Fiestas de la Vendimia, por la coincidencia en fechas de la recogida de la uva.                                                                                                       Comienza una semana de celebraciones, en la que todo gira en torno al vino, ese delicioso néctar que ha dado fama mundial a La Rioja y sus caldos.                                                          Todo aquel que nos visite podrá disfrutar de la hospitalidad riojana, de sus multitudinarias y sabrosas degustaciones, de sus deliciosos vinos, y de un gratificante trago de “zurracapote” en cualquiera de los múltiples “chamizos” habilitados por las cuadrillas para pasar las fiestas.

La Vendimia, obra de Dalmati-Narvaiza

Obra sobre La Vendimia,  de Dalmati-Narvaiza

En fin, que como dijo Gonzalo de Berceo (Berceo, La Rioja, hacia 1195 – Monasterio de San Millán de la Cogolla, La Rioja, hacia 1268), primer poeta en lengua castellana con nombre conocido:

Qiero fer una prosa en romanz paladino,

en qal suele el pueblo fablar con so vezino,

ca no so tan letrado por fer otro latino:

bien valdra, commo creo, un vaso de bon vino.

Versión en castellano moderno:

«Quiero hacer un poema en lengua clara,

en la que el pueblo suele hablar a su vecino,

pues no soy tan letrado como para hacer otro [poema] en latín;

[esto] bien valdrá, según creo, un vaso de buen vino.»

La Vendimia, obra de Dalmati-Narvaiza

Otro bello cuadro sobre La Vendimia, obra de Dalmati-Narvaiza

Como ejemplo de la universalidad del vino os dejo con “El elogio del vino”, el poema más conocido de Ibn al-Farid, poeta místico musulmán, de origen sirio, nacido en El Cairo en el año 1181 y muerto en esta misma ciudad en 1235. Fué un asceta y buscador de la verdad. Su poesía es de inspiración sufí y fué considerado como el mayor poeta místico árabe. J.L.Soba

El sueño del vino en bodegas CVNE de Haro (La Rioja), foto J.L.Soba

El sueño del vino en Bodegas CVNE de Haro (La Rioja), foto J.L.Soba

Elogio del vino

Hemos bebido a la memoria del Bienamado
un vino que nos ha embriagado
antes de la creación de la viña.
Nuestro vaso era la luna llena.
Él es un sol; un cuarto creciente lo
hace circular. ¡Cuántas estrellas
resplandecen cuando está mezclado!
Sin su perfume no hubiera
hallado el camino de sus tabernas.
Sin su resplandor, la imaginación
no podría concebirlo.
De él, el tiempo ha conservado tan poco,
que es como un secreto oculto
en el fondo de los corazones.
Si su nombre es citado en la tribu,
este pueblo se embriaga sin deshonor
y sin pecado.
Ha subido poco a poco del fondo
de las jarras y de él, en verdad,
sólo queda el nombre.
Si un día de él se acuerda un hombre,
la alegría se apodera de éste y la tristeza se desvanece.
La única visión del sello
puesto sobre las jarras,
basta para embriagar a los invitados.
Si regaran con un vino como éste la
tierra de un sepulcro, el muerto reencontraría
su alma y su cuerpo sería revivificado.
Extendido a la sombra del muro de su viña,
el enfermo agonizante recobra inmediatamente
sus fuerzas.
Cerca de sus tabernas, el paralítico
anda y los muros se ponen a hablar
al recuerdo de su sabor.
Si las emanaciones de su perfume se
exhalan en Oriente, un hombre privado
de olfato se vuelve desde Occidente
capaz de percibirlas.
Aquel que sostiene la copa, la palma untada
de este vino, no se extraviará en la noche;
sostiene un astro en la mano.
Un ciego de nacimiento que lo recibiera
en su corazón recobraría inmediatamente
la vista. El rumor de su filtro hace
oír a los sordos.
Si en una tropa de jinetes
que se dirige hacia el terruño que lo
ve nacer, alguien es mordido por una bestia
venenosa, el veneno no le afectará.
Si el exorcista traza las letras de su
nombre en la frente de un poseído, estos
caracteres lo sanan.
Bordado en la bandera del ejército
este nombre embriaga a todos los que
andan bajo el estandarte.
Pule el carácter de los invitados
y por él se conducen en la vía
de la razón los que no tienen
entendimiento.
Aquel cuya mano no ha conocido
nunca la esplendidez se torna
generoso y el que no tenía grandeza
de alma aprende a moderarse
incluso en la cólera.
Si el más estúpido de los hombres
pudiera besar la tapa de su aguamanil,
llegaría a comprender el sentido de sus
perfecciones.
Me dicen: «Descríbelo, tú que estás
tan bien informado de sus cualidades».
Sí, en verdad, sé cómo describirlo:
es una limpidez y no es agua,
es una fluidez y no es aire,
es una luz sin fuego y un espíritu sin cuerpo.
Su verbo ha preexistido eternamente
a todas las cosas existentes;
cuando no había formas ni imágenes.
Por él subsisten aquí
todas las cosas, pero lo velan
con sabiduría a quien no comprende.
De él, mi espíritu se ha prendado de
tal forma que se han mezclado
los dos íntimamente; pero no es
un cuerpo que ha entrado en otro cuerpo.
Vino y no viña: tengo a Adán por
padre. Viña y no vino: su madre es
mi madre.
La pureza de los vasos, en verdad,
proviene de la pureza de las ideas;
y las ideas, es él quien las hace crecer.
Se ha hecho una distinción; pero el todo
es uno; nuestros espíritus son el vino
y nuestros cuerpos la viña.
Antes que él, no hay «antes»
y después de él, no hay «después»;
El principio de los siglos ha sido
el sello de su existencia.
Antes que el tiempo fuese, ha estado
bajo el lagar. El testamento de
Nuestro Padre sólo ha venido después
de él; es como un huérfano.
Tales son las bellezas que inspiran
para loarlo las prosas armoniosas
y los versos cantarines.
El que aún no lo conoce
se alegra de oírlo citar, como
el amante de Nou’m al oír el nombre
de Nou’m.
Ellos han dicho: «Has pecado bebiéndolo».
«No ciertamente, sólo he bebido
lo que, privándome de ello, me hubiera
hecho culpable».
¡Felices las gentes del monasterio!
¡cuánto se han embriagado de este vino!
y sin embargo no lo han bebido, pero
han tenido la intención de beberlo.
Antes de mi pubertad he conocido su
embriaguez; todavía estará en mí cuando
mis huesos sean polvo.
Tómalo puro este vino; o no lo mezcles
más que con la saliva del Bienamado;
toda otra mezcla sería culpable.
Está a tu disposición en las tabernas;
ve a tomarlo en todo su esplendor.
¡Qué bueno es beberlo al son de las
músicas!
ya que jamás, en ningún lugar, cohabita
con la tristeza, como nunca cohabitan
juntos las penas y los conciertos.
Si te embriagas de este vino, aunque
sólo sea por una hora, el tiempo será
tu dócil esclavo y tendrás el poder.
No ha vivido, aquí abajo, aquel que
ha vivido sin embriaguez y éste
carece de entendimiento si no ha
muerto por su embriaguez.
Que llore sobre sí mismo, el que
ha perdido su vida sin tomar de él su parte.

Ibn al-Farid

Esta entrada fue publicada en La Rioja, Mis cosas, Poesías y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s