“Educar”

Cuando pienso en la educación, me vienen a la memoria los maestros de mi infancia en el Colegio Nacional “Los Boscos de Logroño”: Don Ángel, director del centro y transmisor a todos nosotros de su amor por la música clásica, Doña Celia, mi profesora de parvulitos, Don Carlos, profesor de gimnasia, Don Alfredo, Don Aquilino, profesor de talleres, y para mí con un cariño especial, Don Santos, un maestro de otro tiempo y espacio, con unos conocimientos que ya no le cabían dentro. Después tuve la suerte de tropezar en “La Industrial” con Don Miguel quién me hizo amar el dibujo técnico.                                   Después, estando ya en plena actividad laboral, los múltiples docentes que he tenido en los distintos cursos de mejora en el aspecto laboral y personal, que tanto han contribuido a mi superación.                                                                                                                                             El mayor descubrimiento que he podido realizar en este tema ha sido comprobar que podemos educar nuestro cuerpo y sobre todo nuestra mente, para lo cual enconrtré por casualidad, el mundo del Yoga y toda la filosofía de vida que ello conlleva, muchas gracias por ello a la amiga Mercedes.                                                                                                            No es menos importante el gran vínculo que se crea con los compañeros que han compartido una gran parte de tu vida y por los que siempre tendrás un cariño especial.

También me viene a la memoria, como ya dejé claro en mi entrada del 10 de noviembre de 2014, “Un niño” (https://elambigudelyoga.wordpress.com/2014/11/10/un-nino/), la lectura del cuento de “La lengua de las mariposas” de Manuel Rivas, que trata sobre la relación de un niño y su maestro durante los meses previos del golpe de estado del 17 y 18 de julio de 1936 que dieron comienzo a la guerra civil española. Fué llevada al cine en 1999, dirigida por José Luis Cuerda e interpretada genialmente por Fernando Fernán Gómez y el niño Manuel Lozano, la escena entre el niño y el maestro cuando se llevan al maestro en el camión para fusilar, es la escena que más me ha emocionado en el cine.

Para ilustrar más todo esto traigo unas edificantes reflexiones sobre la educación de Rubem Alves, teólogo, filósofo, psicoanalista, profesor, poeta, cronista de lo cotidiano, contador de historias y uno de los más admirados y respetados intelectuales de Brasil.

J.L.Soba

Colegio Nacional "Los Boscos" de Logroño, foto: J.L.Soba

Colegio Nacional “Los Boscos” de Logroño, foto: J.L.Soba

“Educar”

“Educar es mostrar la vida a quien aún no la ha vivido”.
El educador dice: “¡Atento, apunta!”
El alumno lee la dirección apuntada y ve lo que nunca vio.
Su mundo se expande, se ve más rico interiormente…”

“Y, sintiéndose más rico interiormente, puede sentir mayor alegría y compartir más alegría, que esa es la razón por la que vivimos.”
“He leído muchos libros sobre psicología de la educación, sociología de la educación, filosofía de la educación, pero, sigo buscando en cualquier libro referencias a la importancia de la educación.”

“La primera tarea de la educación es enseñar a ver”.
“Los niños a través de los ojos tienen el primer contacto con la belleza y fascinación del mundo…”

“Los ojos tienen que ser educados para que la alegría aumente.”

“La educación consta de dos partes:
– educación de las habilidades
– educación de las sensibilidades”

“Sin la educación de las sensibilidades, todas las habilidades se tornan sin sentido.”

“Los conocimientos nos dan medios para vivir; la sabiduría nos da razones para vivir.”

“Quiero enseñar a los niños. Aún tienen los ojos encantados.

Sus ojos están dotados de aquella cualidad que, para los griegos, era el principio del pensamiento:…”                                                                                                                                 “…la capacidad de asombrarse al contemplar lo más simple.”

“Para los niños, todo es maravilloso: un huevo, una lombriz, un caracol, o el vuelo de las mariposas, o los movimientos de las langostas, un cometa en el cielo, una peonza en la tierra. Cosas que los eruditos no ven.”

“En la escuela aprendí complicadas clasificaciones botánicas, taxonómicas, nombres latinos, ya olvidados; pero ningún profesor jamás llamó mi atención sobre la belleza de una manzana,… o lo curioso de las simetrías que muestran sus hojas.”

“Parece que en aquel tiempo, las escuelas estaban más preocupadas por hacer que los alumnos memorizaran palabras que en comprender las realidades que ellas representan.”

“Las palabras sólo tienen sentido si nos ayudan a ver mejor el mundo. Aprendemos palabras para mejorar los ojos.”

“Hay muchas personas con visión perfecta que nada ven… El acto de ver no es algo natural. Precisa ser aprendido.”
“Cuando la gente abre los ojos, se abren las ventanas de su cuerpo, y el mundo aparece reflejado dentro de la gente.”
“Los niños, sin hablar, nos enseñan las razones para vivir.
Los niños no tienen saberes que transmitir.
Su encanto es conocer lo esencial de la vida.”

“Quien no cambia su manera adulta de ver y sentir y no se hace niño, jamás será sabio.”

Ama la sencillez
Ama la ociosidad creativa
Ama la vida, la belleza y la poesía
Ama todo lo que da alegría
Ama la naturaleza y tiene mucha reverenacia por la vida.
Ama los misterios

Ama la eduación como fuente de esperanza y transformación
Ama a todas las personas, pero tiene un cariño especial por los alumnos y por los profesores.
Ama a Dios,
y respeta a las personas.

Ama a los niños y a los filósofos – ambos tienen algo en común: Hacer preguntas

Ama, ama, ama, ama…
“Los niños no tienen ideas religiosas, pero sí tienen experiencias místicas.
Experiencia mística de no ver seres de otro mundo.
Y ver este mundo iluminado por la belleza.”

Rubem Alves

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Mis cosas, Películas para crecer, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Educar”

  1. Mercedes Ruiz dijo:

    Un Maestro sabe que educar y enseñar solo es ayudar a recordar. Cuando tiene un Alumno sabe que está ante un sabio potencial. Y un Maestro sabe que para si mismo será un honor compartir el tiempo y la vida con un Alumno. Por esto el respeto es fundamental. Sin el la magia no funcionara.🙏

    Enviado desde mi iPad

  2. Totalmente de acuerdo, son esos momentos de convivencia entre Maestro y Alumno los que realizan la alquimia de transformar momentos majícos en momentos mágicos.
    Namaste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s