La lechera y el cántaro

Monumento a Samaniego, Laguardia, Álava, foto: J.L.Soba

Monumento a Félix María Samaniego en Laguardia, Álava, foto: J.L.Soba

Ayer pasamos un día excepcional por las vecinas tierras de la Rioja Alavesa, visitando  Elciego, con sus espectaculares calles, sus nobles casonas, su bella iglesia de San Andrés y su Bodega-Hotel Marqués del Riscal, después de aprovisionarnos de su delicioso vino, nos trasladamos a Laguardia, donde comimos a gusto y nos relajamos con un reconfortante café con hielo, para preparar la visita al hermoso pueblo, sus casas, sus bellos paseos, sus casas solariegas y como plato fuerte del día, la espectacular belleza del Pórtico de Santa María de Los Reyes, una joya que creo que nadie que ame el arte puede dejar de ver.                      Como homenaje a Félix María Samaniego, famoso hijo de la bella villa de Laguardia, y cuyo Monumento-Quiosco, tan buenos recuerdos me trae de mi juventud comparto la fábula de La lechera y el cántaro, que creo es de total actualidad.                                                           J.L.Soba

Busto de Félix María Samaniego en Laguardia, alava, foto. J.L.Soba

Busto de Félix María Samaniego en Laguardia, Álava, foto: J.L.Soba

Félix María Samaniego, (Laguardia, Alava 1745- id., 1801), junto con Tomás de Iriarte es considerado el mejor de los fabulistas españoles; la violenta enemistad surgida entre ambos, después de haber sido amigos, ha pasado a la historia de la literatura.
La lechera y el cántaro es una de sus célebres “Fábulas morales”, publicadas en 1782 en Valencia. La obra contiene 137 fábulas, ejemplo típico de relatos cortos en verso con una enseñanza para la vida, la denominada “moraleja”.
La lechera y el cántaro, simboliza un tipo de personas de mentalidad excesivamente soñadora, a la vez que impacientemente ambiciosa; que supone que en la vida todo se conseguirá rápidamente y sin mucho esfuerzo; alejándose de la realidad por sumirse en esas ensoñaciones, y perdiendo de vista la atención que requiere el momento actual.

Muchacha con Pedarra (cántaro vasco) en Fuenterrabía Guipuzcoa, año 1900

Muchacha con Pedarra (cántaro vasco) en Fuenterrabía Guipuzcoa, año 1900

La lechera y el cántaro.

Llevaba en la cabeza
una lechera el cántaro al mercado
con aquella presteza,
aquel aire sencillo, aquel agrado,
que va diciendo a todo el que lo advierte:
¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte!

Porque no apetecía
más compañía que su pensamiento,
que alegre le ofrecía
inocentes ideas de contento,
marchaba sola, la feliz lechera;
y decía entre sí de esta manera:

“Esta leche vendida,
en limpio me dará tanto dinero,
y con esta partida
un canasto de huevos comprar quiero,
para sacar cien pollos, que al estío
me rodeen cantanto el pío pío”.

Del importe logrado
de tanto pollo mercaré un cochino;
con bellota, salvado,
berza, castaña engordará sin tino
tanto, que puede ser que yo consiga
ver cómo se le arrastra la barriga”.

“Llevarelo al mercado; sacaré de él sin duda buen dinero;
compraré de contado
una robusta vaca y un ternero,
que salte y corra toda la campaña,
hasta el monte cercano a la cabaña”.

Con este pensamiento
enajenada, brinca de manera,
que a su salto violento
el cántaro cayó. ¡Pobre lechera!
¡Qué compasión! Adiós leche, dinero,
huevos, pollos, lechón, vaca y ternero.

¡Oh loca fantasía,
que palacios fabricas en el viento!
Modera tu alegría;
no sea que saltando de contento,
al contemplar tu dichosa mudanza,
quiebre su cantarillo la esperanza.

No seas ambiciosa
de mejor y más próspera fortuna;
que vivirás ansiosa
sin que pueda saciarte cosa alguna.

No anheles impaciente el bien futuro
mira que ni el presente está seguro.

Félix María Samaniego

Esta entrada fue publicada en La Rioja, Mis cosas, Poesías, Reflexiones, Relatos, Viajes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La lechera y el cántaro

  1. Salva dijo:

    Preciosos pueblos Laguardia y El Ciego. A Laguardia solemos subir muchos domingos a pasar la tarde y tomar un par de vinillos y por supuesto es visita obligada cuando vienen amigos de fuera. El pueblo de Samaniego también es muy bonito aunque muy pequeño. Labastida también merece la pena y si quieres disfrutar de un buen vino en un lugar singular te recomiendo Villabuena pasando Samaniego a la izquierda. El hotel Viura situado en esa es un moderno hotel con una bonita terraza. Podrás visitar el interior del hotel, precioso y pasear por sus tranquilas calles. Ya que estas ahí visita Briñas y muy cerca Salinillas de Burandon. Claro que igual conoces todos estos sitios y he perdido el tiempo escribiendo esto jajajaja.

    • Hola Salva, como muy bien dices, son hermosos pueblos. Laguardia es para los de Logroño, un recurso muy socorrido cuando queremos pasar un buen rato. siempre recuerdo que cuando me saqué el carnet de conducir y me compré un Seat 127 de segunda mano, mi primer recorrido fue ir a Laguardia.Conozco Villabuena, el Hotel Viura y los ricos vinos de la localidad, Briñas y su hermoso puente, también los conozco, así como Salinillas de Buradón, pero no has perdido el tiempo, pues me es grato recordar esos lugares.Muchas gracias.
      Namasté

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s