Fortalezas

DSC05246_opt

Ayer, volvíamos a casa de “La Laurel”, después de tomar algo y me fijé en la hornacina con figura de San Agustín, que hay en la esquina del remozado Museo de la Rioja, y reflexioné sobre lo “a gustín” que se está en esa zona, privilegio gastronómico de los logroñeses, envidia de quién nos visita, y añorada cuando salimos fuera.

En agradecimiento a ello, este humilde homenaje a San Agustín de Hipona, obispo argelino del siglo IV, patrono de los teólogos y de la imprenta, llamado el “Doctor de la Gracia”, cuya obra más conocida es su autobiografía “Confesiones”.
Es de justicia reconocer que sus reflexiones a pesar del paso del tiempo siguen siendo muy actuales, para ello os dejo con estas cortas pero intensas:

“Fortalezas”

Si quieres ser grande, comienza por ser pequeño.

Si quieres construir un edificio, que llegue al cielo, piensa primero en poner el fundamento de la humildad.

Cuanto mayor sea la mole que se trate de levantar y la altura del edificio, tanto más hondo hay que cavar el cimiento y mientras el edificio que se construye, se eleva a lo más alto.

El que cava cimiento se abaja hasta lo más profundo.

El edificio antes de subir se humilla. Y su cúspide se erige después de la humillación.

San Agustín

Esta entrada fue publicada en Mis cosas, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s