Torrecilla en Cameros

Torrecilla en cameros, vista general, foto j.L.Soba

Torrecilla en Cameros, vista general, foto j.L.Soba

A 29 Km de Logroño, capital de la Comunidad Autónoma de La Rioja, junto a la carretera N111 Soria-Logroño, a 745 metros sobre el nivel del mar, atravesado por el río Iregua, y dominado por las cumbres del Serradero, se encuentra Torrecilla en Cameros, un bello pueblo de la Sierra de Cameros en el que tuve el privilegio de nacer.

Puente medieval de Barruelo, foto J.L.Soba

Puente medieval de Barruelo, foto J.L.Soba

l pueblo es dividido por un antiguo y hermoso puente madieval, que atraviesa el río Iregua. En el margen derecho se encuentra el barrio de Barruelo. El resto del pueblo está en el lado izquierdo y se le denomina el Pueblo, dividido en seis barrios: Campillo, Cuajo, el Frontón, las Eras, San Martín y la Plaza. Al estar situado en una ladera, sus calles son cuestas, siendo famosa por lo empinada que es la llamada calle Rompeculos, en la cual nací.

Fuente de San Miguel, foto J.L.Soba

Fuente de San Miguel, foto J.L.Soba

Son muchas las fuentes famosas por la calidad de su agua, y es habitual ver gente de fuera venir con recipientes a por ella. Destacamos las de San Miguel, Campillo, La Plaza, Fuentecillas, Claudia, La Hilera y Canillas y una fuente cuya agua se utiliza actualmente en una fábrica embotelladora llamada “Peñaclara”.

Manantial de Riva los Baños, (Peñaclara), foto J.L.Soba

Manantial de Riva los Baños, (Peñaclara), foto J.L.Soba

En los años 60, la población era de 1347 habitantes, pero la fábrica de sillas que era la principal fuente de ingresos del pueblo, por motivos de ahorro de costes o necesidades de ampliación se trasladó a Viana, (Navarra), con 160 familias, prácticamente la mitad del pueblo lo cual fue un duro golpe para el pueblo y su economía.

Reclamo publicitario de época, Manantial de Riva los Baños, foto J.L.Soba

Reclamo publicitario de época, Manantial de Riva los Baños, foto J.L.Soba

Es cabecera de comarca y actualmente tiene 548 habitantes y su economía se basa en la agricultura (cereal), la ganadería (vacuno), planta embotelladora del agua “Peñaclara”, una piscifactoría, industrias cárnicas y el turismo.

Las zapateras, foto J.L.Soba

Las zapateras, foto J.L.Soba

Es un lugar que a pesar del proceder de algunas de las personas que políticamente la han dirigido y que han puesto por delante sus intereses personales a los del bien general del pueblo, reúne suficientes motivos para considerarlo atractivo: Historia, iglesias, ermitas, casonas, monumentos, museos, grutas, belleza natural, romerías, gastronomía, la amabilidad de la mayoría de sus gentes, el buen clima y ambiente, sobre todo en verano y la proximidad a la capital.

Río Iregua, Puente Medieval, San Antón y Sagrado Corazón, foto J.L.Soba

Río Iregua, Puente Medieval, San Antón y Sagrado Corazón, foto J.L.Soba

Entre las riquezas que nos brindan las aguas del río Iregua a su paso por Torrecilla están sus truchas, tan codiciadas por la gran cantidad de pescadores que nos visitan.                  No menos importantes son los atractivos parajes naturales en los que abundan los recursos micológicos y de caza.

Historia:

Escudo de Torrecilla en Cameros

Escudo de Torrecilla en Cameros

Fruto de la calidad de vida que en esta zona ofrece la naturaleza, hace que fuera un lugar elegido desde la prehistoria por el hombre para vivir, como lo demuestran los restos hallados en Cueva Lóbrega (4000 a.c), Peñaseto (1000 a.c.), San Vicente (celtíberos 400 a.c.), Romanos (150 a.c.). Después fue habitada por un grupo de Pelendones. Fue tierra de nadie entre los dominios de musulmanes y cristianos. A finales del siglo X y a mediados del XI hubo una repoblación de colonos, vascones, castellanos y navarros.
Los primeros datos escritos aparecen en 1066 en el testamento de Estefanía de Foix, viuda del Rey García Sánchez III de Navarra, el de Nájera, en el que otorga la villa, junto con Leza y otros pueblos de Cameros a su hijo el infante Ramiro de Navarra, el cual en 1081 la donó al monasterio de Santa María la Real de Nájera.
Torrecilla formó parte de la provincia de Burgos hasta el día 30 de Noviembre de 1833.

Gastronomía:

Torrecilla es un pueblo con una rica y abundante gastronomía. La abundancia de ganado y la generosidad de sus tierras han hecho de Torrecilla un pueblo donde el comer se hace placer. Uno de los platos típicos con más fama son los caparrones con chorizo y tocino. Otro manjar típico son los “bollos de San Marcos”. Unos meses antes y unos meses después de las fiestas de san Marcos, comienzan a elaborarlos. Hay gran variedad de embutidos. El más rico es el jamón serrano, proporcionado por la gran cantidad de ganado porcino. Uno de los más solicitadosos es el chorizo. Este producto, junto al “paté ” y el salchichón, hacen las delicias de los almuerzos, aperitivos y meriendas.
Durante las fiestas locales son habituales las degustaciones de migas, caldereta y otros productos típicos.
Hay que resaltar la importancia que tiene en Torrecilla el vermout en “El Parque”, con la sepia, los calamares y los champiñones para abrir boca antes de comer.

Economía:

Ganado ovino, foto J.L.Soba

Ganado ovino, foto J.L.Soba

Durante la Edad Media hubo un gran desarrollo económico gracias a la ganadería de oveja merina. De esta raza de ovejas se obtenía una gran abundancia de lana la cual era vendida a industrias textiles.

Las Eras, foto J.L.Soba

Las Eras, foto J.L.Soba

También existía la trashumancia que consistía en que los pastores y ganaderos trasladaban a sus rebaños por las cañadas reales a lugares donde el pasto era más abundante y fresco. Esto sucedía en las temporadas frías del año. Cuando llegaban las temporadas cálidas a las sierras, los pastores regresaban de nuevo con sus rebaños
Llegado el siglo XVII surgió una época de gran importancia para este pueblo en cuanto a la economía. En esta época existían en el pueblo trece mil cabezas de ganado lanar trashumante que también contribuía a una activa producción pañera.

Puente medieval de acceso a barruelo sobre el río Iregua, foto J.L.Soba

Puente medieval de acceso a barruelo sobre el río Iregua, foto J.L.Soba

El río Iregua ha sido de siempre la principal fuente de riqueza de Torrecilla, junto con sus arroyos: San Pedro, Campillo o Ricote, Pinillos, Almarza, Regatillo o Tejera. Al amparo de sus cauces se desarrollaron multitud de empresas. A mediados del siglo XIX, en el río San Pedro se llegaron a contabilizar hasta seis batanes de algodón, tintes, tañerías para curtir pieles y hacer cordobanes, lavaderos y cardado de lanas, 9 fábricas de paños y balletas, 2 de papel de fumar, 1 de chocolate, diferentes molinos harineros, 6 tintes con sus correspondientes prensas tundidoras, etc.

 

Letreros de cerámica de alfar de Torrecilla, foto J.L.Soba

Letreros de cerámica de alfar de Torrecilla, foto J.L.Soba

En Torrecilla hay documentada producción alfarera desde el siglo XVII hasta el siglo XX, produciendo ollas, orzas y cántaros, siendo muy representativos los nombres y números de las calles en cerámica.

Baraja de la Fábrica de Naipes de Don Manuel María Vallejo, Torrecilla en Cameros +-1840, 48 ud coloreadas a mano, foto J.L.Soba

Baraja de la Fábrica de Naipes de Don Manuel María Vallejo, Torrecilla en Cameros +-1840, 48 ud coloreadas a mano, foto J.L.Soba

Mención especial para la fábrica de naipes de la familia Vallejo, que difundió el nombre de Torrecilla por toda la geografía española con sus juegos de cartas, muy buscadas y deseadas por los coleccionistas hoy día.
Fueron también muy conocidas las coplillas que figuraban impresas en los libritos de papel para fumar de los Pinillos de Vallejo:                                                                                    “Soy papel de Torrecilla,                                                                                                                     no niego mi patria, no,                                                                                                                      sustento allí mucha gente                                                                                                                       y complazco al fumador,                                                                                                                         es mi clase franca y lisa,                                                                                                                      no admito adulteración,                                                                                                                  poco lustre me guarnece,                                                                                                                 mas no contengo algodón”.

Edificios a destacar:

Patio de uno de los palacios de los Manso de Zúñiga y torre de San Martín, foto J.L.Soba

Patio de uno de los palacios de los Manso de Zúñiga y torre de San Martín, foto J.L.Soba

Iglesia parroquial de San Martín, situada por el centro del pueblo, se proyectó en el siglo XVI. Cuenta con una pila bautismal del siglo XIV, un pórtico del siglo XVII, un retablo barroco y otro renacentista.

Ermita de Tómalos desde Cueva Lóbrega, foto J.L.Soba

Ermita de Tómalos desde Cueva Lóbrega, foto J.L.Soba

Basílica de la Virgen de Tómalos o de Zigalares (Siglo XVI al XVIII), a 3 km al sur, en una altiplanicie sobre el río Iregua, con pinturas al fresco de José Bejes en la cúpula, dispone de vivienda para el santero encargado de su custodia.

Barrio de Barruelo, Iglesia Nº sra de la Vega, antes de derrumbarse

Barrio de Barruelo, Iglesia Nº sra de la Vega, antes de derrumbarse

Iglesia de Las Vegas, está situada encima del barrio de Barruelo. Se construyó a comienzos del siglo XVI. sólo quedan tres paredes y está al lado del cementerio.

Ermita de San Antón o de Nº Sra de la Expectación, foto J.L.Soba

Ermita de San Antón o de Nº Sra de la Expectación, foto J.L.Soba

Ermita de San Antón antes Parroquia de Ntra. Sra. de la Expectación de Villamayor (o de la Esperanza, como dice el rótulo de cerámica junto a la puerta), construida a comienzos del siglo XIV. Está en el barrio de Campillo, al lado del Sagrado Corazón.

Ermita de San Pedro, foto J.L:Soba

Ermita de San Pedro, foto J.L:Soba

Ermita de San Pedro. se encuentra en el valle, entre Nieva y Torrecilla, fue construida a finales del S.X y es de estilo mozárabe. Esta construida en piedra de sillería y en sillarejo. En su restauración se halló un ara romana aparecida junto a la Ermita.

Ermita de San Andrés. Está situada sobre las eras del barrio de Barruelo y formando parte de un cementerio medieval. Esta ermita consta de dos partes: la cabecera que es redonda y una cúpula articulada por 7 nervios de sección cuadrada. Fue construida hacia el siglo XI sin descartar la posibilidad de que fuera reconstruida en el siglo XVI.

Ermita de San Lázaro, que está situada a la margen del río, cerca de la piscinas.

Ermita de Sta Águeda. Es una construcción del S. XVIII, llamada también de “los quintos”.

Escudo con armas del Solar de Valdeosera-Tejada, foto J.L.Soba

Escudo con armas del Solar de Valdeosera-Tejada, foto J.L.Soba

Cuenta con dos palacios de la familia Manso de Velasco y numerosas casonas todas ellas con escudo nobiliario en la fachada principal.

Destacan también el Museo Parroquial de San Martín, el Museo de la Emigración y el Espacio Sagasta, dedicado a su hijo más ilustre.

Hijos ilustres de la localidad:

Práxeres Mateo Sagasta, Wikipedia

Práxeres Mateo Sagasta, Wikipedia

Práxedes Mateo de Sagasta, nacido en 1825, presidente de Gobierno en varias ocasiones.

Domingo Pascual, portaestandarte en las Navas de Tolosa en 1212.

Bartolomé del Molino y Sanz, Obispo de Tuy-Vigo de 1583-1589.

Fray Tomás Cámara y Castro, Agustino , Obispo de Salamanca de 1885-1904.

Fernando González de Mendoza, Obispo de Cuzco, nacido en 1562.

Juan González de Mendoza, escritor y experto en temas sobre China, libros traducidos a varios idiomas al poco tiempo de ser publicados( 1588).

José Antonio Manso de Velasco, Conde Superunda y Virrey del Perú.

José Antonio de Azpeitia y Sáenz de Sta. María, Obispo de Lugo y Cartagena, su hermano Ramón, Obispo de Tudela. Manuel Mª Azofra y Sáenz de Tejada, gran matemático.

Fiestas locales:

Romería de la Virgen de Tómalos, foto Luis Gárriz

Romería de la Virgen de Tómalos, foto Luis Gárriz

San Marcos el 25 de abril y la Virgen de Tómalos el 8 de Septiembre.

En San Marcos el 25 de abril, los torrecillanos traen a le virgen de Tómalos en procesión, desde la ermita de Tómalos, hasta la iglesia parroquial de San Martín, donde permanecerá hasta el día de la Virgen de Tómalos el 8 de Septiembre, día en que los lugareños, transportan a la virgen de nuevo hasta su ermita, dónde pasará el invierno.

Otras celebraciones son: Romería de San Pedro (29 de junio), Día de San Martín (15 de Noviembre), Día de San Andrés (28 de Noviembre), Día de San Antón (17 de Enero), Día de Santa Águeda y los quintos (5 de Febrero).

Esta entrada fue publicada en La Rioja, Mis cosas, Viajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Torrecilla en Cameros

  1. aesop dijo:

    Me encanta Torrecillas de Cameros¡¡ recuerdo que iba allí de pequeña casi todos los veranos, y lo pasé muy bien fueron los mejores recuerdos de mi infancia¡¡ sobretodo la calle Rompeculos¡¡ gracias por recordarme esos momentos¡¡¡ Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s