Regalos de Navidar

Chica con tendero, de Norman Rockwell, (1948)

Chica con tendero, de Norman Rockwell, (1948)

“Lo esencial en el acontecimiento de regalar no son los objetos,
sino los corazones que intervienen en él”.
(José María Toro, El Pulso del Cotidiano, pág. 144)

 Regalos de Navidar

Un regalo es la materialización de un gesto de amistad y amor.

Hoy podemos decir: “Deseo, luego existo. Consumo, luego soy alguien”.

Las estanterías están repletas de regalos mientras los corazones y el interior de las personas parecen cada vez más huecos, más vacíos.
A veces sustituimos con cosas, con juguetes lo que no ofrecemos a los niños o adultos:
tiempo, dedicación, atención, presencia gratuita, un estar sin prisas.
Todo lo más importante y decisivo no lo recibimos de las cosas sino de las personas con las que convivimos.
Por eso, el mejor regalo que podemos ofrecer a los demás somos nosotros, lo que hacemos con nosotros y con nuestras vidas.
Un regalo de esta naturaleza no está en ningún estantería, en ningún centro comercial. No puede comprarse ni venderse.
No es un asunto de dinero sino de conciencia, no depende del bolsillo sino del corazón.
En el auténtico regalo no se entrega una cosa sino que uno se entrega a sí mismo en aquello que da.

La siguiente lista de regalos no puede adquirirse en ninguna tienda ni en ninguno de los grandes almacenes. No necesitan ser envueltos en llamativos y lujosos envoltorios, no pueden comprarse con dinero ni pueden ser entregados por mero compromiso, por obligación ni a la fuerza. Todos estos regalos ya los llevas dentro, en tu corazón. Abre las puertas de todo tu ser y entrégalos, no para recibir nada a cambio sino para llenarte tú de eso mismo que das.

LISTA DE REGALOS DE NAVIDAR

Sé tu primer amigo de ti mismo, de ti misma:

Acéptate y ámate incondicionalmente.

Sé una presencia que da libertad, que no etiqueta, enjuicia, interpreta o condena a nadie.

Permite a los demás que puedan hacer libremente su proyecto, su camino, su destino, su futuro, su propia ley.

Vive de manera que tus ojos sean un canto de libertad y tu sonrisa un himno de la alegría.

Despierta y ayuda a despertar a los que te rodean, del engaño, de la alienación, de la hipnosis colectiva que basa la felicidad en el consumo, el poder, la fama y la apariencia.

Haz que el tiempo sea algo tuyo: no esperes a que te toque la lotería. Ya te tocó con la Vida. El tiempo es tuyo, depende de ti en qué y cómo lo vives.

Haz una transferencia de la cuenta corriente del banco y viértela en tu calidad de vida: que tu vida sea una corriente de agua cristalina que irriga la sequedad del mundo.

Invierte en la vida mejor que en la bolsa.

Acoge cada cosa que vives como un acontecimiento, como algo preñado de aprendizaje y conocimiento, como una permanente sorpresa con la que brota el manantial infinito de la Vida.

Sé silencio y ámbito de escucha donde pueda germinar y crecer la palabra del otro, la voz de su adentro.

Sé palabra que acaricia, ilumina, interpela y sana a quienes te escuchan.

No te reformes, más bien nace de nuevo, una y otra vez, a cada instante, porque las reformas no hacen sino recubrir, enmascarar y ocultar el fondo auténtico de las cosas.

Da amor, comprensión, ternura, alegría, entrega, paz….simplemente porque tú eres todo eso. Eres lo que das y lo que entregas te será devuelto multiplicado por el circuito de la generosidad que recorre las venas del Universo.

Texto original de José María Toro.

José María Toro (Lora del Río, Sevilla, 1961), es maestro de enseñanza primaria, actualmente en excedencia voluntaria y dedicado a tareas de formación de diversos colectivos, especialmente en el ámbito de la educación y de la salud.
Centra su labor investigadora y divulgadora de aspectos tales como el desarrollo de actitudes creativas en el quehacer de la vida cotidiana, la formación personal de padres, maestros y otros colectivos profesionales, la educación desde los valores, la pedagogía emocional y la meditación. Todo ello desde un abordaje singular del cuerpo como espacio fundamental para el cambio y la propia realización personal.

 

Esta entrada fue publicada en Inteligencia emocional, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s