El Circo

cuadro al oleo de Luis Burgos con escena circense

Cuadro al oleo del genial Luis Burgos con alegoría circense

Hoy os traigo un bello relato de compasión e igualdad, escrito por Daniel Gregory “Dan” Clark , actor Inglés, nacido en 1976, comediante, escritor, director y cantante, conocido por interpretar a Don Danbury en “Cómo no vivir tu vida”, de la BBC.                       Encabezo esta entrada con un oleo, con motivos circenses del gran pintor riojano de Varea, Luis Burgos, de cuya obra soy un ferviente admirador.                                                      J.L.Soba

El Circo

Una vez cuando era un adolescente, mi padre y yo estábamos en la fila para comprar las entradas para el circo. Finalmente solo había una familia entre nosotros y la taquilla. Esta familia me causó una gran impresión.

Había ocho niños, todos probablemente menores de doce años.
Se podría decir que no tenían mucho dinero. Sus ropas no eran costosas, pero estaban limpias. Los niños se comportaban bien y estaban tranquilos en la fila, de dos en dos cogidos de la mano detrás de sus padres. Hablaban con excitación acerca de los payasos, elefantes y otros actos que verían esa noche…

Se podía pensar que nunca antes habían estado en el circo. Prometía ser una chispa de luz en sus jóvenes vidas. El padre y la madre estaban a la cabeza del grupo tan orgullosos como podían estar. La madre cogía la mano del marido, y le miraba con una expresión que parecía decir “Tú eres mi caballero de brillante armadura”. Él estaba tomando el sol sonriente y orgulloso parecía responderle “eso es correcto”.

La señora de la taquilla, preguntó al padre cuantas entradas quería. Él respondió orgulloso, “8 para niños y 2 para adultos, así que puedo llevar a mi familia al circo”. La señora de la taquilla le dijo el precio.

La señora soltó la mano de su marido y bajó la cabeza. El labio del hombre comenzó a temblar, se inclinó un poco más cerca y preguntó “¿Cuánto dijo?”. La señora de la taquilla repitió otra vez el precio. El hombre no tenía suficiente dinero. ¿Cómo les iba a decir a sus 8 niños que no tenía suficiente dinero para llevarlos al circo?.

Al ver lo que pasaba, mi padre sacó 20 dólares del bolsillo y los dejó caer al suelo (Nosotros no éramos ricos en ningún sentido de la palabra). Mi padre se agachó y recogió el dinero y golpeó ligeramente al hombre en el hombro y le dijo: “Discúlpeme señor, esto cayó de su bolsillo”. El hombre sabía lo que ocurría. Él no pedía una ayuda, pero ciertamente apreciaba la que le brindaran en una situación desesperada, desgarradora, embarazosa.

Él miró a los ojos de mi padre directamente, le cogió las manos entre las suyas oprimiendo firmemente el billete de 20 dólares, y con su labio temblando y una lágrima corriendo por su mejilla, contestó “Gracias, Señor, se lo agradezco, esto realmente significa mucho para mí y para mi familia”.

Mi padre y yo regresamos a nuestro coche y volvimos a casa. Nosotros no fuimos al circo esa noche, pero no nos fuimos sin nada.-

Dan Clark

Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s