Dulce Pontes & Waldemar Bastos, Velha chica.

Angola se independizó de Portugal, el 11 de noviembre de 1975, y desde entonces están en un continuo conflicto civil. Grandes regiones del país están inhabitables por culpa de las minas antipersonales.Más de 100.000 personas viven con amputaciones por haber pisado uno de estos artefactos o porque alguno les explotó cerca. A todo esto Angola es un país rico, posee petróleo, grandes reservas de cobre, diamantes, oro, hierro, algodón, azúcar, arroz, pesca y el tercer exportador mundial de café. Sin embargo, exceptuando las fábricas de prótesis, existen muy pocas industrias productivas.
El cantante angoleño Waldemar Bastos, compositor del tema Velha Chica, sabe muy bien lo que es la violencia. Vivió varias guerras, sufrió represión, se exilió y su hijo fue asesinado. En este desgarrador tema, interpretado junto a Dulce Pontes, el artista pone en boca de la abuela Chica su deseo de ver Angola y el mundo en paz.                                       Esta letra me trae recuerdos de infancia y adolescencia, cuando al preguntar a nuestros mayores sobre ciertos temas, sólo obteníamos la sensación de que el recuerdo les dolía y mucho. A fin de cuentas todos somos uno, da igual a que distancia nos encontremos los unos de los otros.                                                                                                                              José Luis Soba

 Vieja Chica

Antiguamente la vieja Chica
vendía cola y gengibre
y por la tarde lavaba la ropa
del patrón importante
y nosotros los chiquillos de la escuela
le preguntábamos a la abuela Chica
cuál era el motivo de aquella pobreza
de aquel nuestro sufrimiento
mira, niño, no hables de política
no hables de política, no hables de política

Pero la vieja Chica, inmersa en sus pensamientos
sabía, pero no decía la razón de aquel sufrimiento
mira, niño, no hables de política
no hables de política, no hables de política

Y el tiempo pasó, y la vieja Chica más vieja se hizo
solamente hizo una cabaña con techo de cinc, con techo de cinc
mira, niño, no hables de política
no hables de política

Pero quien ve ahora el rostro de aquella señora
de aquella señora
solamente ve las arrugas del sufrimiento, del sufrimiento, del sufrimiento

Y ella ahora solamente dice:
mira, niño, cuando me muera, quiero ver a Angola vivir en paz!
mira, niño, cuando me muera quiero ver a Angola y el mundo en paz!
Waldemar Bastos

Esta entrada fue publicada en Letras de canciones, Música, Video y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s