Los viernes chiste: Cómo denunciar un robo y que te hagan caso

Torrecilla en Cameros, foto: J.L.Soba

Torrecilla en Cameros, foto: J.L.Soba

Cómo denunciar un robo y que te hagan caso

Martín, un riojano muy vital, con la llegada del buen tiempo, cambia la vida ajetreada de la capital Logroño, por la tranquilidad de Torrecilla en Cameros, su pueblo natal. Como tiene un sueño ligero, una noche notó que había alguien rondando por el jardín de su casa. Se levantó silenciosamente y escuchó leves ruidos que venían de fuera, entonces vió una silueta a través de la ventana del baño.

Como su casa es muy segura, con rejas en las ventanas, trancas internas en las puertas y un perro asesino mal alimentado, no se preocupó demasiado, pero estaba claro que no se iba a quedar esperando a que el ladrón entrara.

Así que llamó al cuartelillo de la Guardia Civil, informó de la situación y dio sui dirección. Le preguntaron si el ladrón estaba armado; de qué calibre era el arma; si estaba solo o acompañado y si ya estaba dentro de la casa.

Dijo que no lo sabía y le dijeron que no había ninguna patrulla cerca para ayudar, pero que iban a mandar a alguien en cuanto fuera posible. Que si pasaba algo que volviera a llamar….
Un minuto después llamó nuevamente y dijocon voz tranquila: ¡Hola! soy el que ha llamado antes porque había alguien en mi jardín. No hay necesidad de que se den prisa. Ya me he cargado al tipo con una escopeta de caza que tengo para estas situaciones. El tiro se lo he dado en la cabeza y están los sesos desparramados por el jardín, así que no creo que me genere ningún problema.
No habían pasado ni cinco minutos, cuando a su puerta llegaron 5 patrullas de la Guardia Civil de distintas localidades , 10 geos armados hasta los dientes, 1 helicóptero, 2 unidades de bomberos, el subdelegado del gobierno, 2 ambulancias, 1 equipo de reporteros de TV, 7 de radio, y 22 fotógrafos de distintas agencias, 1 fiscal, 1 diputado, 2 concejales del ayuntamiento, y 1 grupo de los derechos humanos que no se perderían esto por nada del mundo.

El ladrón arrinconado en su jardín y con las manos en alto, miraba todo con cara de asombro. Por el gran despliegue de fuerzas pensaría que se había intentado colar en casa de Rajoy o de Botín.

En medio del follón, un mando de la Guardia Civil, se aproximó y le dijo:
¡Coño! ¡Creí que había dicho que había matado al ladrón!

Y Martín le contestó:
Sí, yo también creí que me habían dicho que no había nadie disponible.

 

Que el recuerdo de este fin de semana brille por encima de los demás.

Namasté

Esta entrada fue publicada en La Rioja, Los viernes chiste y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s