Fernando Pessoa, Escenario de la vida

Estatua de Fernando Pessoa, obra de Lagoa Henriques, en el café A Brasileira, en el Chiado, Lisboa.

Escultura de Fernando Pessoa, obra de Lagoa Henriques, en el café A Brasileira, en el Chiado, Lisboa.

Fernando Pessoa (Lisboa, 1888 – 1935) poeta y escritor portugués, uno de los más brillantes de la literatura portuguesa y mundial. Tuvo una vida discreta, Publicó bajo varios heterónimos ( Alberto Caeiro, Álvaro de Campos, Bernardo Soares y Ricardo Reis, entre otros), e incluso publicó críticas contra sus propias obras, firmadas por sus heterónimos. Su enigmática personalidad, es causa de muchos estudios sobre su vida y su obra.
Vivió y estudió la mayor parte de su juventud en Sudáfrica, hasta el año 1905 fruto de ello, traducía, trabajaba y pensaba en inglés, de día, se ganaba la vida como traductor, de noche, escribía poesía. Se relacionó con el ocultismo y el misticismo, especialmente con la masonería y los Rosacruces (si bien no se conoce ninguna afiliación). Murió a los 47 años en Lisboa, dejando una gran obra inédita que todavía suscita análisis y controversias.
Si me tengo que quedar con alguna de sus citas, elijo esta: “combatir, siempre y en todo lugar, a los tres asesinos: la Ignorancia, el Fanatismo y la Tiranía”.
Pessoa sigue vivo en Lisboa, está presente en cualquier rincón de la ciudad, y es recomendable ver en el barrio de Chiado, en la terraza del Café A Brasileira, fundado en 1905, y frecuentado desde siempre por los artistas lisboetas, entre ellos por el mismo Pessoa, la estatua realizada en bronce por Lagoa Henriques.
Os dejo con este bello poema de Fernando Pessoa.                                                                    J.L.Soba

Escenario de la vida

Usted puede tener defectos,
vivir ansioso y quedarse irritado algunas veces,
pero no se olvide de que su vida
es la mayor empresa del mundo.

Y usted puede evitar que ella
vaya a suspensión de pagos.
Hay muchas personas que necesitan,
admiran y piden por usted.

Me gustaría que usted siempre recuerde
de que ser feliz no es tener un cielo sin tempestad,
caminos sin accidentes, trabajos sin fatigas,
relaciones sin desilusiones.

Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón,
esperanza en las batallas,
seguridad en el escenario del miedo,
amor en los desencuentros.

Ser feliz no es sólo valorar la sonrisa,
pero si es reflejar sobre la tristeza.
No es sólo conmemorar el éxito,
pero si es aprender lecciones de los fracasos.

No es sólo tener júbilo en los aplausos,
pero es encontrar alegría en el anonimato.

Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir,
a pesar de todos los desafíos,
incomprensiones y periodos de crisis.

Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas
y hacerse autor de la propia historia.

Es atravesar desiertos fuera de sí mismo,
y ser capaz de encontrar un oasis
en lo recóndito de su alma.

Es agradecer Dios cada mañana
por el milagro de la vida.
Ser feliz es no tener miedo
de los propios sentimientos.

Es saber hablar de sí mismo.
Es tener coraje para oír un “no”.
Es tener seguridad para recibir una crítica,
aunque sea injusta.

Ser feliz es dejar vivir al niño libre,
alegre y simple que vive
dentro de cada uno de nosotros.

Es tener madurez para decir “yo erré”.
Es tener osadía para decir “me perdonas”.
Es tener sensibilidad para expresar
“yo necesito de usted”.
Es tener capacidad de decir “yo te amo”.

Es tener humildad de la receptividad.

Deseo de que la vida se haga un cantero
de oportunidades para ser feliz…

Y, cuando usted equivoque el camino,
recomience!
Pues así usted descubrirá que ser feliz
no es tener una vida perfecta.

Usar las lágrimas para irrigar la tolerancia.
Usar las pérdidas para refinar la paciencia.
Usar los errores para perfeccionar el placer.
Usar los obstáculos para abrir
las ventanas de la inteligencia.

Jamás desista de sí mismo.
Jamás desista de las personas que usted ama.
Jamás desista de ser feliz,
pues la vida es un obstáculo imperdible,
aunque se presenten decenas de factores
que demuestren lo contrario.”

¿Piedras en el camino?
Guardo todas,
un día voy a construir un castillo…”

Fernando Pessoa

Esta entrada fue publicada en Poesías y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s