Conversación del sabio Avadhuta y el rey Yadu

Atardecer en San Juan de Luz (Francia), foto. J.L.Soba

Atardecer en Junio, San Juan de Luz (Francia), foto: J.L.Soba

Conversación del sabio Avadhuta y el rey Yadu

El rey Yadu preguntó a Avadhuta:
– Te saludo, ¡oh sabio! ¿Me podrías decir qué maestro benevolente te ha proporcionado el conocimiento supremo?

Y así respondió Avadutha:
Oh rey, yo paseo por la Tierra como un espíritu libre que ha recibido la sabiduría de muchos maestros. Te diré quienes han sido mis maestros.Del agua aprendí la dulzura y la pureza, pues así como el agua es dulce y pura, y a todos ayuda, así es el Ser. Por ese motivo la adopté a ella como maestra, y de ella aprendí a amar.

De la Tierra he aprendido la paciencia y la indulgencia, el ofrecerme como sostén a todos sin esperar ningún reconocimiento.

El viento me mostró cómo sopla por todos los rincones, por los prados y los desiertos, por los pantanos y los mares, por los palacios y a las prisiones, sin aferrarse a nada, sin mostrar ni preferencia ni rechazo. De él aprendí a ir por todas partes expandiendo la bendición de paz, sin aferrarme a nada. Mi maestro, el viento, me dio esta lección.

En el espacio ilimitado hay lugar para las nubes, estrellas, planetas, tormentas de arena y mil otras cosas, pero ninguna de ellas le atrapa. Así es el Ser que, presente en todos los cuerpos vivientes, presente en sabios, en reyes, en insensatos y en pecadores, nadie lo puede ensuciar. Esta es mi experiencia, la lección que aprendí del espacio, mi maestro.

De la serpiente pitón aprendí a no correr detrás de las cosas. Ella come lo que se le presenta y aunque pasen días sin bocado que echarse a la boca, no lo vive como una desgracia. Pues ya ves, también la serpiente pitón me enseñó alguna cosa.

De la abeja he aprendido a coger sólo lo imprescindible. Así lo hace ella cuando vuela de flor en flor con tanto cuidado para no herirlas. Mi maestra abeja me enseñó a actuar así.

Así como la Luna es perfecta, a pesar de crecer y de disminuir -fases que de hecho no existen para ella-, también el Ser es perfecto pese a sus aparentes imperfecciones. La Luna, mi maestra, me enseñó a mirar más allá de las apariencias.

Del mismo modo que el sol, con sus rayos, absorbe el agua de la tierra para volverla a restituir en una nueva forma pura y fresca, del mismo modo, sé que debo usar los elementos de este mundo no para mi propio interés, sino para restituirlos en una nueva forma. Esa fue la lección de mi maestro, el Sol.

Por más que miles de ríos vacíen sus aguas en el mar, éste se mantiene en sus límites. Permanece así, serena, la mente del que conoce al Ser, por mucho que le lleguen objetos de todo tipo. Esto es lo que aprendí del mar, mi maestro.

Del mismo modo que el fuego adopta la forma de los objetos ardientes, así el Ser asume las formas de todos los seres. Del mismo modo que las llamas suben y bajan -pero no el fuego-, nacimiento y muerte pertenecen a las formas, pero no al Ser. Así me lo enseñó mi maestro, el fuego.

Srimad Bhagavatam, cap. XI. (antiguo texto de la sabiduría hindú del siglo V a.C. aprox.).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Madre Tierra, Reflexiones, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s