Fábula de los Peces y el Tiburón

tiburones-banco-peces[1]
Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas. Así que para alimentar a la población japonesa, los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro.

Mientras más lejos iban los pescadores más era el tiempo que les tomaba regresar a entregar el pescado. Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco. Para resolver esta situación, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Así podían pescar y poner los pescados en los congeladores.

Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco, y no les gustaba el congelado. Por lo tanto, este se tenían que vender más barato.

Las compañías instalaron entonces en los barcos tanques para los peces. Así podían pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa.

Pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados, aunque vivos. Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor, porque cuando los peces dejan de moverse por días pierden el sabor fresco…

¿Cómo resolvieron esta situación las compañías japonesas? ¿Cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?
Para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras ponen a los peces dentro de los tanques en los botes, pero ahora ponen también un tiburón pequeño!…

Claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos. ¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque, ¡para mantenerse vivos!

 

Esta fábula japonesa que circula por la red y de la cual desconozco el autor, a pesar de buscarlo, para reconocerle el mérito, me parece tener una gran carga de motivación.
Nunca debemos dejar a un lado nuestro espíritu de superación y hay que mantenerlo tan fresco como el primer día.
Conclusión, cuantos más retos superamos, más nos elevamos como personas, y mejor posición tenemos para superar retos mayores, y siempre, siempre estamos “frescos”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Motivación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Fábula de los Peces y el Tiburón

  1. Pingback: La fábula del tiburón | Mi camino del alma ©

  2. Conclusión:
    Los japoneses comenzaron a comer peces estresados.
    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s